sábado 5 diciembre, 2020
Inicio Noticias Fin de semana muy agitado para los Caballeros milenarios
ORDEN DE MALTA

Fin de semana muy agitado para los Caballeros milenarios

Por supuesto que el texto de esta nota resulta bastante complejo pero trata de una organización muy antigua, con enormes atribuciones, presupuesto y privilegios, de la Iglesia Católica Apostólica Romana pero a su vez con cierta soberanía en discusión. Su presupuesto anual es de 2.000 millones de euros. Fue el escenario de uno de los momentos más difíciles del pontificado de Francisco, y permanecen quienes están dispuestos a desafiar la autoridad papal. Durante el fin de semana, elegirán al nuevo Gran Maestre y sus colaboradores, y hay batifondo en jerarquías de muy alto nivel, vinculadas a la aristocracia europea. Es cierto que nada tiene que ver con las enseñanzas de Jesús acerca de la sencillez pero tampoco se puede ignorar lo que está sucediendo aquí y ahora:

La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta, es una orden religiosa católica fundada en Jerusalén en el siglo XI por comerciantes amalfitanos.

Amalfi es una comuna y archidiócesis italiana de la región de Campania, a orillas del golfo de Salerno, a 75 km de Nápoles. Amalfi es parte de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

En la cripta de la catedral de Amalfi se encuentran las reliquias de Andrés Apóstol, hermano de Simón Pedro.

La ciudad fue potencia marítima, intercambiando su grano, sal, esclavos e incluso madera traídos desde el interior de Italia, a cambio de dinares de oro de Egipto y Siria, que usaba para comprar sedas del Imperio bizantino que luego eran revendidas en Occidente. Los mercaderes de Amalfi ya empleaban monedas de oro para comprar tierras en el siglo IX, mientras la mayoría de Italia todavía funcionaba a base de trueque.

En los siglos VIII y IX, cuando revivió el comercio en el Mediterráneo, compartió con Gaeta el comercio italiano con Oriente. En 848 d.C. su flota acudió al auxilio del papa León IV contra los sarracenos.

Su insignia es una cruz de ocho puntas u octogonal, tiene las características de una entidad soberana, logró el reconocimiento diplomático de más de 100 países y mantiene un observador permanente en Naciones Unidas.

También consiguió su propio ordenamiento jurídico, sus propios sellos / estampillas, pasaportes y matrículas.

Su importancia hoy día consiste en que es reconocida por las naciones como un sujeto de derecho internacional, con sede en la ciudad de Roma, Italia, en la Via dei Condotti, en el Palacio Magistra, cerca de la plaza de España.

La Villa Magistral del Aventino es su embajada ante la República Italiana.

Ambos inmuebles tienen statu-quo de extraterritorialidad, tal como toda sede diplomàtica.

Gerardo Tum, fundador del ùnico Estado sin territorio, la Orden de Malta.

Historia

En 1048, mercaderes de Amalfi fundaron en Jerusalén un hospital para peregrinos, aprobado por el gobierno del califa egipcio Bomesor Monstensaf, quien les otorgó una licencia para construirlo junto a la Iglesia del Santo Sepulcro.

El lugar fue consagrado a Juan el Bautista, y por eso se llamó, inicialmente, Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

El padre superior del monasterio, Gerardo Tum, es conocido como el fundador de la Orden de Malta.

No se conoce demasiado acerca de Tum. Unos dicen que nació en Amalfi, otros en Martigues -en Provenza-, y otros en Chateau d'Avesnes, en el condado de Henao. Unos dicen que llegó a Jerusalén como comerciante y otros como militar. Pero se hizo cargo del hospital y organizó la orden que fue reconocida por el papa Pascual II en 1113.

Hubo un giro en la organización a partir del nacimiento de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón u Orden del Temple, en 1118: la Orden del Malta también se impuso una misión militar, además de humanitaria para la protección de los peregrinos.

En 1291, con la caída del reino cristiano de Jerusalén, la organización se estableció en la isla de Chipre, luego en la isla de Rodas y más tarde en la isla de Malta, donde se hizo famosa por frenar el avance turco en 1565, aunque tuvo que abandonar la isla en 1798 cuando la ocupó Napoleón Bonaparte.

Hoy día los Caballeros resultan una orden religiosa aristocrática integrada por laicos que opera una amplia organización de ayuda humanitaria en todo el mundo: 13.500 Caballeros y Damas, 120.000 voluntarios y empleados, un complejo de 1.000 hospitales, clínicas y misiones de asistencia en todo el mundo, con un presupuesto de casi 2.000 millones de euros.

Muy interesante: su naturaleza peculiar de entidad soberana supranacional, propia de las órdenes militares del Medievo, nunca ha sido puesta en discusión. Los Estados reconocen su soberanía aún en ausencia de base territorial. Es poder real.

