jueves 9 julio, 2020
Inicio Noticias Ni Trump es Abraham ni Netanyahu es Isaac ni Ezequiel 36 es...
FALSA PAZ PARA MEDIO ORIENTE

Ni Trump es Abraham ni Netanyahu es Isaac ni Ezequiel 36 es hoy

Muchos devotos evangélicos, judíos y católicos se encuentran entusiasmados por un proyecto de Donald Trump que, según ellos, provocaría la paz en Jerusalén. Sin embargo, hay sólidos argumentos para temer el fracaso de la iniciativa que es muy condicionada por el año electoral en USA, y necesidades domésticas de Israel. Ahora bien, invocar el cumplimiento de Ezequiel 36 en todo ese diseño, resulta temerario.
por EDGAR MAINHARD

El plan de paz para Medio Oriente, del que tanto se habla en la prensa global durante la última semana de enero 2020, tiene 4 dimensiones diferentes:

  • Un enfoque geopolítico, que consiste en una decisión de Donald Trump de disputar espacios a Rusia en el Cercano y Medio Oriente, retomando una idea de Alemania en los años '80 acerca de la creación de un mercado económico común en la región. Rusia ha consolidado su presencia en Siria, tiene influencia sobre Irán, y así consigue autoridad en Irak y Líbano. También mantiene un acuerdo creciente con Turquía. La idea de Trump consiste en, sobre la base del alineamiento de Israel con las naciones islámicas suníes, articular un frente común contra la amenaza iraní-chií.
  • Un enfoque político doméstico estadounidense tradicional: en Washington DC se afirma que cuando un Presidente encuentra obstáculos siempre enuncia un plan de paz para Medio Oriente. En estos tiempos cuando Trump quiere silenciar la vigencia de intento de juicio político o 'impeachment' en contra suyo, le resulta oportuno enunciar el supuesto plan de paz que le permite ratificar su adhesión a Israel como aliado en la región y así consolidar el voto judío para los comicios de noviembre, cuando se decidirá si logra otro mandato. Trump acaba de avanzar en la consolidación del voto evangélico participando en forma personal de la Marcha por la Vida, entre otros gestos a esos electores.
  • Un enfoque económico que consiste en promover obra pública y privada en un posible espacio regional pacificado. El interés estadounidense ya se había mencionado en 2017 cuando el yerno de Trump, Jared Kushner, y quien era un colaborador decisivo de Trump en aquellos días, Steve Bannon, ofrecieron una cena privada con los principales líderes de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. El encuentro fue muy comentado en USA porque durante el ágape por negocios, Kushner y Bannon se enteraron del plan de saudíes y emiratíes para imponer un bloqueo a Catar, que acababa de rechazar una oferta de negocio de bienes raíces realizada por la familia Kushner. De hecho, el 21/06/2017, cuando Kushner llegó a Oriente Medio para reunirse -con escaso éxito- con Benjamín Netanyahu y el líder palestino Mahmud Abás, el veterano negociador palestino Saeb Erekat le dijo a Kushner, según el libro de Vicky Ward ("Kushner, Inc."), que sentía que estaba tratando con agentes inmobiliarios y no con funcionarios estadounidenses. “Con los políticos, Uds. no han logrado la paz con los políticos. Quizá necesiten un agente inmobiliario”, le respondió Kushner, heredero de una fortuna inmobiliaria en Nueva Jersey.
Jared Kushner e Ivanka Trump, hija de Donald Trump.
  • Un enfoque teológico, a propósito de una tendencia de cristianos neopentecostales, cuyos líderes más importantes simpatizan con Trump, acerca de la necesidad impostergable de promover el reino de Dios en esta tierra durante la presente generación. Adalid de esta corriente de opinión es el teólogo Peter C. Wagner, iniciador de la Nueva Reforma Apostólica y la Coalición Internacional de Apóstoles (International Coalition of Apostoles), detallada en 2006 en su libro "Apostoles Today" (Apóstoles Hoy). Un simpatizante suyo, George Otis Jr., quien realizó varios videos esenciales para el movimiento acerca de las Transformaciones que deben protagonizar los fieles, menciona la “transformación espiritual (crecimiento de iglesia y de la moralidad publica), transformación económica, transformación educativa, transformación familiar, transformación de los medios y del arte, transformación gubernamental. Esto puede aplicarse a barrios, ciudades, regiones y naciones”. La meta de los autodenominados "apóstoles" es provocar en su ciudad, país, continente y mundo una transformación que bien podría resultar en una Teocracia, que promueva el reino de Dios en la Tierra.

