"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."
Resultados para "" (393)

Poncio Pilato, de Sejano a Calígula, Jesús y el Sanedrín

ENTRE ROMANOS Y JUDÍOS

Poncio Pilato fue recomendado por Lucio Sejano a Tiberio, cuyo heredero fue Calígula. Antes, él aceptó el pedido del Sanedrín de matar a Jesús.

Edgar Mainhard

jueves 25/04/2024
Poncio Pilato
Poncio Pilato presenta a Jesús azotado, con la esposa de Pilato en la esquina derecha: 'Ecce Homo', de Antonio Ciseri.

Poncio Pilato fue recomendado por Lucio Sejano a Tiberio, cuyo heredero fue Calígula. Antes, él aceptó el pedido del Sanedrín de matar a Jesús.

Poncio Pilato es el funcionario romano involucrado en la ejecución de Jesús de Nazaret: él cedió a las presiones de los jerarcas religiosos de la sociedad judía de su tiempo (el Sanedrín). Es interesante ubicar el contexto de aquella tragedia que ocurrió en la región de Judea / Palestina. Aquí una crónica, seguramente imperfecta.

La historia no terminó en la crucifixión, recién comenzaba. Los seguidores de Jesús celebraron su resurrección al 3er. día, más adelante ocurrió la caída de Pilato y del Sumo Sacerdote, Caifás. Años después, la destrucción de Jerusalén. Pero comencemos por el inicio.

Existen escasos datos de la historia de Poncio Pilato anterior a Jesús de Nazaret. Unos lo ubican como integrante del pueblo samnita, quienes vivían en Italia, al sur de Roma. Ellos protagonizaron 3 guerras contra los habitantes del Lacio, cuya capital era Roma.

Al final, la tierra de Samnio fue romana.

Los samnitas hablaban en osco, lengua emparentada con el latín. Ellos fueron los fundadores de la ciudad de Pompeya, a orillas del golfo de Nápoles.

Pilato hablaba latín también. ¿En qué lengua hablaron Jesús y Pilato? ¿Griego popular? ¿Arameo?

130499 poncio pilatos1
Poncio Pilatos (interpretado por el actor búlgaro Hristo Shopov) da a elegir al pueblo entre Jesús y Barrabás en ‘La Pasión’, de Mel Gibson.

Poncio Pilato

Hasta hoy se desconoce cuál fue el ‘praenomen‘ de Pontius Pilatus.

En aquellos tiempos un ciudadano romano teníapraenomen’, ‘nomen’ y ‘cognomen’.

El ‘nomen‘ era lo que hoy resultaría el apellido, pero en aquel tiempo establecía el origen. Pontius era un ‘nomen’ gentilicio de todos los integrantes de la gens ‘Pontia’ o ‘Pontii’, que identificaba un origen samnita.

Por ejemplo, Gaius Pontius Herennius fue un famoso general samnita que humilló a las tropas romanas cuando las derrotó y las hizo pasar por las Horcas Caudinas.

El ‘cognomen‘ Pilatus presenta opciones: o proviene de ‘pilum‘ (jabalina de 2 m de largo que usaban los legionarios) o de ‘pileus‘ (gorro frigio, que era una herencia cultural de Grecia., ahora suspendida). La mayoría elige la idea de que él o su padre fueron hábiles con la jabalina.

No es cierto que él fuese el gobernador de Judea. Él fue un prefecto del pretorio. Él mandaba a las tropas romanas que supervisaban la distribución de poder entre los reyes dinásticos de Judea, una suerte de ‘reino tutelado‘ que había solicitado la intervención de Roma. Esto requiere una aclaración.

200403 moss Pilate tease pncfq5
Cristo ante Pilato, por Duccio di Buoninsegna, en la Catedral de Siena.

Herodes

Tras la exitosa rebelión de los Macabeos, a fines del siglo II a. C. el etnarca Judá Aristóbulo se proclamó rey, y sus límites se extendieron más allá de la región original. Por la conquista de Idumea al sur, Samaria y Galilea al norte; y Perea y Gaulanítide en Transjordania, el Reino de Judea fue una potencia regional.

