sábado 5 diciembre, 2020
Inicio Ensayos La importancia de la honestidad
LA VERDADERA LEALTAD

La importancia de la honestidad

La lealtad incluye la honestidad. Lealtad no es genuflexión sino que es respeto y fidelidad a los propios principios morales, a los compromisos establecidos o hacia alguien, en el ámbito de la verdad y la transparencia. En teoría es sencillo pero en la práctica resulta complicado. Hay un famoso ejemplo en la Biblia sobre este tema: Si Ananías y Safira hubiesen sido honestos, habrían reconocido que su ofrenda era lo que estaban dispuestos a dar y podían hacerlo con alegría. Su ofrenda sería aceptable ante Dios y otros, incluso si no estuviera a la altura del nivel de generosidad de otros porque lo importante es hacerlo para honra y gloria de Dios. De paso, y considerando las preguntas de algunos lectores acerca de cuál es la iglesia detrás de Tercer Angel: nos declaramos cristianos y, precisamente por esto, para esta historia utilizamos textos diversos, que corroboran el compromiso interdenominacional, acotado a la Palabra de Dios y la Fe de Jesús.

No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.”
Mateo 6:19-21

La honestidad es más que mentir. Es decir la verdad, hablar la verdad, vivir la verdad y amar la verdad”.
James E. Faust

"Seis cosas aborrece el Señor,
y aun siete abomina su alma:
Los ojos altivos,
la lengua mentirosa,
las manos que derraman sangre inocente,
el corazón que maquina pensamientos inicuos,
los pies que se apresuran a correr al mal,
el testigo falso que respira calumnias y
el que provoca discordia entre los hermanos
."
Proverbios 6:17

"Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor.”
Mateo 25:23

"Había cierto hombre llamado Ananías quien, junto con su esposa, Safira, vendió una propiedad;
y llevó solo una parte del dinero a los apóstoles pero afirmó que era la suma total de la venta. Con el consentimiento de su esposa, se quedó con el resto.
Entonces Pedro le dijo: «Ananías, ¿por qué has permitido que Satanás llenara tu corazón? Le mentiste al Espíritu Santo y te quedaste con una parte del dinero.
La decisión de vender o no la propiedad fue tuya. Y, después de venderla, el dinero también era tuyo para regalarlo o no. ¿Cómo pudiste hacer algo así? ¡No nos mentiste a nosotros sino a Dios!».
En cuanto Ananías oyó estas palabras, cayó al suelo y murió. Todos los que se enteraron de lo sucedido quedaron aterrados".

Ananías y Safira

Kayla Alphonse, pastora de la Primera Iglesia de los Hermanos de Miami, en el Distrito del Atlántico Sudeste, escribió en Messenger, la comunicación de Church of the Brethren (Iglesia de los Hermanos):

"(…) En la escuela secundaria, aprender a ser amable y usar el tacto me quitó el mordisco de la franqueza sin filtros de mi juventud. Desarrollé tacto con el tiempo. Aprendí a considerar mis palabras y mi tono, y su idoneidad para el contexto en el que me encontraba. Esta habilidad me permitió navegar conversaciones con diversos grupos de personas, por lo que me siento bendecido.

Pero, junto con la bendición que me brindó con esta habilidad, surgió un problema. El efecto secundario involuntario del tacto es su potencial para difuminar las líneas de autenticidad en aras de apaciguar a los demás. Hubo momentos en los que mi mensaje se perdió mientras era diplomático, dejándome preguntarme más tarde: "¿Ese era yo?".

En la escuela o en el trabajo, muchas interacciones implicaron el sacrificio de piezas de autenticidad para no ofender a otra persona. Otros encuentros me animaron a presentar mi mejor yo, incluso si no estaba en mi mejor momento (todavía), para que la gente pudiera identificarse conmigo y alejarse pensando: "¡Esa es una buena persona!".

Entonces, a la luz de mi propia experiencia, puedo entender a Ananías y Safira. Su historia se encuentra en Hechos 5. Esta pareja ha quedado impresa en la historia bíblica como avariciosa y malvada, pero creo que es demasiado fácil caricaturizarlos de esta manera. Perdemos algo importante de sus vidas si evitamos ver nuestra humanidad en su historia. La mejor manera de ver a esta pareja es verlos como uno de nosotros, vernos a nosotros mismos como Ananías y Safira.

Tanto Ananías como Safira querían mostrar a sus compañeros creyentes lo mejor de sí mismos, lo más generoso que eran. Siguiendo el ejemplo de Bernabé (Hechos 4:37) y otros, Ananías vendió su tierra con la intención de dar el dinero de la venta a los apóstoles, quienes luego lo distribuirían entre quienes lo necesitaran. Antes de que Ananías ofreciera el dinero de la venta, había un acuerdo entre él y su esposa, Safira, de que parte de la ganancia la retendrían para ellos.

