sábado 5 diciembre, 2020
Inicio Noticias Durísima competencia Trump vs. Biden por el votante católico
ESTADO & RELIGIÓN

Durísima competencia Trump vs. Biden por el votante católico

El voto católico definirá las elecciones en USA, en días de creciente influencia de los laicos católicos en la política estadounidense. No sólo ocurre una mayoría de jueces católicos que integran la Corte Suprema de Justicia, por 1ra. vez en su historia, sino que es posible que el próximo Presidente sea un católico apostólico romano, por 2da. vez en la historia. De todos modos, una pregunta es si todos los católicos opinan igual. Pero también hay una conclusión: la posibilidad de que el triunfo de Biden estreche los vínculos entre Washington DC y Ciudad del Vaticano, recuperando lo que comenzó con Barack Obama.

En el diario The Washington Post, Matt Wiser describe la situación:

"La lucha para ganarse a los votantes católicos indecisos en las elecciones presidenciales se ha intensificado a medida que demócratas y republicanos en el Capitolio luchan por confirmar al candidato conservador del presidente Donald Trump a la Corte Suprema. (N. de la R.: la jueza Amy Coney Barrett.)

Los defensores del Presidente argumentan que él se ganó el voto católico al apoyar políticas que restringen el acceso al aborto, mientras que los partidarios de Joe Biden insisten en que los católicos son votantes de múltiples temas y dicen que las políticas divisorias y la retórica de Trump lo hacen indigno del apoyo católico.

La nominación de Trump de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema podría impulsar su campaña de reelección, que se ha quedado atrás de la de Biden en las encuestas nacionales y estatales clave. Muchos republicanos están entusiasmados con la perspectiva de cimentar una mayoría conservadora en la Corte, lo que podría promulgar cambios radicales en todo el país en temas que incluyen atención médica, aborto, voto y portación de armas.

Los católicos son un electorado grande y diverso y han tendido a respaldar al ganador de cada elección presidencial. El bloque de votantes clave está dividido políticamente por la mitad entre los votantes registrados y dividido en líneas raciales y étnicas.

Trump ganó a los católicos blancos por un margen de 23 puntos sobre Hillary Clinton en 2016, mientras que los católicos hispanos apoyaron a Clinton sobre Trump por un margen de 41 puntos. Trump ganó a los católicos en general por 7 puntos.

Biden es un católico romano practicante y, de ser elegido, sería sólo el 2do. católico en convertirse en Presidente de los Estados Unidos; John F. Kennedy fue el 1ro. en 1960.

Biden asiste regularmente a misa y ha hablado sobre cómo su fe lo ayudó a sobrellevar la muerte de su primera esposa, Neilia Hunter, y Amy, hija de ambos, en un accidente automovilístico en 1972, y la pérdida de su hijo Beau hace cinco años por cáncer. (…)".

John F. Kennedy durante una audiencia de 1963 con el por entonces flamante papa Pablo VI. Kennedy fue el primero y último Presidente católico de los Estados Unidos... hasta ahora.

El hombre del rosario

Varios estados de campo de batalla que Trump ganó en 2016 tienen un porcentaje significativo de adultos que son católicos: 25% en Wisconsin, 24% en Pensilvania, 18% en Michigan y 21% en Florida.

Los católicos que están registrados para votar están divididos casi por igual entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata, según las encuestas del Pew Research Center. Si bien los católicos hispanos se inclinan abrumadoramente hacia los demócratas, la última década ha sido testigo de una erosión constante del número de católicos blancos que apoyan al partido liberal.

En 2008, cuando Biden era el compañero de fórmula de Barack Obama, el boleto demócrata ganó entre los católicos, 54% contra 45%, según las encuestas a boca de urna. Pero en la campaña de reelección de 2012, los católicos estaban divididos en porciones iguales.

En 2016, el 52% de los católicos apoyaron a Trump, y el 45% de Hillary Clinton.

Ha habido una creciente comprensión de que el voto católico en 2016 influyó en el resultado de esa elección”, dijo Mark J. Rozell, coeditor del libro “Católicos y política estadounidense después de las elecciones de 2016". Él agregó: "Y una de las claves en esta elección es la capacidad de Joe Biden de socavar parte del apoyo de Trump entre los católicos blancos".