Debe considerarse que este movimiento promueve un Nuevo Orden a partir del establecimiento del reino de Dios “aquí y ahora”. De acuerdo a varios teólogos, su meta a cumplir es gobernar a las naciones y luego regresará el Mesías. (Según la Biblia, hubo profecías condicionales al respecto cuando Israel era el 'pueblo elegido' y Salomón lideraba la meta de convertir a Jerusalén en ejemplo para todos, pero ni Israel ni Judá cumplieron su parte y les fue quitado el privilegio que se ofreció a todo pueblo, nación, tribu y lengua).

La Nueva Reforma Apostólica incorpora un concepto no bíblico llamado "guerra espiritual" que consiste en que, por ejemplo, a medida que sus apóstoles vayan tomando posesión de los territorios, las fuerzas diabólicas tendrán que retirarse; hasta que, al final, todo el mundo estará sometido a ellos, y así establecerán el reino de Dios en la Tierra.

El enfoque es funcional tanto al sionismo que conduce Israel, y mantiene su reclamo de 'pueblo elegido'; como al liderazgo de la Iglesia Católica Apostólica Romana, que mantiene su ambición de recuperar antiguas influencias hegemónicas sobre las naciones.

Jerusalén, ciudad de controversias interminables, reivindicada
por judíos, musulmanes y cristianos.

La profecía

Así, después de tres años de promesas, el presidente Trump anunció su "Acuerdo del Siglo", de 181 páginas, para lograr la paz entre Israel y Palestina, acompañado por un sonriente primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu ("Usted ha sido el mejor amigo que Israel ha tenido en la Casa Blanca. Ha habido otros, pero ni siquiera está cerca", le dijo a Trump), y la ausencia de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

Precisamente Abbas rechazó de inmediato el plan, que los palestinos ya habían declarado "muerto antes de llegar".

Pero la aceptación de Netanyahu fue entusiasta, y la de su opositor doméstico, Benny Gantz.

Trump cuenta con el apoyo de Omán, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y, probablemente, Egipto y Jordania.

Él pretende conseguir la adhesión palestina a cambio de US$ 50.000 millones en inversiones.

Luego, en un rol de contemporáneo Nabucodonosor II, él se vanaglorió: "Todas las generaciones anteriores de Lyndon Johnson lo intentaron y fracasaron amargamente. Pero no fui elegido para hacer cosas pequeñas, o bien evitar grandes problemas".

Uno de los aspectos más polémicos del diseño es que Jerusalén seguiría siendo la capital indivisa de Israel (hoy día sólo reconocida por USA y un puñado de otros países). Al mismo tiempo, al otro lado del muro de separación, Jerusalén Este se convertiría en la capital del Estado palestino, donde USA construirá otra embajada. O sea que Jerusalén tendría dos embajadas estadounidenses, y la ciudad se asemejaría a la Berlín durante la Guerra Fría.

Los residentes palestinos en Jerusalén al otro lado del muro tendrían la opción de convertirse en ciudadanos palestinos, ciudadanos israelíes o permanecer como residentes permanentes.

Israel ejercería el control de la seguridad sobre los lugares sagrados de Jerusalén, mientras que Jordania mantendría su autoridad sobre el Monte del Templo y la Mezquita al-Aqsa. A los peregrinos musulmanes se les garantizaría el acceso.

Según Trump, las leyes nacionales de ambos territorios deberán reflejar los derechos humanos y la libertad de religión.

"Es hora de que el mundo musulmán corrija el error que cometió en 1948, cuando atacó en lugar de reconocer a Israel", dijo Trump. "Si elige el camino hacia la paz, estaremos allí para ayudarlo en cada paso del camino".

Joel C. Rosenberg, cofundador de la Alianza para la Paz de Jerusalén, estaba encantado con la novedad.

"Fue una excelente ceremonia de lanzamiento", dijo él, "dramática, sorprendente y controvertida".

Joel C. Rosenberg, quien acostumbra llevar a líderes evangélicos estadounidenses
a visitar al príncipe saudita Mohammed Bin Salman, y otros líderes de la Casa Real.

Rosenberg es un estratega de comunicaciones estadounidense hijo de padres agnósticos que se convirtieron en cristianos cuando él era niño y él se bautizó a los 17 años pero ahora se identifica como un creyente judío en Jesús. En su rol de consultor de comunicación política trabó relación con Netanyahu, quien le aportó mucha de la información sobre el Medio Oriente que utiliza en su libros, según Rosenberg.

Autor de la serie 'Last Jihad' (La Última Jihad), encadenó varios bestsellers que, además, lo hicieron millonario.

Rosenberg cree que la humanidad está viviendo en los tiempos finales.

Sin embargo, a él lo entusiasmó el renacimiento de Israel en 1948, porque sería el cumplimiento de una de las "profecías principales" del Antiguo Testamento: Ezequiel 36.

"Entonces las naciones vecinas que hayan sobrevivido sabrán que yo, el Señor, reedifiqué lo que estaba en ruinas y volví a sembrar la tierra baldía. Pues yo, el Señor, lo he dicho, y cumpliré mi palabra."

