jueves 22 octubre, 2020
Inicio Ensayos Pablo y la participación femenina en la Iglesia
LIDERAZGO E IGUALDAD

Pablo y la participación femenina en la Iglesia

En medio de los debates que surgen alrededor de la cuestión del rol que debe ocupar la mujer en el funcionamiento de una comunidad religiosa, suelen aparecer interpretaciones variadas de textos paradigmáticos como 1 Timoteo 2:11-15. Una vista panorámica del contexto en el que fue escrito permitirá arribar a conclusiones fiables sobre las cuales construir una eclesiología bíblica y saludable.

En las sinagogas judías de la época de Jesús había un recinto llamado mejitsá. Se trataba de un espacio reducido, a un costado o al fondo del edificio, destinado a las mujeres. 

Aunque no estaban obligadas a asistir al servicio religioso, se les permitía concurrir y participar desde ese lugar apartado para no causar distracciones o interferir en el desarrollo armonioso del culto, el cual tenía al elemento masculino como componente principal. 

Esta, al igual que otras tantas costumbres, era parte del conjunto de prácticas que el Maestro repudiaba de la tradición judaica, la cual invalidaba el mandamiento de Dios y enseñaba mandamientos de hombres como doctrinas (Mateo 15:6, 9). 

Hoy, dos mil años más tarde, se sigue debatiendo sobre la participación femenina en la iglesia. 

Mucho se discute sobre las mujeres pero, lamentablemente, pocos mensajes son orientados hacia las mujeres, quienes resultan las mayores perjudicadas por las posturas de algunos dogmáticos y cortos de vista espiritual. 

Es por eso que este artículo sigue un orden sinagogal a la inversa: se dirige a la mujeres en primer lugar (aunque sería útil que los varones escuchen atentamente desde el fondo).

Son ellas las que merecen, antes que nada, un esclarecimiento de ciertas cuestiones en relación al rol femenino en la comunidad eclesiástica, cuestiones que se suelen presentar difusas o se tratan muy por encima. 

Restos de una antigua sinagoga en Éfeso. Los cristianos en su primera etapa eran algo así como una secta judía, y asistían a las sinagogas y al templo en Jerusalén los sábados. Los judíos tenían restricciones acerca de la participación de las mujeres en la adoración que no debían tener los cristianos.

Cada texto en su contexto

El pasaje de 1 Timoteo 2:11-15 contiene uno de los razonamientos teológicos más controvertidos del apóstol Pablo.

Con frecuencia se lo utiliza para probar que la Biblia es un libro machista, lo cual es una acusación muy grave en una sociedad como la actual, en la que estos temas son muy sensibles de tratar.

Pero, antes de adentrarse en el análisis del texto, es necesario conocer las características socio-culturales de sus destinatarios originales. 

Pablo escribe a Timoteo, quien en ese momento se encontraba pastoreando la iglesia de Éfeso. No es un dato menor. 

La deidad principal en Éfeso era Diana o Artemisa, considerada como la diosa madre en el panteón de deidades grecolatinas. Sus cultos se caracterizaban por otorgar un rol prominente a la mujer, sobre todo como incitadora de la sensualidad.

Los consejos que Pablo escribe a Timoteo van dirigidos a las mujeres de la iglesia de Éfeso, entre las cuales debía haber varias que se habían convertido del paganismo al cristianismo.

Sumado a esto, había una revolución sexual ocurriendo en todo el territorio del Imperio Romano, caracterizada por el comportamiento presuntuoso y perturbador de ciertas mujeres que interrumpían en forma impropia las reuniones públicas y rechazaban el matrimonio y la maternidad para elegir vivir una vida promiscua.

En este contexto debe evaluarse el contenido del texto. La versión que se utilizará es la Reina-Valera 1960, una de las lecturas más polémicas del párrafo a analizar.

Mujer predicando en un templo cristiano en el siglo 20. Si bien el tema sigue teniendo una fuerte carga cultural propia de cada sociedad, el cristianismo como norma general reivindica el rol de la mujer en el ejercicio de la Fe.

¿En silencio?

"La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción" (1 Timoteo 2:11).

El Dr. Hugo Cotro, especialista en el griego bíblico del Nuevo Testamento, señala que la exhortación a participar silenciosamente más bien parece ser una forma de generar un contraste con los cultos paganos, cargados de sensualidad, en los cuales las mujeres participaban ruidosa y desenfrenadamente. 

No sería extraño que Pablo estuviera aconsejando a Timoteo sobre algún caso de insubordinación a causa de alguna o algunas mujeres conversas, provenientes del paganismo, que deseaban participar en el culto cristiano según sus antiguas costumbres.

Modelo del Templo de Artemisa, según una maqueta en el Miniatürk de Estambul, Turquía. El santuario de Artemisa o Diana estaba compuesto por numerosos edificios, que los arqueólogos denominaron con letras sucesivas. El edificio más importante era el D, en la imagen, destruido por un incendio, provocado por un hombre llamado Eróstrato, en el año 356 a. C., quien buscaba provocar un hecho del que hablara todo el mundo.

¿En sumisión?

"Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio" (1 Timoteo 2:12).  

La pregunta que subyace a este versículo es si realmente admite el uso que se le da en los debates sobre el liderazgo femenino o se refiere a algo totalmente distinto. 

El texto original dice literalmente “enseñar por medio de mujer”, lo cual podría estar sugiriendo la idea pagana de la comunicación de oráculos de origen divino a través de pitonisas en trance, lo que hoy se conoce como médiums.