Joseph Robinette Biden Jr., más conocido como 'Joe', y su mujer, Jill Tracy Jacobs Biden, saludan al papa Francisco.

Los católicos blancos

Kate Sullivan en CNN:

"En el tramo final de una campaña en la que ambos partidos ven a los votantes católicos como un bloque decisivo en varios estados de batalla, la campaña de Biden ha destacado cada vez más su conexión directa con la fe y su potencial para hacer historia como el 2do. Presidente católico del país. 60 años después de que John F. Kennedy se convirtiera en el 1ro.

La estrategia surge cuando el presidente Trump y sus aliados han tratado de retratar a los demócratas como anticatólicos, aprovechando las críticas pasadas de algunos senadores demócratas a las enseñanzas católicas conservadoras adoptadas por la nominada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett.

Pero el enfoque en el catolicismo de Biden representa un énfasis renovado en las políticas de identidad para los demócratas, quienes han dirigido gran parte de su atención al papel de los votantes negros pero no siempre han dado prominencia a las raíces culturales del exvicepresidente blanco.

Ese enfoque fue evidente durante el reciente debate entre candidatos a vicepresidente, cuando la senadora Kamala D. Harris (Demócrata - California), aclamada por su papel histórico como la primera mujer de ascendencia negra y asiática en una lista de partidos importantes, señaló: "Si Joe es elegido, será sólo el 2do. católico practicante" en convertirse en Presidente.

Los asesores de Biden ven su fe, su rosario en el bolsillo y su ambición en días juveniles de convertirse en sacerdote, como formas importantes de conectarse con lo que ellos denominan el "voto católico de la clase trabajadora blanca" en el estados industriales del Medio Oeste. También esperan que esto lo ayude entre los católicos hispanos en Sun Belt (Cinturón del Sol, Arizona, California, Florida, Nevada, Nuevo México, Texas, Georgia , y Carolina del Sur).

Buscamos organizar a los católicos sentados en los bancos de iglesias todos los domingos, pero también a los católicos culturales que se criaron en la iglesia o que aún se alinean con sus enseñanzas de justicia social”, dijo John McCarthy, subdirector político nacional de la campaña de Biden. “El vicepresidente, siendo quien es, le permite conectarse… Nuestra mejor herramienta para el alcance católico es Joe Biden".

Trump, un hombre de poca fe pública que ha cortejado asiduamente a los votantes evangélicos, ha tratado de socavar el alcance político de las creencias de Biden, acusándolo de querer "dañar la Biblia, dañar a Dios". Un simpatizante importante, el ex entrenador de fútbol de Notre Dame (N. de la R.: universidad católica), Lou Holtz, cuestionó públicamente la posición de Biden y lo llamó "católico solo de nombre".

Donald Trump presenta a su candidata a la Corte Suprema, la jueza Amy Coney Barrett, quien reforzará la mayoría católica y conservadora del tribunal. Fue una jornada muy recordada porque Trump y otros presentes contrajeron covid-19.

La Justicia Social

Las declaraciones de John McCarthy sobre justicia social, el tema que acaba de abordar el papa Francisco en su nueva encíclica (Fratello Tutti), puede enfocarse a partir de las declaraciones de la monja Simone Campbell a la revista de los jesuitas estadounidenses America.

Ella lidera las "Monjas en el Autobús", un grupo de religiosas políticamente activas que instan a los votantes católicos a no votar por Trump porque ellas dicen que sus "políticas y comportamiento violar todos los principios de la doctrina social católica".

Campbell es directora ejecutiva de Network Lobby for Catholic Social Justice (Red de Presión para la Justicia Social Católica), un grupo que dijo a sus miembros: "Los católicos no pueden ser fieles a su fe y votar por Donald Trump en noviembre".

La declaración fue la primera de su tipo en los casi 50 años de historia del grupo, que organiza eventos virtuales en 56 comunidades de estados en los que no está definido el voto todavía.

Campbell dijo que la política de inmigración de Trump, su mal manejo de la pandemia de coronavirus y sus esfuerzos por quitar las protecciones de la atención médica a los estadounidenses con condiciones preexistentes, hacen de la elección de este noviembre un "problema moral y, por lo tanto, tuvimos que ponernos de pie".

En el recorrido virtual en autobús por el campo de batalla, Campbell dijo que "durante demasiado tiempo, los católicos han sido encasillados como si sólo les importara" el aborto.