EZEQUIEL 36:36

La interpretación de Rosenberg lo lleva a señalar que Vladímir Putin es el enemigo: "El futuro malvado líder de Rusia formará una alianza con Irán, Turquía y otros países hostiles para venir y rodear y atacar a Israel en los últimos días".

Vladimir Putin es más peligroso para USA y nuestra forma de vida que el Islam radical. Y no creo que la mayoría de los estadounidenses lo procesen de esa manera", es otra frase de Rosenberg, quien a pedido a los cristianos que oren por la paz en Jerusalén y las naciones y tierras circundantes.

Ahora, ante el anuncio de Trump, el autor más vendido de ficción política inspirada en 'los tiempos del fin', afirmó que muchos evangélicos estarán "entusiasmados".

Según él, hay un riesgo: la comunidad de colonos de Israel, porque "ellos quieren todo".

Más de 600.000 judíos israelíes viven en asentamientos dispersos en Cisjordania y el este de Jerusalén, y han rechazado el acuerdo porque reclaman la anexión inmediata y unilateral de Palestina.

Luego, planteó otra duda: "Pero como leí en el libro de Éxodo, no puedo evitar preguntarme si Dios acaba de endurecer el corazón de Abbas", en referencia al jefe de la Autoridad Palestina.

Nabucodonosor II, rey del Imperio Babilónico.

Ezequiel 36

El profeta Ezequiel comenzó su ministerio en días agitados. El reino norte de Israel había desaparecido hacía más de 100 años, y se aproximaba rápidamente la caída de Judá, donde él había nacido.

Ezequiel nacío en días del rey Joacim, hermano y sucesor de Joacaz, y vasallo del faraón Necao II, hasta que Nabucodonosor II arrasó con el egipcio en la batalla de Carquemis. Joacim murió durante el primer asedio de Jerusalén, asesinado por judíos partidarios de someterse al rey medo.

Le sucedió Joaquín, quien duró tres meses en el trono, Nabucodonosor II saqueó Jerusalén, y deportó a miles de notables incluyendo a Daniel, sus amigos y Ezequiel. Todos esos acontecimientos fueron profetizados por Jeremías, quien pedía aceptar que Nabucodonosor II era parte de un plan de Jehová. Pero su mensaje fue rechazado por los dignatarios judíos.

El final llegó con el sucesor de Joaquín, Sedequías, quien incumplió un compromiso con Nabucodonosor.

El templo fue quemado y Jerusalén destruida.

Los mensajes del libro de Ezequiel aclaran el propósito de Dios para con su pueblo en el trance amargo del cautiverio babilónico. El 'pueblo escogido' no había alcanzado las metas que Dios le había propuesto como nación, y había que enseñarle lecciones de humildad, obediencia y cooperación con Dios. Fue el motivo de la adversidad por haberse rehusado aprender durante los tiempos de prosperidad.

Pero había una promesa de restauración de Israel, que profetizó Ezequiel y que se cumplió en días del rey Ciro, con Esdras y Nehemías como líderes judíos, quienes construyeron el 2do. Templo, que fue el que quemaron los romanos siglos después, tal como lo profetizó Jesús, un personaje no menor que ocurrió en el medio, para anunciar que ya no había 'pueblo elegido' sino redención para todo aquel que creyera y se arrepintiera.

¿Qué tonterías presenta el tal Rosenberg? Carece se sustento bíblico su afirmación.

Pesimismo

Muy diferente fue la opinión de Salim Munayer, jefe del Ministerio de Reconciliación de Musalaha, con sede en Jerusalén, quien durante todo 2019 celebró muchas sesiones sobre la paz entre musulmanes, cristianos y judíos.

"Los problemas son claros: los israelíes quieren seguridad y los palestinos quieren justicia. Ningún líder palestino puede aceptar este acuerdo, porque no satisface nuestras necesidades básicas", pronosticó.

  • La cuestión de los colonos judíos que se trasladan a barrios árabes queda sin resolver.
  • Los refugiados merecen el derecho de retorno, pero quedan fuera de esta propuesta.
  • El Valle del Jordán es esencial para la expansión de la población palestina, su desarrollo agrícola y el suministro de agua.
Muro que separa al territorio de Palestina e Israel.

No puede obviarse el contexto doméstico de Israel: el plan fue lanzado el mismo día que Netanyahu fue acusado de corrupción.

Luego, algo que es elemental: no hay paz sin reconciliación.

Por si faltara algún ladrillo flojo en este muro: el mismo Trump que ofrece US$ 50.000 millones a los palestinos para construir obra pública es el Trump que quitó los fondos para los hospitales palestinos meses atrás: ¿estará anunciando como nuevo aquello que restó?

Daoud Kuttab, periodista palestino y secretario del Consejo Evangélico de Jordania, en Ammán, dijo que el contenido "sonaba más como un dictado de rendición que un plan de paz".

