El denario: La moneda en los días de Jesús

Denario
Denario, la moneda de plata clave en dìas de Jesús.

Hubo un tiempo en el que el denario era el ícono del poder de Roma. Los impuestos se pagaban en denarios y para Roma lo importante era cobrar impuestos para pagar los salarios del Ejército y los gastos del César. Jesús de Nazaret vivió en ese tiempo. Ejemplos:

«Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en 1 denario al día, los envió a su viña
Mateo 20:1

«Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía 100 denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes
Mateo 18:28

«Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario. Entonces les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción? Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Oyendo esto, se maravillaron, y dejándole, se fueron.»
Mateo 22:19-21

«Otro día al partir, sacó 2 denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese
Lucas 10:35

«¿Por qué no fue este perfume vendido por 300 denarios, y dado a los pobres?»
Juan 12:5

«Y oí una voz de en medio de los 4 seres vivientes, que decía: 2 libras de trigo por 1 denario, y 6 libras de cebada por 1 denario; pero no dañes el aceite ni el vino.»
Apocalipsis 6:6

(Traducción de la Biblia Reina-Valera 1960 porque Reina-Valera Contemporánea reemplaza ‘denario‘ por ‘salario de 1 día’.)

denario de Marco Aurelio
Denario de los días de Marco Aurelio Antonino, emperador desde el año 161 hasta el 180. Castigó a los cristianos que no adoraban a los dioses romanos o manifestaban su fe.

La moneda

En los días de Jesús, las monedas de uso frecuente de un ciudadano hebreo podían ser romanas, griegas y/o judías.

Estas 3 clases de monedas eran las principales en Palestina, dominada por los romanos. Además, circulaban monedas fenicias y egipcias.

El Imperio Romano priorizaba

  • cobrar los impuestos y
  • la ‘paz social’.

No se interesaba en imponer un modelo cultural. Por eso los pueblos conquistados podían conservar elementos de su cultura y economía, tal como las monedas de uso local y el idioma/lengua.

Sin embargo, aunque se permitió a numerosas autoridades locales acuñar monedas de bronce, no se autorizó a ninguna autoridad local acuñar monedas de plata.

Solo Roma acuñaba monedas de metales preciosos, y la fábrica de moneda estaba centralizada en Roma durante la república y durante los primeros siglos del imperio.

La emisión de monedas de bronce se puede considerar de poco valor, y de escasa importancia para el gobierno central de Roma, porque los gastos del Estado eran elevados y se podían pagar más fácilmente con monedas de alto valor. Cuanto menos monedas para llegar a un monto de dinero, mejor para la logística y la manipulación del dinero.

Palestina fue conquistada por el Imperio Romano 64 años antes del nacimiento de Jesús. Los romanos permitieron

  • un rey medio judío -Herodes-,
  • el Templo en Jerusalén,
  • las fiestas judías y las peregrinaciones al Templo,
  • sacerdotes judíos y
  • un tribunal de justicia judío llamado Sanedrín.

No obstante, en cuanto a la moneda, la más utilizada, por una cuestión de comercio y geopolítica, era el denario, cuyo ícono era X.

Las monedas

En un principio Roma, como toda antigua civilización, utilizó el trueque para el comercio.

La primera unidad de medida fue la unidad del ganado, llamada ‘pecua’ o ‘pecunia’, que dio origen al término ‘pecuniario’. Todo cambió en el contacto con los griegos, en el siglo V a. C.

Dato: En aquel siglo V a.C vivieron la reina Ester, Malaquías y Jonás, entre otros. Después del tiempo de Nehemías, los persas controlaron Judá por unos 200 años, pero a los judíos no se les molestó. Más tarde llegaron los romanos.

Volvamos a Roma: su sistema monetario inicial fue con lingotes irregulares de bronce y cobre, sin marca o inscripción, llamados ‘aes rude’; su valor dependía del peso: desde los 8 hasta los 300 gramos.

La unidad de medida era la litra o libra: 323 gramos actuales.

Réplica del dracma

El primer vestigio de moneda circular fue el ‘aes’, o ‘as’, desde el año 280 a. C.. El as tenía un símbolo o figura común: I.

Luego, el semis, una moneda de bronce con la cabeza del dios Saturno, su marca era la S y su valor era de 1/2 as o 6 onzas.

El triente o trines equivalía a 1/3 de as, estaba hecha de bronce, con el rostro de la diosa Minerva y su marca eran 4 puntos.

El quadrans, o cuadrante, era la moneda más pequeña; de bronce y el rostro del dios Hércules, su marca eran 3 puntos y valía 1/4 de un as.

Pero la moneda oficial del Imperio era el ‘denario argentum‘, réplica del dracma que circulaba en la Magna Grecia.

Las monedas de cobre se empleaban para las fracciones, por lo que desaparecieron del gran comercio.

Dato: Una fortuna media de Roma en la época era la posesión de 70 talentos, unos 420.000 denarios o 1.680.000 sestercios.