Sin embargo, las luchas por la sucesión de Judá Aristóbulo abrieron la puerta a la intervención de Roma.

En 63 a. C., Pompeyo el Grande ocupó Jerusalén como aliado de Hircano II, quien asumió el poder como Sumo Sacerdote y etnarca pero no fue reconocido rey.

En tanto, su oficial de alto rango, Antípatro de Idumea, convertido al judaísmo, tuvo 2 hijos de veloz crecimiento político:

  • Fasael, nombrado gobernador de Jerusalén; y
  • Herodes, designado gobernador de Galilea cuando tenía entre 25 y 28 años.

En el año 41 a.C., el romano Marco Antonio designó tetrarcas a Herodes y Fasael, y heredaron el gobierno de Hircano II.

Antígono Matatías, sobrino de Hircano II, reclamó el trono con la ayuda del Imperio parto (antiguo Irán).

Herodes viajó a Roma, a buscar ayuda de los cónsules Gneo Domicio Calvino y Gayo Asinio Polión. En forma inesperada, el Senado le nombró “rey de los judíos“, y regresó a Judea para tomar el trono de Antígono.

De inmediato, Herodes se casó con la nieta de Hircano II, Mariamna, sobrina de Antígono. Pero Herodes ya tenía una esposa, Doris, y un joven hijo, llamado Antípatro. Por lo tanto, desterró a Doris y a Antípatro. Si hubo quejas de los religiosos, no fueron consideradas. Fue el inicio de un reinado sangriento.

YouTube video

Roma

En el año 3 a. C. el emperador Augusto (Octaviano) dividió la región de Palestina entre los sucesores de Herodes -llamado el Grande, por su fascinación por la obra pública-:

  • Herodes Arquelao fue etnarca de Judea, Samaria e Idumea;
  • Herodes Antipas fue tetrarca de Galilea y Perea;
  • Herodes Filipo fue nombrado tetrarca de Batanea, Gaulanítide, Traconítide y Auranítide; y
  • Salomé, hermana de Herodes el Grande, recibió la toparquía de Yavne (al norte de Gaza), Asdod (en Gaza)​ y Fasayil (al este de Judea).

En el año 6 d.C., Herodes Arquelao fue depuesto y desterrado a la Galia por Augusto (Octaviano).

Entonces, Judea, Samaria e Idumea fue administrada por un ‘Praefectus Iudaeae‘, que residía en la capital, Cesarea Marítima, y se trasladaba a Jerusalén, centro del pueblo judío, durante las celebraciones religiosas.

Jerusalén era hostil a los romanos.

Es importante profundizar en la caída de Herodes Arquelao porque ayuda a comprender el poder posible del Sanedrín judío en Roma, y ayuda a entender los temores de Poncio Pilato en los tiempos de Jesús.

YouTube video

El Sanedrín

En el período del 2do. Templo, el Sanedrín cumplía el rol de gran tribunal, y se reunía en el Salón de las Piedras Talladas, todos los días, excepto durante las festividades judías y en sábado (Shabat). Lo integraban el Sumo Sacerdote de Israel y 70 hombres prominentes de la nación.

El Templo no sólo era el centro de culto judío. También era una fábrica de dinero. Se atribuye a gente del Sanedrín, quizás el Sumo Sacerdote, la relación con los ‘kermatistes’ (cambistas), un negocio financiero importante porque la adoración y ofrendas debían hacerse en una determinada moneda que no era la de uso habitual de la mayoría de los concurrentes.

La historia afirma que Herodes Arquelao se divorció de su esposa Mariamna, según Flavio Josefo, para casarse con Glafira, hija del rey Arquelao de Capadocia -región de Turkiye-, viuda de su hermanastro Alejandro.

La historia es tremenda: Alejandro y Aristóbulo, hijos de la princesa asmonea Mariamna I, anterior mujer de Herodes, fueron estrangulados junto a 300 allegados o colaboradores por orden de su padre Herodes el Grande, a instancia de su hermana Salomé I.

Pero quien había sido segundo marido de la viuda Glafira, estaba vivo: Juba II, rey de Mauritania.