"El hecho que de 13 millones de palestinos, los estadounidenses no pudieron encontrar a ninguno para asistir [al anuncio en la Casa Blanca] dijo mucho acerca de su unilateralidad", le dijo él a Christianity Today, publicación que realizó un completo sondeo de opiniones acerca de este tema.

Kuttab rescató el proyecto del túnel Gaza-Cisjordania, que pondría fin a la separación de los dos territorios -Israel está en el medio-, en vez de los otros contenidos que no otorgan a Palestina una independencia real "y permite que Israel controle las fronteras, el aire y el mar, y [las fuerzas de seguridad israelíes] pueden ingresar a Palestina en cualquier momento".

En cambio, favorable al plan de Trump se manifestó Gerald McDermott, líder anglicano en la Escuela de Divinidad Beeson, que es la facultad de teología de la cristiana Universidad de Samford, autor de "El Nuevo Sionismo Cristiano: Nuevas Perspectivas sobre Israel y la Tierra". Según él, Trump ofrece "una oportunidad realista para una solución de dos estados", dada su oferta de "gran economía ayuda y una capital de Jerusalén".

Además, "por primera vez, existe un considerable apoyo árabe para un acuerdo iniciado por USA (Emiratos Árabes Unidos, Omán, Bahrein y Egipto). Todos estos estados están cansados ​​del rechazo palestino".

No hay ninguna razón teológica por la cual Israel no pueda comprometerse con los árabes. Tanto Abraham como Isaac lo hicieron", agregó.

Diferente a él opinó Yohanna Katanacho, pastora palestina y decana académica del Colegio Evangélico de Nazaret, para quien no se necesita un "profeta" para saber que el plan de Trump está "destinado al fracaso" porque "no lo está abordando desde la perspectiva de la humildad".

En la página web cristiana Come and See, ella advirtió:

La paz política es sin duda necesaria, pero no se puede lograr sin una base moral sólida enraizada en la justicia, la igualdad y el amor. (…) El plan de Trump no promueve una política de amor sino de temor de los palestinos. El amor respeta, escucha y sufre por el bien de la justicia. El amor no busca acuerdos, sino relaciones saludables".

Lisa Loden, copresidenta judía mesiánica de Iniciativa de Lausana para la Reconciliación de Israel-Palestina, afirmó: "Mi reacción fue de profunda tristeza, dolor y pena por lo que este plan podría significar para la gente de esta región. La continuación del control israelí sobre las vidas de los palestinos y, de acuerdo con el plan, la militarización en curso de esta y futuras generaciones de israelíes que continuarían ejerciendo ese control, es una situación insostenible que resulta en un trauma colectivo para ambas partes. (…) Me llamó la atención la ausencia total de cualquier nombre de ciudad palestina en el mapa" (N. de la R.: el plan tiene un mapa).

El mapa de Israel y Palestina que presentó Donald Trump.

Ella dijo: “Mi expectativa es que los evangélicos que actualmente apoyan a Israel en general estarán bastante satisfechos con este plan. Un número significativo pensará que este plan no llega lo suficientemente lejos y que, en última instancia, toda la tierra debería pertenecer a Israel. Por otro lado, los evangélicos que apoyan al pueblo palestino serán devastados por el apoyo casi unilateral de las posiciones de Israel".

Ibrahim Nseir, pastor sirio de la Iglesia Presbiteriana de Alepo, relexionó: “No puedes hacer las paces de esta manera. La paz no es una decisión. Es un proceso y una forma de caminar juntos. Esto es más un acuerdo comercial que una propuesta de paz. ¿Dónde está la justicia? … Debe haber confesión de los pecados del pasado, pero aquí nadie dice que hicieron algo malo. Cristo pagó por nuestros pecados en la cruz. ¿Pero quién en este plan pagará el precio por los pecados del conflicto israelí-palestino?".

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

más leídas

Argentina en cuarentena: Aumentaron 48% las llamadas al 144 (violencia de género)

Argentina 2020: Hubo un 48% más de llamadas al 144 durante el confinamiento, lo que demuestra que las desigualdades son todavía profundas...

Disputas en la tierra que dilapidó el otro Israel

El rey Salomón (o Jedidías),​ hijo del rey David, fue el 3er. y último monarca del reino unido de Israel, antes de...

Efecto colateral del coronavirus: disminuyen los chequeos de rutina

Efecto colateral del coronavirus: disminuyen los chequeos de rutina y preocupan los riesgos cardiológicos, oncológicos y neurológicos. Por miedo...

4 lecciones para los cristianos tras el mes del orgullo LGBT

4 lecciones para los cristianos tras el mes del orgullo LGBT, concretamente después del 28 de junio (Día Internacional del Orgullo LGBT).
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.