Además, el término griego que normalmente se traduce como ejercer dominio” no denota un ejercicio de la autoridad neutro o positivo, sino que está cargado de un sentido peyorativo.

Evidentemente, no es el liderazgo de la mujer en la iglesia lo que se discute en este texto.

La evidencia más concreta de que Pablo no se oponía al protagonismo femenino cristiano es que no tuvo problemas para hospedarse en la casa de Felipe, quien tenía cuatro hijas que profetizaban (Hechos 21:9).

¿Engendrando?

"Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia" (1 Timoteo 2:13-15).  

Pablo no está siendo machista ni cometiendo errores teológicos, simplemente exhorta a las mujeres de Éfeso a evitar la conducta de Eva, quien se convirtió en un instrumento de tentación para su esposo. 

El apóstol no desliga al varón de la desobediencia ni culpa únicamente a la mujer por la entrada del pecado en el mundo, como algunos plantean (este punto queda aclarado en Romanos 5:12-21).  

Por otro lado, resulta sumamente extraño que Pablo diga que la mujer se va a salvar engendrando hijos. ¿Acaso la salvación para la mujer no es también por gracia?

La palabra teknogonías aparece una sola vez en todo el Nuevo Testamento y como sustantivo, no como participio, lo que pone en duda el uso del gerundio “engendrando”. Además, se trata de un sustantivo singular, haciendo cuestionable el plural “hijos”.

Por medio del engendramiento” parece ser una traducción más cercana al concepto de teknogonías, aunque se desconoce el sentido exacto que Pablo quiso darle en este texto.

Finalmente, la palabra griega que se traduce como “salvará” se encuentra en una forma verbal pasiva, dando a entender que la teknogonías no es algo que ella pueda hacer por sí misma para salvarse, sino algo que Dios hace en su favor.

La Artemisa de Éfeso, siglo I d. C. (Museo Arqueológico de Éfeso). En la mitologia, Artemisa nació el sexto del día del mes, y le estaba dedicado. En Esparta, el altar de Artemisa Ortia incluyó frecuentes sacrificios humanos que se decidían por sorteo. En Hechos de los Apóstoles, cuando los herreros efesios se sintieron amenazados por las prédicas de la nueva fe que hacía Pablo, se alzaron en fervorosa defensa de la diosa, gritando: «¡Grande es Artemisa de los efesios!»​ Solo 1 de las 127 columnas de Éfeso sigue en pie.

Entendiendo el pasado, transformando el presente

Un repaso al 2do. capítulo de la 1ra. Carta a Timoteo revelará que las palabras de Pablo no deberían entenderse como un principio universal y atemporal respecto del sexo femenino. 

Fueron dirigidas en particular a algunas mujeres cristianas de Éfeso que aparentemente no se estaban ataviando de manera decorosa y modesta, no se caracterizaban por sus buenas obras, eran alborotadoras e indisciplinadas, dominantes, y no estaban perseverando en la fe, el amor y la santidad.

La religión de Cristo llegó para derribar las paredes divisorias que dejaban a ciertos grupos marginados y apartados. En su ministerio terrenal, Jesús trató constantemente con mujeres, sin importar su condición o procedencia

Él dejó que una exprostituta lavara sus pies, salvó de la muerte a una adúltera, sanó a una encorvada en una sinagoga, curó al hijo de una sirofenicia, terminó con el sufrimiento de 12 años de una impura y reveló -siendo judío él- su identidad a una samaritana. 

No le importó ninguna de esas etiquetas despectivas, ya que a todas las veía como hijas de Dios. Él mismo había tomado una costilla de Adán para formar a Eva, creando a la pareja humana en condición de igualdad y complementariedad. 

Quien desee ser un auténtico seguidor de Cristo no puede aceptar argumentos torcidos y explicaciones superficiales que oscurezcan el mensaje bíblico detrás de un discurso basado en mandamientos de hombres y tradiciones sin sentido.

Mujeres, señoritas y niñas: Sigan trabajando para la obra del Señor y para el avance de su mensaje en la Tierra. Son altamente estimadas a los ojos de Dios, y de los caballeros que las admiran profundamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En medio de los debates que surgen alrededor de la cuestión del rol que debe ocupar la mujer en el funcionamiento de una comunidad religiosa, suelen aparecer interpretaciones variadas de textos paradigmáticos como 1 Timoteo 2:11-15. Una vista panorámica del contexto en el que fue escrito permitirá arribar a conclusiones fiables sobre las cuales construir una eclesiología bíblica y saludable.

- Advertisment -

más leídas

Dios no busca personas calificadas, busca gente dispuesta

En un comienzo, la publicación se llamó The Gospel Herald (El Heraldo del Evangelio), cuando la creó James Edson White en 1898...

Francisco reenfoca las relaciones LGBTQ y reclama una ley de uniones civiles

En la web oficial del Vaticano, no apareció entre las noticias de portada. No hacía falta porque ya estaba en las páginas...

Durísima competencia Trump vs. Biden por el votante católico

En el diario The Washington Post, Matt Wiser describe la situación: "La lucha para ganarse a los votantes católicos...

Negligencia sanitaria y ambiental: un mal erróneamente llamado “religioso”

El año 2020, hasta ahora, ha sido un catalizador de reflexiones y opiniones sobre la responsabilidad individual de cada habitante del mundo...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.