Portada del libro escrito por Simone Campbell acerca de su experiencia en Las Monjas del Ómnibus.

Este tema obliga a volver a Notre Dame y Lou Holtz, refutado por una intelectual vatólica, Kathleen Bonnette, subdirectora de la Oficina de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, de las Hermanas de la Escuela de Notre Dame.

Bonnette escribió en la revista jesuita America:

"Cuando emití mi primer voto en 2008, no era católica. Mi posterior conversión de fe y las experiencias correspondientes (obtener un doctorado en teología y trabajar para una comunidad de religiosas) han reformado mi política de maneras profundas que han hecho cada vez más difícil votar mi conciencia en cualquier elección.

(...) La pandemia de Covid-19, una señal obvia de nuestro tiempo, ha revelado profundas injusticias sistémicasque requieren nuestra atención si queremos recuperarnos y florecer cuando la crisis se haya disipado. Los movimientos por la justicia racial, inmigrante y ambiental están ganando impulso y podrían dar frutos si se nutren de un buen liderazgo. En esta (y en todas) las elecciones, debemos considerar qué candidato es capaz de liderar a nuestra nación a lo largo de nuestra época particular de la historia. (...)

  • ¿Apoyará un candidato los esfuerzos para erradicar el racismo sistémico, o negará que el racismo es un problema e incluso apoyará y promoverá políticas que lo perpetúen?
  • ¿Apoyará un candidato la reforma migratoria que reciba y proteja a los migrantes y refugiados, o impondrá políticas que los perjudiquen?
  • ¿Reconocerá un candidato la urgencia del cambio climático y trabajará para reducir las emisiones y la contaminación, o rechazará el consenso científico y reducirá las protecciones ambientales?

(…) La protección de los derechos de los no nacidos y de sus madres es siempre una cuestión fundamental. Sin embargo, las tasas de aborto han estado disminuyendo constantemente durante décadas, incluso bajo el liderazgo demócrata, mientras que múltiples períodos de gobierno republicano no han logrado lograr una garantía federal del derecho a la vida para los no nacidos. Si bien debemos seguir presionando a los candidatos y funcionarios electos para que afirmen el derecho a la vida, reducir el aborto abordando sus causas fundamentales, en parte asegurando el acceso a la atención médica y al cuidado infantil, es un enfoque que, aunque imperfecto, vale la pena seguir. (…)

El Papa Francisco ha proclamado que "no podemos tolerar ni hacer la vista gorda ante el racismo y la exclusión en ninguna forma y, sin embargo, pretender defender el carácter sagrado de cada vida humana". Por lo tanto, ser provida implica más que ser antiaborto: también debemos considerar el efecto de nuestro voto en otras personas marginadas, especialmente las personas de color. Elegir un presidente que escuche a los oprimidos y trabaje con ellos para abordar sus preocupaciones es, por lo tanto, un voto pro-vida. (…)".

Los católicos por Donald Trump también hacen sus acciones de publicidad.

El aborto

Es evidente que la agenda de los católicos por Biden es más amplia que la de los católicos por Trump, muy concentrada en la cuestión del aborto.

Durante casi 50 años en el cargo, Joe Biden ha promulgado políticas que socavan drásticamente la capacidad de los estadounidenses para vivir su fe en su vida cotidiana”, dijo Samantha Zager, portavoz de la campaña de Trump.

La campaña de Trump lanzó un grupo Católicos por Trump en abril y tiene coordinadores en estados clave como Pensilvania y Wisconsin. Su campaña ha señalado el apoyo de Biden al derecho al aborto como una razón para que los católicos practicantes desconfíen de él.

La campaña de Trump ha publicado anuncios digitales promocionando el apoyo de los católicos, y un grupo externo, CatholicVote, lanzó una campaña publicitaria de casi US$ 10 millones oponiéndose a Biden.

Sin embargo, es evidente que algo está ocurriendo al menos en un espacio del catolicismo estadounidense en torno a lo que llaman "justicia social" y que apoyan a Biden.

Una encuesta reciente del Pew Research Center muestra que los católicos blancos prefieren a Trump sobre Biden en 8 puntos porcentuales:

  • el 52% dice que votaría por Trump o se inclina por Trump, y
  • el 44% favorece a Biden.

