"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."
Resultados para "" (394)

Bartimeo, el ciego que veía mejor que todos

UN ENCUENTRO EN JERICÓ

Jesús le devolvió la vista a Bartimeo pero el relato de Marcos el Evangelista permite comprender que no fue un encuentro casual.

Tercer Ángel

sábado 09/09/2023
Bartimeo
Bartimeo

Jesús le devolvió la vista a Bartimeo pero el relato de Marcos el Evangelista permite comprender que no fue un encuentro casual.

Bartimeo, hijo de Timeo, es el protagonista del último milagro de curación de Jesús, narrado en el Evangelio según Marcos capítulo 10. También el Evangelio según Lucas menciona esta historia pero omite el nombre del ciego y, además, afirma que sucedió cuando Jesús ingresaba a la ciudad de Jericó mientras que Marcos señala que ocurrió cuando salía de Jericó.

En cualquier caso, el ciego Bartimeo es quien puede ver aquello que no ven quienes sí pueden ver: que Jesús es el Mesías.

Enigma: ¿Bartimeo es un aliento de Dios a Jesús considerando la difícil misión por delante, tal como sucedió con el ladrón en la cruz?

El relato del capítulo 10

Entonces llegaron a Jericó. Y cuando él iba saliendo de Jericó junto con sus discípulos y una gran multitud, el ciego Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y cuando oyó que era Jesús de Nazaret, comenzó a gritar diciendo:

—¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

Muchos lo regañaban para que se callara, pero él gritaba aun más fuerte:

—¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

Entonces Jesús se detuvo y mandó llamarle. Llamaron al ciego diciéndole:

—Ten confianza. Levántate. Él te llama.

Entonces él, tirando su manto, se levantó y fue a Jesús. Y Jesús le respondió diciendo:

—¿Qué quieres que te haga?

El ciego le dijo:

—Rabí, que yo recobre la vista.

Jesús le dijo:

—Vete. Tu fe te ha salvado.

Al instante recobró la vista y seguía a Jesús en el camino.”

marcos evangelista
Marcos el Evangelista escribió el relato según lo escuchó de Pedro el Apóstol.

El hijo de David

Bartimeo era judío, conocía las promesas, era un hombre de fe y también agradecido: “seguía a Jesús en el camino“.

17 versículos del Nuevo Testamento describen a Jesús como “hijo de David“.

David vivió casi 1.000 años antes que Jesús pero el concepto es que Jesús era el cumplimiento de la profecía de la descendencia de David, a la que se aferraban los judíos durante generaciones.

En 2 Samuel 7:12-16 se transcribe esa promesa de Dios a David, a través del profeta Natán:

Cuando se cumplan tus días y reposes con tus padres, yo levantaré después de ti a un descendiente tuyo, el cual procederá de tus entrañas y afirmaré su Reino. Él edificará una casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre. Yo seré para él padre; y él será para mí hijo. Cuando haga mal, yo lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombre. Pero no quitaré de él mi misericordia, como la quité de Saúl, al cual quité de tu presencia. Tu casa y tu Reino serán firmes para siempre delante de mí, y tu trono será estable para siempre“.

Los religiosos de aquellos días competían con Jesús porque ellos temían que les quitara sus privilegios, honor y honra, y nunca se tomaron el trabajo de revisar la genealogía de Jesús de Nazaret.

Mateo 1 y Lucas 3 presentan la prueba genealógica de que Jesús-hombre era descendiente directo de Abraham y David, a través de José, el padre legal de Jesús.

Pero el título “Hijo de David” era un título mesiánico, quería decir que Él era el Libertador anhelado, el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento.

La mujer cuya hija era atormentada por un demonio (Mateo 15:22) y los 2 ciegos junto al camino (Mateo 20:30) pidieron ayuda al Hijo de David.

Los religiosos tradicionales entendían qué decía la gente cuando llamaban a Jesús “Hijo de David”. Pero ellos odiaban a Jesús porque no les daba el honor que ellos creían merecer.

Jesús les preguntó: ¿cómo podía ser que el Mesías fuera hijo de David cuando el propio David se refiere a Él como “mi Señor(Marcos 12:35-37, en referencia a Salmo 110:1)? Ellos no pudieron / no quisieron responder a la pregunta: sólo el Hijo de Dios hecho carne podía ser hijo de David pero señor de David.

jerico
Ruinas de Jericó.

Jericó

Jericó es una ciudad palestina, en la región de Cisjordania, en el valle del Jordán, que en 2023 ronda los 23.000 habitantes.

Jericó es la ciudad habitada más antigua del mundo y también tuvo la muralla protectora más antigua. Inicialmente construída muy cerca de su lugar actual, se llamó Tell es-Sultán (“Colina del Sultán“).

El lugar de las palmeras” (Jericó) fue destruida y reconstruida en varias ocasiones por un motivo: es un terreno fértil, donde es posible la agricultura en medio del desierto de Judea.