Si bien no sabemos si este entendimiento fue hablado o implícito, sí sabemos que Ananías consideró un acuerdo de que su oferta de ofrenda (a la comunidad cristiana) incluía toda la ganancia obtenida por la venta de su tierra. Pero, luego, solo puso una parte del ingreso por la venta.

A pesar del gesto de deferencia de Ananías, Pedro lo llamó por su engaño. Preste atención a esto: Ananías no fue reprendido por cuánto dio o retuvo. Pedro llamó a Ananías por la fachada engañosa que puso ante la asamblea. Pedro le recordó a Ananías que nadie lo obligó a vender su tierra; él eligió hacerlo. Nadie le exigió que ofrendara a los apóstoles todo lo recaudado; él era libre de defender su decisión de retener una parte de las ganancias para su hogar. Pedro le pregunta a Ananías por qué engañó y le informa que le mintió a Dios cuando decidió mentir a sus hermanos en la fe.

Cuando Pedro más tarde le preguntó a Safira sobre la ofrenda, Safira continuó con igual relato, diciendo que el dinero ofrecido era, de hecho, todas el dinero de la venta de la tierra.

Ananías y Safira cayeron y murieron cada uno después de que se enfrentaron a su engaño. Una vez más, su pecado no fue quedarse con una parte de sus ganancias. Su pecado fue no ser honestos. Se negaron a ser honestos ante Dios para obtener la aprobación de sus compañeros. Dios, que odia el engaño (Prov. 6:17), habría sido honrado con su honesta ofrenda, incluso si sus compañeros creyentes no se hubieran impresionado mucho porque no dieron todo. El deseo natural de una evaluación favorable de parte de nuestros compañeros puede privarnos de experimentar la libertad de ser genuinos ante Dios cada vez que nos inclinamos hacia el engaño.

Cuando mentimos, morimos. Quizás no literalmente, pero cuando se sacrifica la autenticidad, una parte de nosotros muere, incluso si no estamos atrapados en nuestro engaño. El Espíritu de Dios se apaga dentro de nosotros porque Dios odia las mentiras, incluso las bien intencionadas. Aunque hay historias bíblicas en las que el engaño parece interpretarse de manera favorable, Dios, que es justo, declara odio hacia la mentira. Eso es parte de la naturaleza de Dios que todos heredamos, porque también odiamos las mentiras, excepto quizás cuando nos benefician a través de la aprobación o la ganancia material.

Si somos honestos, sabemos que necesitamos la gracia de Dios todos los días para ser auténticos en nuestra vida. Ninguno de nosotros quiere asumir una reputación de santidad sin vivir la realidad de ella. Deseamos honestidad porque la honestidad nos lleva a la verdad que nos libera: tú eres un desastre y yo también. No te ofendas; ¡Solo lo digo como es! 1 Juan 1 nos recuerda que debemos ser honestos con nosotros mismos. Si afirmamos que no tenemos culpa (pecado), nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros (1 Juan 1:8).

Sin embargo, es por gracia que somos salvos, y esto no es de nosotros mismos, es el regalo de Dios (Efesios 2:8). ¡Gracias a Dios! (…)".

"Como tres horas más tarde, entró su esposa sin saber lo que había pasado.
Pedro le preguntó:
—¿Fue este todo el dinero que tú y tu esposo recibieron por la venta de su terreno?
—Sí —contestó ella—, ese fue el precio.
Y Pedro le dijo:
—¿Cómo pudieron ustedes dos siquiera pensar en conspirar para poner a prueba al Espíritu del Señor de esta manera? Los jóvenes que enterraron a tu esposo están justo afuera de la puerta, ellos también te sacarán cargando a ti.
Al instante, ella cayó al suelo y murió."

Otro enfoque

Acerca de esta misma historia, el Proyecto de la Teología del Trabajo reflexionó:

"La muerte de Ananías y Safira (Hechos 5:1–11) es espantosa y desconcertante. Los dos, una pareja de esposos, venden una parte de su propiedad y dan públicamente lo recaudado a la comunidad. Sin embargo, guardan en secreto una parte del dinero para ellos mismos. Pedro se da cuenta del engaño y los confronta a cada uno por separado y con solo escuchar la acusación, caen muertos instantáneamente.

Para nuestra perspectiva, su destino parece fuera de proporción respecto a su infracción. Pedro reconoce que no tenían ninguna obligación de donar el dinero diciendo, “Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder?”. La propiedad privada no se ha abolido e incluso los que son parte de la comunidad del amor por el prójimo pueden decidir legítimamente si conservan los recursos que Dios les ha confiado. Entonces, ¿por qué la mentira acerca del dinero causó la muerte instantánea?