Pero esa brecha se ha reducido significativamente desde agosto, cuando Pew publicó una encuesta que mostró que Trump estaba 19 puntos por delante de Biden (59% a 40%).

Entre los católicos hispanos, Biden es el candidato preferido, y el 67% dice que votaría por Biden o se inclina por votar por el exvicepresidente, en comparación con el 26% de Trump.

Joe Biden en una parroquia de católicos afroestadounidenses, en el momento del rezo.

La inmigración

John Carr, fundador y director de la Iniciativa sobre el Pensamiento Social Católico y la Vida Pública en la Universidad de Georgetown, dijo a CNN que cree que "el llamado a considerar el carácter y la integridad pesa mucho sobre los católicos" en esta elección.

Carr es un antiguo funcionario de la Iglesia Católica que ayudó a redactar el documento presentado por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos sobre las responsabilidades políticas de los católicos.

Carr se describe a sí mismo como un "católico pro-vida, justicia social y ética coherente" y dijo que votará por Biden. Él decidió hacer público su voto por primera vez en su carrera porque dice que "hay mucho en juego" en esta elección, y quería dar un ejemplo a sus estudiantes de cómo utilizar "los recursos de nuestra fe y las oportunidades para la democracia. para mejorar las cosas".

Carr habló sobre las familias latinas en su parroquia que se han visto afectadas por las políticas de inmigración de Trump y no votarán por el Presidente, y las familias afroamericanas que, según él, "no van a votar por un Presidente que aviva las llamas del racismo". Él dijo que Trump "no ha logrado demostrar el carácter, la integridad, la competencia y el compromiso con los valores de la doctrina social católica que amerita la reelección".

Los católicos son una quinta parte de la población, pero se concentran en focos electorales clave. El Medio Oeste industrial está lleno de católicos mayores, muchos de los cuales crecieron en las familias tradicionales de obreros que ayudaron al triunfo de Trump en Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

Los católicos hispanos son un grupo demográfico en crecimiento, tanto en la iglesia como en política, en estados tales como Arizona, California, Texas y Florida.

Solo el 14% de los votantes católicos dijo que era importante tener un Presidente que compartiera sus creencias religiosas, pero el 62% de los católicos dijo que era muy importante tener un Presidente que viva una vida moral y ética, según una encuesta realizada por el Centro Pew en febrero.

Amy Coney Barrett saluda a un estudiante durante la ceremonia de graduación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame.

La jueza católica

Cathleen Kaveny, profesora de Teología y Derecho en Boston College, advirtió en contra de considerar el aborto como un indicador de cómo votarían los católicos en noviembre.

"El aborto no es el tema principal sobre el que votan los católicos o el que votan los estadounidenses", dijo Kaveny, quien señaló que los católicos son un electorado diverso y están divididos a lo largo de líneas raciales, económicas y educativas "más o menos de la misma manera que el país".

"La Corte Suprema trata de mucho más que el aborto", explicó Kaveny, y agregó que cree que la batalla para confirmar al nominado de Trump "probablemente dividirá aún más a los votantes católicos".

"Las personas que quieren restringir el aborto también quieren socavar y desmantelar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, por ejemplo, que no es consistente con la enseñanza católica y que posiblemente ha hecho más para brindar a las mujeres con embarazos en crisis el apoyo que necesitan para reducir los abortos que cualquier otro tipo de una ley más amplia contra el tema o la criminalización del mismo podría hacer", dijo Kaveny.

Pero el grupo conservador CatholicVote anunció una campaña de US$ 9,7 millones contra Biden dirigida a los votantes católicos en seis estados indecisos: Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona, Florida y Carolina del Norte.

"Creemos que una Presidencia de Biden representa una amenaza existencial para los católicos y para el país", dijo a CNN el presidente de CatholicVote, Brian Burch.

El grupo lanzó un anuncio digital que golpea al candidato demócrata: "Joe Biden obligaría a los católicos estadounidenses a pagar los abortos, sacrificando sus valores católicos para arrodillarse ante la mafia de izquierda".

La campaña comenzó con una compra de anuncios digitales de US$ 350.000 en Pensilvania y Michigan, según el grupo.

La campaña de Biden anunció tres nuevos anuncios centrados en la fe y los valores de Biden, uno específicamente dirigido a los católicos.