Juba II, gran aliado de Augusto, tuvo un matrimonio con Glafira cuando se terminó el que tenía con Cleopatra Selene (hija de la reina Cleopatra, de Egipto).

Por lo tanto, para la ‘ley mosaica’ que respetaban los judíos, era muy grave que Herodes Arquelao, quien era hijo de la samaritana Maltace, desposara a Glafira. Por la ley mosaica ella debía regresar con Juba II.

El clero judío denunció a Herodes Arquelao ante Augusto. En parte fue consecuencia de la cruel represión que Arquelao había ejecutado contra el movimiento político, social y religioso de los fariseos, matando a unos 3.000 de ellos.

Augusto decidió controlar directamente Judea, Samaria e Idumea, fusionándolas en la provincia romana de Judea, a cargo de un ‘praefectus‘.

En concreto: cuando se lo proponía, el Sanedrín accedía a Roma.

5 prefectos

Para gestionar el territorio, Augusto designó un prefecto romano que

  • ejercía el poder de un juez supremo (solo él tenía la autoridad para ordenar la ejecución de un criminal),
  • era responsable de la recaudación de impuestos,
  • de los proyectos de construcción pública y
  • el mantenimiento de la ley y el orden.

Publio Sulpicio Quirinio, el ‘legado‘ (gobernador) romano de Siria, ordenó un Censo impositivo en Judea, porque se trataba de estimar la recaudación posible para Roma. Según el historiador judío romanizado Flavio Josefo -importante considerar que él escribía para un público romano-, esta acción provocó revueltas y el nacimiento del partido Zelota.

El término “zelota”, frecuentemente usado en su forma plural, significa “alguien que cela por Yahvé“, y eran nacionalistas violentos.

Judas el Galileo es mencionado como uno de sus líderes más recordados por sus acciones en la época de aquel Censo.

  • Coponio fue el 1er. prefecto de la provincia, reprimió la revuelta de Judas el Galileo, y finalizó el Censo. La puerta de acceso al Templo para los extranjeros -podían llegar a los pórticos y la zona de la explanada contigua- fue bautizada Puerta de Coponio.
  • Marco Ambivulo fue el 2do. prefecto.
  • Annio Rufo fue el 3er. prefecto.
  • Valerio Grato fue el 4to. prefecto, en el año 15 d.C., con Tiberio emperador, y llegó hasta el 26 d.C. La situación era inestable con las autoridades judías. Él depuso a Anás como Sumo Sacerdote, y eligió a Ismael ben Fabo, pero luego a Eleazar, uno de los hijos de Anás. Más tarde a Simón ben Camith y, finalmente, a José ben Caifás o Yosef Bar Kayafa, yerno de Anás.
  • Poncio Pilato fue el 5to. prefecto.

Lucio Elio Sejano

Pilato fue nombrado por el César que sucedió a Augusto, Tiberio, por recomendación de Lucio Elio Sejano. Se desconoce el origen del vínculo entre Sejano y Pilato.

Se dice que Pilato pertenecía a los ‘équites’ (caballeros), una clase social conocida como ‘Ordo Equester’ (‘clase ecuestre‘), con derecho a vestir el ‘angustus clavus’: la túnica con 2 franjas de púrpura de 2 dedos de ancho como símbolo de su posición.

Los ‘équites’ recibían el anillo -reconocimiento de su rango- directamente del emperador, quien los seleccionaba entre los ciudadanos romanos que pudieran demostrar una fortuna de 400.000 sestercios (1 sestercio, que era 1/4 de denario, equivaldría a 1,33 euro), y que casi siempre procedían de las élites de las ciudades romanas.

La historia explica a Pilato: Sejano era hijo de Estrabón, quien fue jefe de la Guardia Pretoriana creada por Augusto como grupo de élite a cargo de su custodia y la de su familia. Estrabón incorporó a su hijo Sejano, y logró continuidad con Tiberio, quien designó a Sejano, Prefecto del Pretorio.

Cuando Estrabón fue designado gobernador de Egipto, Tiberio designó a Sejano jefe de la Guardia Pretoriana, y siguió sumando poder.