(…) Parece, fundamentalmente, que la transgresión de Ananías y Safira es ser miembros falsos de la comunidad. Como lo plantea el erudito Scott Bartchy, “al mentir para obtener una honra que no habían ganado, Ananías y Safira se deshonraron y se pusieron en vergüenza como patrones y además, demostraron que no pertenecían a la comunidad, no eran de la familia” Los dos son tanto avaros como impostores. (…)".

También reflexionó Moisés Marroquín D.:

"Querían ser reconocidos como personas muy generosas y respetadas en la congregación.
Querían tener un nombre, a expensas de una mentira, según ellos pequeñita.
Algunos pensarán, que a Pedro o bien a Dios, se le fue la mano. ¿Por qué tuvo Dios que matar a ambos? ¿Era tan grave su pecado? Nosotros podríamos pensar: ¡Esto está desproporcionado!

Ahora, ¿Qué piensa usted?

En todo el Nuevo Testamento la ofrenda es un voto voluntario, a nadie se le obliga a ofrendar. El pecado manifiesto fue: “Mentir”.
Ellos fingieron traer públicamente el valor integro por la venta de la heredad. Sin embargo, esta fue solo la manifestación exterior. El pecado mayor fue la hipocresía, causado por un deseo de alcanzar una posición espiritual. Ellos buscaban la aprobación de los hombres
.

El Señor Jesús, una y otra vez denunció la hipocresía de los fariseos y de los escribas, y advirtió a sus discípulos en cuanto a ese pecado. Mateo 6: 1-6 y 16: 18. También advirtió que el infierno está lleno de hipócritas. Mateo 24: 51 dice: Lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas allí será el lloro y el crujir de dientes.

Otro punto importante que observamos en este relato. Fue la percepción, espiritual que tenía Pedro. Al estar lleno del Espíritu Santo. Él le reveló el proceder incorrecto de esa pareja. (…)".

Denario de plata de los días de Jesús, de 2,8 gr. Anverso: César Tiberio dibujado como Augusto. "TI CAESAR DIVI AVG F AVGVSTVS". Reverso: Livia como Pax, sentada a derecha, con cetro largo y ramita de olivo. "PONTIF MAXIM".

Conclusiones

"5 Cosas que Dios Nos Enseña en las Trágicas Muertes de Ananías y Safira", escribió JD Greear:

La historia de Ananías y Safira en Hechos 5 nos permite saber que a pesar de la explosión de crecimiento de la iglesia cristiana inicial, tuvieron momentos de debilidad, incluso pecados serios. Creo que sus muertes sirven como una advertencia a la Iglesia de hoy, y que Dios tiene mucho que enseñarnos a nosotros, si estamos dispuestos a escuchar:

  • En la iglesia, hay dos tipos de personas, y es casi imposible distinguirlos desde el exterior. (…)
  • No podemos escondernos de Dios. (…)
  • Cuanto más cerca estamos de la gracia, mayor es la ofensa del pecado. (…)
  • El temor es parte de la adoración. (…)
  • El pecado es un asunto muy serio para Dios. (…)

No debemos hacer la pregunta, “¿Por qué murieron?” En cambio, debemos preguntarnos: “¿Por qué permanecemos con vida?”

Sí, Dios es paciente con nosotros y lento para la ira. Pero como dice RC Sproul, nos olvidamos de que la paciencia de Dios está diseñada para conducirnos al arrepentimiento, no para volvernos más descarados en nuestro pecado. Si Jesús realmente pasó por el tormento del infierno de la cruz para redimirnos, y descuidamos eso en realización de nuestro pecado, ¿Cómo será cuando estemos delante de Dios? (…)".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La lealtad incluye la honestidad. Lealtad no es genuflexión sino que es respeto y fidelidad a los propios principios morales, a los compromisos establecidos o hacia alguien, en el ámbito de la verdad y la transparencia. En teoría es sencillo pero en la práctica resulta complicado. Hay un famoso ejemplo en la Biblia sobre este tema: Si Ananías y Safira hubiesen sido honestos, habrían reconocido que su ofrenda era lo que estaban dispuestos a dar y podían hacerlo con alegría. Su ofrenda sería aceptable ante Dios y otros, incluso si no estuviera a la altura del nivel de generosidad de otros porque lo importante es hacerlo para honra y gloria de Dios. De paso, y considerando las preguntas de algunos lectores acerca de cuál es la iglesia detrás de Tercer Angel: nos declaramos cristianos y, precisamente por esto, para esta historia utilizamos textos diversos, que corroboran el compromiso interdenominacional, acotado a la Palabra de Dios y la Fe de Jesús.

- Advertisment -

más leídas

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante

Vivir a la defensiva: razones y costos del enojo constante ¿Qué es la reactividad emocional?

En el año de la pandemia cambió la lectura de la Biblia

En la web Religion News se publicaron dos notas de Emily McFarlan Miller que deben relacionarse entre sí para alcanzar una comprensión...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.