Palacio Magistra, en La Valeta, Malta. Fue construido entre los siglos XVI y XVIII como el palacio del Gran Maestre de la Orden de San Juan.

La organización

El Poder Ejecutivo en la Orden está representado por el Gran Maestre asistido del Soberano Consejo, formado por cuatro Altos Cargos:

  • El Gran Comendador, que es el superior religioso de los Caballeros Profesos y de los Caballeros y Damas de Obediencia. Ejerce la función de Lugarteniente Interino.
  • El Gran Canciller; y Ministro de Asuntos Exteriores, a cargo de las misiones diplomáticas, Ministro de Interior a cargo de las relaciones con las 47 Asociaciones nacionales de la Orden en el mundo.
  • El Gran Hospitalario: Ministro de Sanidad, Asuntos Sociales, Acción Humanitaria y Cooperación Internacional. Coordina y vigila las
  • obras de los Prioratos, de las Asociaciones Nacionales y de las demás estructuras de la Orden.
  • El Recibidor del Común Tesoro: Ministro de Hacienda, dirige la administración de las finanzas y bienes de la Orden.

El Gobierno lo ejercen

  • El Consejo Pleno de Estado, que se reúne para la elección del Gran Maestre y del Lugarteniente del Gran Maestre. Para la elección del Gran Maestre se requiere el voto de la mayoría más uno de los presentes con derecho a voto.
  • El Soberano Consejo, que integran el Gran Maestre, los titulares de los cuatro altos cargos (Gran Comendador, Gran Canciller, Gran Hospitalario y Recibidor del Común Tesoro) y otros seis miembros. Convocado por el Gran Maestre, se reúne en la sede de la Orden al menos seis veces al año y cada vez que lo requieran exigencias singulares.
Albrecht Freiherr von Boeselager, fue el inicio del escándalo que no ha concluido.

El choque

La Orden de Malta quedò enfrentada al Papa Francisco en 2016/2017.

Todo comenzó en diciembre de 2016, cuando el alemán Albrecht Freiherr von Boeselager, Gran Canciller de la Orden de Malta, fue obligado a dimitir por una "situación extremadamente grave e insostenible".

Su superior, el gran maestre Matthew Festing, lo acusó de haber permitido, cuando estaba a cargo de la agencia humanitaria Maltese International, la distribución gratuita de preservativos.

La Iglesia Católica Apostólica Romana se opone al uso del condón como método anticonceptivo y asegura que la abstinencia y la monogamia en las relaciones heterosexuales son la mejor manera de terminar con el VIH/sida… aunque el papa Francisco, ante el riesgo que implica para las embarazadas el virus del zika, aludió a la posibilidad de usar métodos anticonceptivos "como mal menor".

Francisco dejó abierta la posibilidad de usar esos métodos al recordar que el papa "Pablo VI en una situación difícil en África (la guerra en el Congo Belga) permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos en los que fueron violadas".

Von Boeselager asegurò que Festing y el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, un arzobispo untraconservador, delegado papal en de Orden de Malta, sòlo querían ampliar su poder, y apeló la decisión ante Francisco.

Burke ya se llevaba mal con Francisco y había acusado al Papa de ser "demasiado liberal".

El pontífice nombró una comisión de cinco miembros para que investigase las "inusuales circunstancias" del despido del alemán von Boeselager.

El británico Festing se negó a colaborar con la comisión y la denominó "ilegítima". También denunció que era una intervención en los asuntos soberanos de la orden y, desafiante, estableció su propio comité. Una alianza de británico y estadounidense contra un alemán no debería sorprender para los estudiosos de la historia. Pero el Papa argentino no la iba a admitir.

El Vaticano rechazó lo que denominó "su intento de desacreditar a los miembros de la comisión" papal y ordenó a los líderes de la Orden de Malta cooperar con la investigación.

Es muy curioso que todo este tema no aparezca en la historia de la Orden en Wikipedia.

Francisco consolidó su autoridad designando al arzobispo Angelo Becciu como "portavoz exclusivo" del pontífice ante la Orden, una intervención cuestionada por los sectores conservadores de la Iglesia Católica. Estaba claro ya que los preservativos no eran la prioridad. Pero Festing renunció.

Becciu -hoy día cardenal sancionado por el Papa por negocios irregulares con dinero del Vaticano- en aquel momento ejecutó la salida del cardenal Raymond Burke, inicio de una ofensiva general de Francisco contra los grupos conservadores y tradicionalistas.

Conservador cardenal Raymond Leo Burke, con quien el papa Francisco exhibiò su autoridad, con la excusa de la Orden de Malta.