Druso, hijo de Tiberio, era el sucesor al trono pero estaba enemistado con Sejano, quien sedujo a Livila, mujer de Druso, y la convenció para que envenenara lentamenta a su marido, quien murió el 13/09/23.

Otro hijo de Tiberio, Germánico, había muerto en el año 19 en Siria (quizás envenenado por Cneo Calpurnio Pisón).

Tiberio se alejó de Roma y delegó autoridad en Sejano.

Sejano acumuló poder e instaló un régimen del terror hasta que Tiberio se sintió amenazado. Entonces, él regresó a Roma, depuso a Sejano, logró su ejecución y su cuerpo arrastrado por las calles de Roma.

Tiberio decidió borrar del Imperio la memoria de Sejano. Es lógico que Pilato tuviera temor e intentara pasar desapercibido para Tiberio. La posibilidad de que el Sanedrín lo expusiera ante el César era una tortura para él.

Entonces, la caída de Sejano fue un antes y un después para Pilato. Lo hizo dudar acerca de su propia estabilidad en el cargo. Algunos historiadores parecen no comprender cómo construyen muchas personas el mito del poder.

Las certezas

Todo relato bíblico ha provocado interés de los arqueólogos e historiadores, algunos dispuestos a rectificar el relato. Poncio Pilato integró la lista de los personajes no verificados pese a que, por ejemplo, había menciones de su existencia más allá de los 4 Evangelios del canon bíblico.

Las otras fuentes sobre la vida de Poncio Pilatos son

  • el filósofo Filón de Alejandría (c. 15 a.C – c. 45),
  • el historiador Flavio Josefo (c. 37 – 100), y
  • Tácito, historiador romano, quien narró que Nerón trataba de culpar a los cristianos por el incendio de Roma, en el año 64 d.C.

Su Texto.

Cristo, de quien toman el nombre, sufrió la pena capital durante el principado de Tiberio de la mano de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilatos, y esta dañina superstición resurgió no sólo en Judea, fuente primigenia del mal, sino también en Roma, donde todos los vicios y los males del mundo hallan su centro y se hacen populares.

Tácito.

Para los investigadores, estos testimonios no fueron suficientes.

Sin embargo, en 1961, en el teatro de la antigua ciudad romana de Cesarea Marítima (Israel), fue desenterrada una piedra caliza con un nombre y un título inscriptos en latín: “Pontius Pilate, Praefectus Judaea”.

El fragmento de roca, fechado en los años de su gobierno, también hace referencia al emperador Tiberio. Hoy se expone en el Museo de Israel, en Jerusalén.

En años posteriores se encontraron otros objetos que los expertos han asociado con el prefecto romano. Por ejemplo, un anillo de cobre con el lema “de Pilatos” escrito en griego, que fue desenterrado en el yacimiento de Herodión, donde está la tumba del rey Herodes el Grande.

Luego, arqueólogos que excavaron un barrio palestino al sur de las murallas de Jerusalén descubrieron una calle escalonada que conducía al pie del Monte del Templo. Hoy es complicado porque en la zona se encuentran algunos de los lugares más sagrados del Islam.

Sin embargo, la calle fue un tema importante: más de 500 metros de longitud, 8 metros de ancho y 10.000 toneladas de losas de caliza, explicó Joe Uziel, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, quien lo publicó en ‘Journal of the Institute of Archaeology‘.

En la excavación se encontraron más de 100 monedas acuñadas por Pilatos, que sugieren que la obra ocurrió en sus días de prefecto (del 26 dC, al 36 dC).

Nahshon Szanton, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv y autor principal del estudio, especuló que Pilato podría haber construido la calle “para apaciguar a los residentes de Jerusalén” y para “engrandecer su nombre con grandes proyectos de construcción“.

En el año 70 d.C., la calle quedó sepultada bajo los escombros: la revuelta de grupos judíos provocó la reacción de Roma y la destrucción de la ciudad.

piedra pilato
Piedra caliza encontrada con un nombre y un título inscriptos en latín: “Pontius Pilate, Praefectus Judaea”.

La personalidad

Poncio Pilato fue uno con Sejano vivo y otro con Sejano ejecutado por el César.

El Poncio Pilato de la Biblia lo muestra vacilante.

