miércoles 12 agosto, 2020
Inicio Noticias Detrás de la frase “desahogo sexual”
OPINIÓN

Detrás de la frase “desahogo sexual”

En la Argentina, en la Provincia de Chubut, el fiscal Fernando Rivarola cambió y simplificó la caratula de un delito de abuso grupal a una mujer de 16 años de 2012. Pero al correr el velo del hecho en sí mismo, hay una persona re-victimizada, cientos de femicidios, un sistema que perpetúa esta clase de pensamientos y una cosmovisión machista del sexo.

Detrás de la frase “desahogo sexual” hay un sistema profundamente machista que se cobra cientos de víctimas al año.

Cifras que son personas

En la Argentina, la semana pasada la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación publicó el registro nacional de femicidios de 2019 actualizado, que marcó una tasa de 1,1 cada 100.000 mujeres.

En total se perdieron 252 vidas, principalmente de 25 a 34 años. A manos de sus parejas 113 mujeres, 66 por ex parejas, 21 por familiares directos, 6 por otros familiares, 18 por desconocidos y 37 con otro tipo de vínculo (8 casos sin datos).

Pero el año 2020 agravó las circunstancias, ya que desde que se decretó la cuarentena en marzo se asesinaron 49 mujeres, niñas y trans. El promedio marca una muerte cada 27 horas, el mayor de la última década durante el mismo período de tiempo.

En paralelo, en la provincia del Sur argentino, Chubut (en la llamada Patagonia), un fiscal llamado Fernando Rivarola cambió la caratula de un caso de “abuso sexual con acceso carnal” a una joven de 16 años de 2012 por la caracterización “accionar doloso de desahogo sexual”.

Paradójicamente el hecho noticioso salió a la luz a cinco años del primer Ni una menos que marcó un hito en la historia de la lucha contra el machismo y desnudó, una vez más, la trama policial, judicial y social que reproduce aquellas estadísticas.

Resulta imperioso entonces, recordar quedetrás del accionar del fiscal, detrás de los números y de la mediatización, hay una persona re-victimizada cada vez que se define al abuso como mero “desahogo”.

Afortunadamente, la Justicia actuó a favor de la víctima en un aspecto y su identidad está siendo reserva tal como es obligatorio en delitos de instancia privada.

Un sistema arcaico

Luego del delito perpetrado contra su integridad en 2012, la joven decidió hacer un descargo en Facebook pero cosechó hostigamiento y persecuciones que la expulsaron de Puerto Madryn, donde residía al igual los agresores.

La investigación se inició cuando el fiscal Rivarola hizo la denuncia de oficio y, aunque se desconocen los detalles del caso, lo que sí terminó por hacerse público fue el cambio de carátula.

Ante las repercusiones mediáticas, el Ministerio Público Fiscal de Chubut intentó aclarar lo sucedido alegando que el escrito en cuestión no debió divulgarse y que “desahogo sexual” es un dicho técnico que pertenece al léxico del derecho.

Pero se comprobó que tal término no es una figura típica contemplada en el Código Penal y, aunque así lo fuera, no justifica su utilización porque un tecnicismo no es un dogma ni necesariamente representa la realidad.

Un ejemplo análogo es la expresión “crimen pasional”, que hasta hace pocos años era ampliamente aplicada en historias de femicidio perohoy se entiende que la pasión está lejos de ser el móvil de tales asesinatos.

La abogada Alejandra Tolosa (profesora de Derechos Humanos y Sexualidades en Universidad de la Patagonia y miembro de CLADEM) asesoró a la víctima y comentó a los medios que “la calificación de desahogo sexual se usaba mucho en doctrina y jurisprudencia. Es como abstinencia sexual incontrolable. Es como el uso de la emoción violenta con los celos en los femicidios o la idea de la provocación por la vestimenta en la víctima a la que se le atribuye desatar un impulso incontrolable. Pero no es un tecnicismo como dice el Ministerio Público Fiscal que es inobjetable, sino una frase que no debe ser usada”.

Por el momento, en las redes sociales se juntan firmas para llevar a juicio político a Rivarola.

Concepción machista del sexo

Hace no mucho tiempo atrás, el sexo se consideraba una demanda esencialmente masculina y lejos estaba de ser un derecho mutuo.

Bajo aquel paradigmase argumentaba que el varón necesitaba desahogarse como una tarea vital, mientras que en la mujer debía estar siempre vigente la disposición a prestar servicios.

Lo que hoy parece parte de la ficción con Nicole Kidman en The Stepford Wives, en realidad fue una máxima hasta hace pocas décadas, y tristemente sigue siendo la realidad en miles de familias del mundo.

A contrapelo de esta creencia y de lo que argumentó el fiscal, una violación no es una necesidad fisiológica, ni orgánica, ni un deseo irrefrenable, ya que con el mismo argumento se justificarían los curas célibes que en pos de cumplir su "mandato" deben “aliviarse” con menores o mujeres.

Sucede que a pesar de los cambios generacionales, aún permanece en el imaginario que las posibilidades de conquista y galanteo se restringen cada vez más y que a causa del feminismo se ha perdido el romance.

Pero ante estas conclusiones basta reflexionar brevemente en el concepto de consentimiento y a la luz de este criterio ya no resulta complejo determinar el límite entre libertad y opresión, abuso y “desahogo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En la Argentina, en la Provincia de Chubut, el fiscal Fernando Rivarola cambió y simplificó la caratula de un delito de abuso grupal a una mujer de 16 años de 2012. Pero al correr el velo del hecho en sí mismo, hay una persona re-victimizada, cientos de femicidios, un sistema que perpetúa esta clase de pensamientos y una cosmovisión machista del sexo.

- Advertisment -

más leídas

Cuando la educación cristiana pierde la brújula

El texto fue escrito por Marybeth Davis Baggett, ex profesora de Inglés en Liberty University y ex alumna del centro educativo en...

Invitan a un plan de 21 días para mejorar hábitos de salud

Invitan a un plan de 21 días para mejorar hábitos de salud El año pasado nació el Servicio de...

“Ve y mátalos a todos”: Un Dios de amor

“Ve y mátalos a todos” Un Dios de amor Por Juan Gabriel López “Ve y...

La Guerra Fría que nunca terminó

Por Martín Mammana Dos ideologías antagonistas disputaban palmo a palmo el poder y la influencia en un prolongado...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.