La situación hoy

Los días sábado 7 y domingo 8 de noviembre en la Villa Magistral del Aventino se elegirá a las nuevas autoridades de la Orden. El 'parlamentino' de la Orden, comparable en exclusividad y secreto a un pequeño cónclave de elección de pontífice, elegirá al sucesor de Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, diplomático, religioso, profesor, filólogo, arqueólogo e historiador italiano, príncipe Gran Maestre de la Soberana Orden Militar de Malta, fallecido en abril de un tumor, o a un lugarteniente del Gran Maestre (interino durante un año).

Durante siete meses, la Orden ha sido dirigida en forma interina por el Gran Comendador portugués de 81 años, Ruy Gonçalo do Valle Peixoto de Villas Boas.

En el presente, el delegado especial del Vaticano recién nombrado (ante la destitución de Becciu) es el cardenal electo Silvano Maria Tomasi, quien debe velar por la elección en una Orden que parece que ya no es tan soberana y auditar la reforma comprometida por la Orden para dejar de ser tan soberana.

Fray Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, fallecido Gran Maestre.

Acerca de lo que está ocurriendo en noviembre 2020 en la Orden del Malta, el relato de Salvatore Cernuzio, desde Ciudad del Vaticano, para Vatican Insider, sección del diario La Stampa, de la familia Agnelli (también dueña de Fiat Chrysler):

"(…) En abril hubo "profesos" -hombres célibes que hacen los votos de castidad, pobreza y obediencia, entre los que se elige el Gran Maestre- quienes presionaron para que el Consejo se organizara lo antes posible para cumplir con el artículo 145 del Código de Orden indicando un plazo mínimo de quince días para la elección del titular del Smom (Gran Maestre) y un máximo de tres meses. Por otro lado, algunos Caballeros presionaron para que el Consejo se celebrara después del Capítulo General extraordinario convocado para noviembre de 2020 por Dalla Torre casi 24 horas antes de la muerte.

(…) Uno de los puntos fundamentales se referiría a los requisitos de elegibilidad del Gran Maestre con la eliminación del requisito de origen noble y un reequilibrio de poderes para evitar decisiones contrarias al Consejo Soberano y fomentar una mayor colegialidad. Para algunos Caballeros, por lo tanto, habría sido más lógico proceder con la elección después de que se aprobara la reforma.

El tema está en el centro de una disputa que ha tomado la forma de cartas y apelaciones pidiendo al Consejo que posponga.

La última carta fue firmada por los Caballeros Ingleses, encabezados por el ex Gran Maestre, Matthew Festing, quien renunció en 2017 y nunca ha intervenido públicamente desde entonces, enviada al nuevo delegado Tomasi para pedirle que posponga el importante evento hasta que todos derecho a participar o siempre que se encuentre una plataforma para votar en línea.

El temor, tal como está escrito en la carta, es que "debido al número drásticamente reducido de capitulares profesos", el Gran Maestre "sea elegido por una organización en la que la gran mayoría está formada por no religiosos".

En realidad, con sólo 12 miembros ausentes, también es excesivo hablar de "mayorías" y "números drásticamente reducidos".

En especial porque la Carta Constitucional de la Orden ni siquiera prevé un quórum para la elección del Gran Maestre.

Además, el 7 de noviembre por la tarde ya se ha programado una reunión de los profesos presentes en Roma para votar por un trío de nombres como candidatos al cargo de Gran Maestre.

Las primeras cinco votaciones se centrarán en esa tríada; si no se alcanza la mayoría, se podrá volver a votar, ampliando la elección a todos aquellos que posean los requisitos necesarios. Que, de momento, son 11.

El britànico Matthew Festing aceptò renunciar ante la presión del papa Francisco pero bien podrìa volver a ser candidato a Gran Maestre, impulsado por los Caballeros Ingleses.
  • La rosa de los nombres

Entre ellos destacan los nombres de los ex Grandes Comandantes, Ludwig Hofmann von Rumerstein, Carlo d'Ippolito di Sant'Ippolito, Pierre de Bizemont, profeso francés de 74 años, y sobre todo Marco Luzzago, el más joven de los candidatos. De hecho, la edad será un factor importante en la elección.

Nada prohibiría la reelección de Fra 'Matthew Festing, muy cercano al mundo tradicionalista, que abandonó la escena y se retiró a la vida privada en Inglaterra tras la reyerta de 2016/2017 que comenzó con la expulsión (considerada por muchos "arbitraria") del Gran Canciller, Albrecht Freiherr von Boeselager, por una vieja historia de condones distribuidos en Myanmar.

La polémica adelantada por Festing y el resto de ingleses en la carta a Tomasi parece apoyar la narrativa, arraigada desde hace años en algunas zonas anglófonas y francófonas de la Orden (y alimentada por ellas), acerca de que los "partidos" internos, en primer lugar alemanes, conspiran en las sombras para transformar la institución milenaria en una mera ONG, distorsionada por todos los aspectos religiosos y movida en cambio por intereses económicos, además gestionada por laicos.