La historia

Palestina no poseía grandes recursos naturales, y tenía considerables porciones de su territorio o muy áridas o desérticas. Su economía se basaba en el comercio, no en la producción. ¿Por qué le interesaba a Roma su control?

Por la geopolítica: era un corredor que comunicaba a Egipto con Roma y el mar Mediterráneo. Cleopatra, reina de Egipto, había sido un problema para Roma. Si faltaba algo: esa vía era vital para el abastecimiento de cereales a la ciudad del César. Palestina también comunicaba al Lejano Oriente con Egipto.

La Palestina romana, estaba dividida en 4 provincias:

  • Galilea, al norte;
  • Judea,
  • Samaria, y
  • Perea, al sur.

Todas ellas alrededor del mar de Galilea, el río Jordán y el Mar Muerto.

Según Tito Livio -autor de una historia de Roma desde su fundación hasta la muerte de Nerón Claudio Druso, en 9 a.C., titulada ‘Ab urbe condita libri’ (‘Desde la fundación de la ciudad’), la acuñación del denario se remontaba al año 268 a.C. y contenía 4,54 gramos de plata.

Lex Flaminia

Para tener en cuenta: la medida estándar utilizados hoy día para los metales preciosos, la onza troy, equivale a 31,10 gramos. O sea que 6,6 denarios pesaban tal como 1 onza hoy.

Medio siglo después, hacia 212 a.C., el denario devino en la base del nuevo sistema monetario romano, sustituyendo al as como moneda de referencia.

El as era de cobre y el denario era de plata: hubo un cambio del patrón monetario.

Para entonces -en verdad desde el año 217 a. C., por imposición de la ‘lex Flaminia’-, la plata contenida en 1 denario fue fijada en 3,90 gramos. Este cambio fue una devaluación del denario en valor plata. Demostración de que la inflación no es un problema exclusivamente contemporáneo.

El valor de la moneda ya no equivalía al de su contenido en metal precioso. El denario, la moneda de referencia, era 1,6 a 2,85 veces más que el del valor de la plata que contenía.

Es más: la utilización creciente de cobre en una aleación con plata para ahorrar metal precioso provocó que los romanos perdieran, en forma progresiva, su confianza en el denario. Pero eso fue más adelante.

Durante los reinados de Valeriano y de Galieno, el denario pasó de la plata a una aleación de plata, cobre y estaño denominada ‘vellón‘.

En el templo

En Judea, los procuradores emitieron pequeñas monedas de bronce para uso local, que tenían el nombre del emperador reinante (u otro miembro de la familia imperial) y el año de reinado, pero no llevaban la efigie imperial ni figuras de seres vivos. Por ejemplo, el stater o estatero y el didracma.

El impuesto del templo era un impuesto religioso en la época del 2do. Templo de Jerusalén. Era un impuesto pagado por todos los judíos como una contribución al mantenimiento del templo.

«Cuando llegaron a Capernaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el impuesto de 2 dracmas y dijeron: ‘¿No paga vuestro maestro los 2 dracmas?‘.»

La moneda que Pedro encontró en la boca del pez era 1 estatero griego (Mateo 17:27). Como el impuesto del templo equivalía a 1/2 siclo, 1 estatero pagaría por 2 personas.

El impuesto del templo era llamado ‘expiación’ (Éxodo 30:15).

La expiación es la eliminación de la culpa o pecado a través de un tercero.

Los precios

El coste de vida en tiempos de Jesús:

1 modius (la unidad de medida típica romana, igual a 6,67 kg con el que se hacían entre 16 y 20 panes) de trigo, 16 ases en Roma, 8 ases en el resto de Italia, 5 a 6 ases en Palestina, 5 a 8 en África, 4 a 8 en Asia Menor, y 4 ases en Egipto. Luego del año 14 d.C. estos precios subieron hasta llegar a duplicarse luego del año 90 d. C.

  • 1 hogaza de pan: 2 ases (1 dupondio) en Roma. En Palestina, de 1 a medio as.
  • 1 sextario de vino común (medio litro): 1 a 5 ases.
  • 1 sextario de buen vino: hasta 30 ases.
  • 1 baño en un baño público: un cuarto de as.
  • 1 túnica: 15 sestercios (4 denarios).
  • 1 burro: 500 sestercios.
  • 1 esclavo: 500 denarios.
  • 1 esclava: 2.000 a 6.000 denarios.

El salario

  • Jornalero: 1 denario por día.
  • Secretario: 15 denarios/mes.
  • Profesor: 12 denarios/mes.
  • Mensajero: 9 denarios/mes.
  • Adivino: 10 denarios/mes.
  • Legionario raso: 10 ases al día (225 denarios/año). 1 denario cada día y medio, o 2 denarios cada 3 días.
  • Guardia pretoriana: 375 denarios/año.
  • Centurión: 3.750 a 15.000 denarios/año.
  • Un pescador en el mar de Galilea, 1 denario cada 2 días, u 8 ases al día.

(Continuará).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.