Biden con frecuencia enmarca las elecciones de noviembre como una "batalla por el alma de nuestra nación", citando al papa Juan Pablo II en sus anuncios de campaña y regularmente usa el rosario de su difunto hijo en su muñeca.

"Creo que los votantes católicos están buscando una visión para alguien que finalmente pueda unir a la gente", dijo McCarthy.

Señaló que los votantes católicos tienen matices y son holísticos, y se centran en temas como el empleo, la atención médica, la economía y la respuesta a la pandemia de Covid-19.

El director nacional de participación en la fe en la campaña de Biden, Josh Dickson, dijo que el alcance católico es algo en lo que la campaña ha invertido importantes recursos.

La campaña lanzó recientemente "Católicos por Biden" y hay un esfuerzo concertado para involucrar a los votantes católicos en Pensilvania, Ohio, Wisconsin y Michigan. Los esfuerzos de la campaña incluyen "sesiones de escucha con líderes y teólogos católicos" y dirigirse a los votantes católicos con bancos telefónicos.

Mark Shriver, líder de "Católicos por Biden", dijo que los católicos están "buscando compromiso con la decencia, la humildad, el cuidado de nuestra casa común, el medio ambiente, así como el cuidado de nuestros semejantes".

Joe Biden, probable 2do. Presidente estadounidense que profesa el catolicismo apostólico romano.

"Creo que ese es el mensaje que está resonando", dijo Shriver.

El subdirector de campaña de Trump 2020, Justin Clark, dijo a CNN que "el contraste no podría ser más claro" entre Trump y Biden. Describió a Trump como "el Presidente más pro-vida de la historia, un firme defensor de la libertad religiosa y ha nombrado a más de 200 jueces para el tribunal federal".

La campaña dice que ha contratado coordinadores católicos en los estados clave de Wisconsin y Pensilvania, y que a principios de este año lanzó "Católicos por Trump".

En el pasado, los propios demócratas han afirmado durante mucho tiempo que Biden no apoyaba lo suficiente los derechos al aborto, mientras que los republicanos lo han criticado por desviarse de la oposición de la Iglesia Católica al aborto. Algunos obispos estadounidenses le han negado a Biden el rito de la comunión, y las escuelas católicas no le han permitido hablar.

Cuando Biden fue seleccionado en 2016 para recibir uno de los más altos honores que la católica universidad de Notre Dame puede conferir a un católico estadounidense, provocó un alboroto entre algunos en el campus que estaban enojados por su postura sobre el derecho al aborto.

Un grupo de profesores, agrupados en Facultad para la Vida, lo calificó como "una violación escandalosa de la responsabilidad moral de la Universidad". Por voto unánime, el grupo pidió a la universidad que rescindiera el honor a Biden; pero la universidad resistió y otorgó el premio.

La ahora candidata de Trump a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, era profesora en Notre Dame e integraba ese grupo, aunque tres miembros de la facultad dijeron a The Washington Post que ella no participó de la redacción del petitorio ni estuvo presente cuando se realizó la votación.

La campaña de Biden ha pedido, en forma confidencial, evitar cualquier mención de los puntos de vista religiosos de Barrett.

No somos la campaña que ataca la fe de la gente. Hablamos de nuestros valores”, dijo Josh Dickson, un ex republicano que es director de Alcance de Fe de Biden. “Nuestro enfoque está en Donald Trump. Él es quien está en la boleta electoral, y la forma en que actuó y no lideró es importante para las personas de fe”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El voto católico definirá las elecciones en USA, en días de creciente influencia de los laicos católicos en la política estadounidense. No sólo ocurre una mayoría de jueces católicos que integran la Corte Suprema de Justicia, por 1ra. vez en su historia, sino que es posible que el próximo Presidente sea un católico apostólico romano, por 2da. vez en la historia. De todos modos, una pregunta es si todos los católicos opinan igual. Pero también hay una conclusión: la posibilidad de que el triunfo de Biden estreche los vínculos entre Washington DC y Ciudad del Vaticano, recuperando lo que comenzó con Barack Obama.

- Advertisment -

más leídas

En el año de la pandemia cambió la lectura de la Biblia

En la web Religion News se publicaron dos notas de Emily McFarlan Miller que deben relacionarse entre sí para alcanzar una comprensión...

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante ¿Qué es la reactividad emocional?
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.