tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

PROBLEMAS DE UNA TEOCRACIA

De jesuita a jesuita: Muy difícil saneamiento del Vaticano

El jesuita Thomas J. Reese es conocido por su libro “Dentro del Vaticano” (Inside the Vatican), donde abordó la compleja estructura institucional, política, económica, cultural y espiritual del Vaticano, donde los pontífices católicos apostólicos romanos ingresan y salen pero la sofisticada burocracia permanece, con su estructura bizantina de congregaciones, agencias, secretarías, tribunales, nunciatura y oficinas, un modelo de continuidad y adaptación, que permanece constante mientras funciona poderosamente en un mundo cambiante. Hasta el presente, el papa Francisco ha fracasado en la reorganización de las finanzas vaticanas, y acaba de designar al jesuita español Juan Antonio Guerrero Alves para que lo intente una vez más. Es muy interesante la visión de Reese al respecto.

Thomas J. Reese, sacerdote jesuita desde 1962, es analista sénior en RNS (Religion News Service). En el pasado él fue columnista de National Catholic Reporter; y editor asociado y Editor en Jefe en la revista America. También fue miembro del Centro Teológico de Woodstock en la Universidad de Georgetown, tarea que aprovechó para escribiór "Arzobispo, Una bandada de pastores" (Archbishop, A Flock of Shepherds) y "Dentro del Vaticano" (Inside the Vatican).

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de California Berkeley, en el pasado él tuvo un desempeño destacado como 'relacionista' o 'cabildero' o 'lobbyista' durante la reforma fiscal estadounidense, asistiendo los intereses de las organizaciones sin fines de lucro.

De acuerdo a la auditoría Moneyval, las finanzas vaticanas (Autoridad de Información Financiera) han trabajado en forma bastante ordenada tanto en su unidad de inteligencia financiera como en la supervisión de la única entidad financiera de la ciudad-estado, el IOR (Instituto de Obras Religiosas). Sin embargo, no ha sido suficiente.

Sede del IOR, el único banco vaticano.

Más allá del informe que se espera que el Vaticano eleve a Moneyval en diciembre 2019 acerca del cumplimiento de las recomendaciones contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, exigibles desde el GAFI (Grupo de Acción Financiera, que depende de la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), es evidente que muchos esperaban más resultados y que el propio papa Francisco aún tiene otras expectativas.

"Buena suerte Juan, rezaré por tí"

Por ese motivo es muy interesante el texto del jesuita estadounidense Reese acerca de la misión que el jesuita español Juan Antonio Guerrero Alves cumplirá para el jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio, papa Francisco.

"Si tienes que pedirle a un jesuita que arregle tus finanzas, estás en un gran problema.

Sin embargo, eso es lo que ha hecho el papa Francisco.

Es cierto que algunos de nosotros podemos equilibrar nuestras chequeras, pero ese no es nuestro carisma.

A fines de la década de 1980, el director de un grupo de expertos jesuitas en el que yo trabajaba me entregó los libros porque sabía que había escrito una disertación sobre la política fiscal y trabajaba para un lobby de reforma fiscal. El director pensó que yo no le tenía miedo a los números. Utilicé la herramienta de gestión de finanzas personales Quicken para organizar las cuentas en varios fondos que coinciden con los proyectos del centro. Me llevó meses comprender que una subvención de la fundación debía figurar como un pasivo, no como un activo.

Paul Marcinkus, quien comandó el IOR en días de enorme crisis vaticana,
y Juan Pablo II, quien lo habilitó para así financiar su ministerio
anticomunista en Europa Oriental: un recuerdo inevitable y permanente.

Cuando llegué a la revista America, en junio de 1998, los libros contables se guardaban en un sistema casero basado en el sistema operativo DOS que solo dos personas de la compañía entendían. No pudo crear informes inteligibles o incluso imprimir cheques. Decidí que en el nuevo año fiscal, un mes después de asumir el cargo, comenzaríamos a usar QuickBooks. Todos en la oficina de negocios me odiaban. Mi mayor error fue no obligarlos a tomar clases de uso de QuickBooks; dijeron que podían aprenderlo solos. Terminé enseñándoles a ellos.

El punto es que entre los jesuitas, he sido considerado casi un genio en lo que respecta a las finanzas, cuando en realidad solo era un contable glorificado. Es por eso que las instituciones jesuitas contratan a laicos para hacerse cargo de las finanzas. Los presidentes de nuestras escuelas secundarias y universidades deben comprender lo suficiente para saber cómo mantenerse al margen, pero los detalles se dejan a los oficiales de finanzas laicos. Las finanzas y los presupuestos son revisados por los consejos de administración laicos.