Misiones arqueológicas han encontrado evidencia de al menos 70 hogares prehistóricos, situados cerca del manantial Ein as-Sultan, que seguramente les abasteció de agua a los residentes.

Hacia el año 1.400 a.C., Jericó fue escenario de una batalla violenta entre los israelitas y los habitantes locales. Después de cruzar el río buscando la Tierra prometida, Dios hizo caer la muralla de Jericó.

Más allá del pasaje religioso, se tiene registro arqueológico de que este muro existió y que cayó alrededor del tiempo que quedó registrado en la Biblia.

La orden de Jehová fue destruir y quemar todo -la hora del juicio de Jericó había llegado- con excepción de la prostituta Rahab y su familia, porque era la promesa que le habían dado los espías israelitas enviados a Jericó y que ella ayudó. Josue 6:1-25.

Varios siglos depués, en Jericó, Jesús estaba en la casa de sus ancestros porque Rahab contrajo matrimonio con un judío llamado Salmón, hijo de Naasón, hijo de Aminadab, quien había cruzado el Mar Rojo con Moisés y Aaron.

Salmón engendró de Rahab a Boaz; Boaz engendró de Rut a Obed; Obed engendró a Isaí;
Isaí engendró al rey David
.” (Mateo 1:5-6).

Había un sentido profundamente simbólico de que en Jericó, Bartimeo llamara a Jesús “Hijo de David”.

Marcos

¿Marcos el Evangelista fue Juan, llamado Marcos? (Hechos 12:12)

La historia:

Cuando se dio cuenta de esto, fue a la casa de María, la madre de Juan que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban congregados y orando.”

Simón Pedro, de nacimiento Simón bar-Jona, había sido liberado de la cárcel, y buscaba refugio aquella noche en Jerusalén.

Tiempo después, Juan Marcos acompañó a Pablo de Tarso y a Bernabé en el primer viaje misionero de Pablo (Hechos 13:5), pero se separó de ellos cuando llegaron a Panfilia -en la actual Türkiye, entre la localidad Antalya y los montes Tauro, y significaba “todas las razas“- para regresar a Jerusalén.

YouTube video

Todo indica que Juan Marcos fue motivo de diferencias entre Pablo y Bernabé, de quien era primo y a quien acompañó en su viaje a Chipre (Hechos 15:37-39).

Sin embargo, más tarde Juan Marcos recompuso su relación con Pablo, porque éste le pidió a Timoteo que lo llevara a Roma: “Solo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráelo contigo porque me es útil para el ministerio” (2da. Timoteo 4:11). También lo menciona en Colosenses 4:10 y Filemón 1:24.

Y lo menciona Pedro: “Les saluda la iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con ustedes; también Marcos, mi hijo” (1ra. de Pedro 5:13).

En general se cree que fue un hijo espiritual o ‘del corazón‘ del apóstol Pedro.

Eusebio de Cesarea, también conocido como Eusebio amigo de Pánfilo -teólogo cristiano, martirizado en el año 309-, fue el historiador de aquellos cristianos y escribió ‘Historia Eclesiástica’; su relato ayuda a entender el vínculo:

“(…) y el anciano decía lo siguiente: Marcos, que fue intérprete de Pedro, escribió con exactitud todo lo que recordaba, pero no en orden de lo que el Señor dijo e hizo. Porque él no oyó ni siguió personalmente al Señor, sino, como dije, después a Pedro. Éste llevaba a cabo sus enseñanzas de acuerdo con las necesidades, pero no como quien va ordenando las palabras del Señor, más de modo que Marcos no se equivocó en absoluto cuando escribía ciertas cosas como las tenía en su memoria. Porque todo su empeño lo puso en no olvidar nada de lo que escuchó y en no escribir nada falso” (III 39).

Del relato surge que Marcos escribió sobre Jesús según escuchó de Pedro.

¿Cuándo lo hizo?

Hacia el año 180, Ireneo de Lyon, famoso por sus polémicas con los agnósticos, escribió:

“(…) Tras su partida [la muerte de Pablo y Pedro], Marcos, discípulo e intérprete de Pedro, recogió por escrito lo que había sido predicado por Pedro. (…)”. (Adversus Haereses 3.1.1).

Pablo y Pedro fueron ejecutados entre los años 54 y 67. Entonces, el Evangelio de Marcos se escribió entre los años 65 y 67. Marcos fue martirizado en el año 68 en Alejandría.

Hacia 1838 se reunieron pruebas documentales acerca de que el Evangelio de Marcos es anterior a los evangelios de Mateo, Lucas y Juan.

Johannes Weiss, en 1890, y luego Heinrich Julius Holtzmann, demostraron que Mateo y Lucas utilizaron o como fuente o como apunte el texto de Marcos.