  • La confianza suiza

Es en este contexto en el que encaja la crítica mordaz dirigida por ciertos blogs tradicionalistas al nuevo delegado Tomasi, acusado de estar involucrado en el asunto del millonario fideicomiso suizo del que la Orden era uno de los beneficiarios. Una historia que también se remonta a 2017, año en el que el Gran Canciller Boeselager tramitó el expediente relativo a la emisión del Fondo Suizo "Caritas Pro Vitae Gradu Charitable Trust", creado para gestionar unos 120 millones de euros legados por un empresario francés de orígenes suizos a cuatro beneficiarios. Entre ellos, la Orden de Malta.

Caballeros de la Orden de Malta en una reuniòn privada de la milenaria organizaciòn.

El asunto ha estado bajo escrutinio desde 2012, cuando el fideicomiso se mudó de Suiza a Nueva Zelanda por razones fiscales. El cambio de reglas y condiciones había despertado preocupación en el Gran Canciller de la época, Jean-Pierre Mazery, quien había acudido a la Fiscalía de Ginebra pidiendo bloquear el fideicomiso para evitar pérdidas y maniobras ilegales. Al final, se llegó a un acuerdo por el cual la donación se dirigió efectivamente a la Orden en varias cuotas cada año, durante siete años. Monseñor Tomasi, en ese momento observador permanente de la Santa Sede en la delegación de la Naciones Unidas en Ginebra, había intervenido como intermediario del procedimiento con el promotor de justicia.

Varios artículos cuestionaban la legalidad de los fondos, llegando a hablar de blanqueo de capitales y una renta económica para el Vaticano, por lo que la Orden había realizado un 'due diligence' (acuerdo de confidencialidad) con la Cámara de Cuentas (órgano interno que se ocupa de los aspectos económicos) y luego solicitó una revisión independiente de la firma consultora Promontory, con sede en Washington DC. Tras más de 100 documentos consultados y varias entrevistas, ambos análisis dieron un resultado positivo.

"El caso fue armado de manera experta, también por la coincidencia del momento", explica la Orden. “Por un lado, la crisis de la distribución de condones; por otro, supuestos escándalos económicos. Sexo y dinero en una Orden considerada millonaria, excelente material para una novela", corta un Caballero.

Pese a todo, todavía hoy hay quienes apuntan a esta operación como el verdadero motivo del "comisario" querido por el Papa en diciembre de 2016 y gestionado por una Comisión de cinco expertos, encabezada por Tomasi, con la misión de «reunir elementos para informar plenamente y en poco tiempo a la Santa Sede sobre el tema de la "defenestración de Boeselager". Un hecho que también vio entre los protagonistas al cardenal norteamericano Raymond Leo Burke, entonces patrón de la Orden luego despedido con el nombramiento de Becciu como único referente de la Santa Sede.

Las reacciones contra la Comisión Vaticana fueron muy duras por parte del propio Festing quien, en una nota oficial, reclamó la plena autonomía de los Caballeros de Malta y afirmó que la dirección de la Orden no colaboraría de ninguna manera con la Comisión Vaticana, resultado de "un malentendido” de la Secretaría de Estado. En una nota posterior, el ex Gran Maestre también informó que él mismo había creado una contracomisión dentro de la Orden para investigar negocios ilícitos llevados a cabo por algunos miembros del equipo del Vaticano con un Banco de Ginebra. Un intento de "desacreditar sus figuras y su obra", respondió la Santa Sede, rechazando "sobre la base de la documentación en su poder" esta posición. (…)".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por supuesto que el texto de esta nota resulta bastante complejo pero trata de una organización muy antigua, con enormes atribuciones, presupuesto y privilegios, de la Iglesia Católica Apostólica Romana pero a su vez con cierta soberanía en discusión. Su presupuesto anual es de 2.000 millones de euros. Fue el escenario de uno de los momentos más difíciles del pontificado de Francisco, y permanecen quienes están dispuestos a desafiar la autoridad papal. Durante el fin de semana, elegirán al nuevo Gran Maestre y sus colaboradores, y hay batifondo en jerarquías de muy alto nivel, vinculadas a la aristocracia europea. Es cierto que nada tiene que ver con las enseñanzas de Jesús acerca de la sencillez pero tampoco se puede ignorar lo que está sucediendo aquí y ahora:

- Advertisment -

más leídas

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante ¿Qué es la reactividad emocional?

En el año de la pandemia cambió la lectura de la Biblia

En la web Religion News se publicaron dos notas de Emily McFarlan Miller que deben relacionarse entre sí para alcanzar una comprensión...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.