Entonces, cuando el papa Francisco le pidió al jesuita español Juan Antonio Guerrero Alves que se convierta en el jefe de la Secretaría de Economía del Vaticano, el trabajo que anteriormente ocupó el cardenal George Pell, quien fue condenado por abuso infantil en un tribunal australiano, tuve una reacción: "Buena suerte. Juan, rezaré por ti."

Uno que lo intentó, Edmund Szoka (izq.), y el papa emérito Benedicto XVI.

La burocracia vive

Las finanzas del Vaticano son complicadas, pero no es ciencia espacial. Muchas universidades estadounidenses tienen operaciones más grandes.

Tal como expliqué en mi libro "Dentro del Vaticano" ("Inside the Vatican"), hay varias unidades financieras en el Vaticano. Los más grandes son el Estado de la Ciudad del Vaticano, la Santa Sede (Curia romana y la Secretaría de Estado) y el Instituto para las Obras de Religión, conocido como el IOR, o banco del Vaticano. Hay muchos otros bolsillos de dinero, pero estos son los grandes.

El Estado de la Ciudad del Vaticano es análogo a las entidades no académicas de una universidad: edificios y terrenos, seguridad, tiendas, museos, etc. Con más de 1.000 empleados (principalmente laicos e italianos) y contratos de suministros y servicios, existe la posibilidad de corrupción.

Dentro de la Santa Sede, la Curia romana es una burocracia glorificada para tratar asuntos internos de la iglesia. Aquí hay oportunidades limitadas para la corrupción: la iglesia ya no vende indulgencias o anulaciones, aunque la Congregación para la Evangelización de los Pueblos tiene dinero, asignado oficialmente para las misiones.

Incluyendo la Secretaría de Estado, la Santa Sede tiene más de 2.000 empleados, tanto laicos como clérigos. Recientemente, la Secretaría se ha visto envuelta en una controversia sobre las inversiones inmobiliarias en Londres, Reino Unido.

El banco del Vaticano toma depósitos de entidades religiosas y empleados del Vaticano e invierte los depósitos.

El banco del Vaticano fue fuente de mucha mala publicidad en 1982 con el escándalo del exBanco Ambrosiano y las acusaciones de lavado de dinero. A costa de millones de dólares para consultores, incluidos contadores forenses, se limpió el IOR. Lamentablemente, otras partes del Vaticano no lo fueron a la vez.

Para gestionar la nómina salarial y pagar las cuentas se utiliza APSA, la oficina de finanzas del Vaticano. También se ocupa de la cartera de inversiones del Vaticano, incluidas acciones y bienes raíces. Una cantidad de oportunidades de mala gestión y corrupción en este caso.

Muchos han tratado de limpiar las finanzas del Vaticano.

Muchos críticos no italianos del Vaticano atribuyen sus problemas a la cultura italiana, en la que la corrupción no es infrecuente. Cuando Juan Pablo II se convirtió en Papa, nombró a no-italianos para todas las principales oficinas financieras del Vaticano, incluido el cardenal estadounidense Edmund Szoka, quien se desempeñó como presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos desde 1990 a 1997.

Szoka nunca tuvo autoridad sobre el banco IOR, pero sí estableció el 1er. plan de cuentas e hizo el 1er. informe financiero integral del estado de la ciudad y la Santa Sede. Él distribuyó los informes a los obispos de todo el mundo. Experimentó una feroz oposición en el Vaticano y muchas de sus reformas comenzaron a desaparecer después de que dejó la prefectura.

Cuando Juan Pablo II murió, los italianos volvieron a controlar las finanzas del Vaticano.

René Brülhart, cuya renuncia ha provocado muchos comentarios.

Difícil 'lista blanca"

La renuncia se produjo después de que el Vaticano allanó las oficinas de AIF (Autoridad de Información Financiera). Al comienzo de su papado, el papa Benedicto XVI tomó una decisión clave para reformar el banco del Vaticano. Él insistió en que el Vaticano haga todo lo necesario para entrar en la "lista blanca" de Moneyval, una agencia internacional responsable de combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Para ingresar a la "lista blanca" de Moneyval, un país debe seguir políticas y procedimientos establecidos. Hasta ese momento, el Vaticano se negó a someterse a una revisión externa.