Los estudiosos también afirman, luego de analizar el texto más cercano al original que fue redactado para una comunidad cristiana helenística de lengua griega radicada en algún lugar del Imperio Romano que desconocía las tradiciones judías porque en varios pasajes el autor las explica (Marcos 7:1-4; Marcos 14:12; Marcos 15:42) y hasta las traduce al griego de su nombre original.

Contexto

Si bien existe la advertencia de Eusebio acerca de que el relato de Marcos no necesariamente tiene un hilo de tiempo confirmado porque su preocupación era respetar el testimonio literal de Pedro, es evidente que al encontrarse con Bartimeo, Jesús iba hacia Jerusalén por última vez. Jericó estaba 30 Km. antes.

En el camino había sucedido la historia con el joven rico, a quien Jesús invitó a desprenderse de sus bienes y seguirlo pero él lo rechazó “porque tenía muchas posesiones“.

Luego Jesús llamó aparte a los 12 y les explicó qué sucedería en Jerusalén con él pero ellos no lo entendieron porque en su cabeza estaba la restauración del Reino de David y Salomón. Esa cuestión le concede un enfoque más profundo al encuentro con Bartimeo, porque el “Jesús Hijo de David” del ciego confronta con la idea terrenal de la recuperación del Reino que tenían los discípulos.

Es más: Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, acababan de pedirle a Jesús que los hiciera sus privilegiados en la supuesta mesa a la que se sentarían en la restauración. Por supuesto que Jesús debía estar apesadumbrado: él iba hacia el momento más difícil de su vida y sus discípulos no lo entendían y se aferraban a competencias por el poder y los privilegios.

En semejante circunstancia, saliendo ya de Jericó, sucedió la historia con el ciego Bartimeo. ¿Quién cree en las casualidades?

Claves

En el Evangelio de Marcos se relatan 4 exorcismos practicados por Jesús:

Curación de un poseso en la sinagoga de Cafarnaún (Marcos 1:21-28).
Curación de un poseído en la región de los gerasenos (Marcos 5: 1-20).
Exorcismo de la hija de la mujer cananea, en Tiro (Marcos 7:24-30).
Curación de un niño poseído por un espíritu mudo (Marcos 9:14-29).

El N°2 y el N°4 también los mencionan Lucas y Mateo; el N° solo Lucas y el N°3 solo Mateo.

Marcos menciona otros 8 relatos detallados de curaciones realizadas por Jesús:

Curación de la suegra de Pedro (Marcos 1:29-31).
Curación de un leproso (Marcos 1:40-45).
Curación del paralítico de Cafarnaún (Marcos 2:1-12).
Curación del hombre de la mano seca (Marcos 3:1-6).
Curación de la hemorroísa (Marcos 5:25-34).
Curación del sordomudo de la Decápolis (Marcos 7:31-37).
Curación del ciego de Betsaida (Marcos 8:22-26).
Curación del ciego de Jericó (Marcos 10:46-52).

6 son mencionadas también por Lucas y Mateo, y 2 (la curación del sordomudo de la Decápolis y la del ciego de Betsaida) sólo por Marcos.

Final

La historia de Bartimedio permite comprender que los ojos del alma son más poderosos que el órgano que capta las imágenes del exterior y las envía al cerebro.

Con los ojos del alma, Bartimeo vió quién era Jesús.

A él no le importó lo que dijeran los otros, que intentaban callarlo, y él creía que Jesús le escucharía si clamaba. ¿Cuántas veces no habría orado en el pasado pidiendo que un día Jesús pasara por Jericó?

Bartimeo creyó que había respuesta a su esperanza. Bartimeo no dudó.

Jesús le escuchó y le hizo llamar. Jesús conocía la necesidad de Bartimeo, era obvio que cualquier ciego querría ver, pero él quería que hubiese una lección para quienes estaban presenciando lo que iba a ocurrir.

La lección no la daría Jesús, la lección la daría Bartimeo, con su decisión y testimonio: “Rabí, que yo recobre la vista.” La fe tuvo su recompensa; y él le seguía, agradeciéndole.


Los textos de la Biblia son de la versión Reina Valera (Actualizada 2015).

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

Lo más reciente

    ‘One Life’, 11 claves de una historia valiente

    Políticamente incorrecto es el debate que provoca la película 'One Life'. Sin embargo, es necesario que suceda porque es el camino de Praga a Rafah.

    DE PRAGA 1939 A RAFAH 2024

    El riesgo de banalizar el antisemitismo

    Antisemitismo no es criticar la acción de Israel en Palestina. Cuidado con banalizar el concepto de antisemitismo. Aquí un apunte muy interesante.

    INSÓLITO SOSPECHA DEL NUEVO TESTAMENTO

    Melquisedec, enigmático Rey y Sacerdote

    Aún hoy Melquisedec provoca a los arqueólogos y teólogos más preguntas que respuestas. Sólo aparece en Génesis y en Hebreros pero con gran autoridad.

    ¿QUIÉN BENDIJO A ABRAHÁN?