Para implementar los requisitos de Moneyval, se creó la Autoridad de Información Financiera (AIF), con René Brülhart como su jefe. Brülhart tenía una reputación internacional como el reformador que había limpiado las finanzas de Liechtenstein.

Informes recientes de Moneyval elogiaron el progreso realizado por el Vaticano, especialmente en la limpieza del banco del Vaticano y la eliminación de la capacidad de APSA para actuar como un banco. Sin embargo, Moneyval estaba decepcionado de que pocas personas hayan sido procesadas como resultado de las investigaciones realizadas por AIF.

Este progreso hace que la renuncia de Brülhart a AIF resulte mucho más alarmante. La renuncia le concedió credibilidad a quienes afirman que ningún cardenal podría ordenar el Vaticano. Brülhart no explicó su renuncia, que el hecho parece haber sorprendido a la oficina de prensa del Vaticano.

La renuncia se produjo después de que las oficinas de AIF fueron allanadas por el fiscal del Vaticano y al segundo al mando de AIF, Tommaso di Ruzza, se le negó el acceso a su oficina. Después de una investigación interna, la junta de AIF y Brülhart defendieron a di Ruzza.

La agencia AP informa que el Grupo Egmont, un consorcio de agencias de información financiera de 130 países, ha suspendido la participación del AIF Vaticano de su red de comunicaciones segura porque la redada confiscó documentos confidenciales que el Vaticano tiene la obligación de mantener en secreto. Esto también podría poner en riesgo numerosos acuerdos financieros negociados durante la gestión de Brülhart con países y la Unión Europea.

Mientras tanto, APSA ha sido acusado de intentar una vez más actuar como un banco, en contra de la política de Moneyval.

Las posibilidades de que el Vaticano llegue en el futuro a la "lista blanca" de Moneyval son, en el mejor de los casos, dudosas. Siguiendo las reglas de Moneyval, en diciembre de 2019 la Santa Sede debería presentar una actualización sobre las medidas adoptadas para implementar las recomendaciones de la organización. Moneyval luego reevaluará cómo está funcionando el Vaticano.

Guerrero no podría estar asumiendo su nuevo trabajo en un momento menos propicio. Si él no tuviera un voto de obediencia al Papa, le recomendaría que dijera que no. Lo único que tiene para él es la confianza del Papa, pero eso solo no alcanzará porque el Papa tiene poco interés en los detalles de las finanzas del Vaticano.

Tommaso di Ruzza (izq.) y René Brülhart.

Dificultades

Para tener éxito, Guerrero necesitará cuatro cosas, que el Papa probablemente no le dará:

  • 1ro., autoridad absoluta para establecer una política financiera y hacerla cumplir en todo el Vaticano. ¿Cuál es el punto de tener una monarquía si no puedes dirigir a la gente? El respaldo papal de su autoridad es especialmente importante porque, a pedido de los jesuitas, seguirá siendo sacerdote y no se convertirá en obispo y cardenal como su predecesor, el cardenal Pell.
  • En 2do. lugar, él necesita la autoridad suficiente para despedir a cualquiera que no coopere con la limpieza financiera. El Vaticano, tal como cualquier burocracia, es bueno para socavar las reformas al ignorar las instrucciones. Unos pocos despidos enviarían la señal de que la cooperación es obligatoria. Pero este Papa es reacio a despedir a nadie, incluso a aquellos que trabajan en contra de su agenda. Además, la legislación laboral italiana, que el Vaticano tiende a seguir, hace que sea muy difícil despedir a cualquiera.
  • 3ro., Guerrero necesitará un presupuesto ilimitado para contratar auditores, contadores y consultores. Limpiar el banco del Vaticano costó millones; limpiar el resto del Vaticano costará aún más. Pero Francisco odia gastar dinero.
  • 4to., Guerrero debe tener la autoridad para hablar honestamente a la prensa, incluso si eso significa identificar a las personas en el Vaticano que no están cooperando o que han estado involucradas en la corrupción. La transparencia es esencial para restaurar la confianza.

Dudo que Guerrero obtenga la autoridad para hacer cualquiera de estas cosas. Como resultado, no aguante la respiración a ver la reforma. Moneyval puede asustar al Vaticano para que vuelva a sus compromisos, pero eso sólo se refiere al lavado de dinero. Otros tipos de corrupción serán más difíciles de erradicar."

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.