Por el contrario, Flavio Josefo describe a Pilato como un autoritario y enfrentado a las tradiciones de judíos y samaritanos.

Muy parcial lo de Flavio Josefo. La verdad es que entre las décadas del 20 d.C. y el 60 d.C. las relaciones entre judíos y romanos (en la jerga, ‘gentiles‘) se deterioraron en forma progresiva, más allá de Pilato. Todo condujo a la Gran Revuelta Judía en el 66 d.C., liderada por los zelotas.

Filón y Josefo informan que Pilato, por ejemplo, tomó dinero del tesoro del Templo para construir un acueducto de 80 km de largo. La gente reaccionó protestando.

[Pilato] había puesto soldados armados entre el pueblo, cubiertos con vestidos y disimulados; mandóles que no los hiriesen con las espadas, pero que les diesen de palos si se movían a algo. Ordenadas, pues, de esta manera las cosas, dio señal del tribunal, a donde estaba, y herían de esta manera a los judíos, de los cuales murieron muchos por las heridas grandes que allí recibieron, y muchos otros perecieron pisados por huir miserablemente.

Flavio Josefo en ‘Las Guerras de los Judíos’ (2:175-177).

Filón de Alejandría definió al prefecto como un hombre “de carácter inflexible y duro, sin ninguna consideración“, cuyo gobierno se caracterizaba por “los sobornos, los insultos, los robos, los ultrajes, las ejecuciones sin juicio o la crueldad incesante y sumamente grave“.

Filón fue un filósofo judío helenístico en Alejandría, el gran centro intelectual del Mediterráneo. La ciudad tenía una fuerte comunidad judía de la que Filón fue uno de sus representantes ante las autoridades romanas. Su trabajo fue pologético, intentando demostrar la convivencia de la fe judía y la filosofía helenística. Y quizás utilizó sus crónicas históricas en sus disputas políticas.

Antes de ser asesinado, Cayo Julio César (100-44 a.C.) había garantizado a los judíos el permiso para practicar sus costumbres y su religión, siendo excusados de participar en los cultos romanos e imperiales.

Flaco, prefecto de Egipto, intentó forzar a los judíos a ceder en esta cuestión. Precisamente Filón escribió el ensayo ‘In Flaccum’ (Contra Flaco).

YouTube video

La caída

Filón cuenta una historia de Pilato: una rebelión en Jerusalén consecuencia de que, a pedido de los legionarios, el prefecto hizo colocar en el Palacio de Herodes unos escudos con inscripciones en honor de Tiberio. Los sacerdotes judíos no aceptaban la adoración de imágenes humanas y hablaron de profanación de su religión. Según Filón, ellos se presentaron ante Pilato en el anfiteatro de la ciudad de Cesarea, amenazando con una revuelta, y manifestándose dispuestos a morir en su protesta en contra de la ofensa.

Flavio Josefo también cuenta esa historia, refiriéndose a los ‘signa’ (emblemas en los escudos).

Filón afirmó que las autoridades judías enviaron una carta a Tiberio, y que el César respondió, “reprochándole y reprendiéndole mil veces por su última osadía y diciéndole que quitara inmediatamente los escudos y los hiciera llevar de la capital a la ciudad de Cesarea… para ser consagrados en el Templo de Augusto. De esta manera tanto el honor del Emperador y la política tradicional con respecto a Jerusalén fueron igualmente preservados“.

Filón describe a Pilato como “un hombre inflexible, testarudo, y de disposición cruel” (‘Sobre la embajada a Gayo’, 299-305).

Tito Flavio Josefo (nacido Yosef ben Matityahu) nació judío, luchó contra los romanos como jefe militar en Galilea, hasta que se rindió en 67 d. C. a las tropas al mando de Vespasiano. Para salvar su vida le atribuyó a Vespasiano un origen en las profecías mesiánicas judías que lo anunciaban como emperador. Vespasiano lo hizo su esclavo e intérprete. Cuando Vespasiano fue emperador, le otorgó la libertad y la ciudadanía romana.

Josefo fue asesor y amigo de Tito, hijo de Vespasiano, y su traductor durante el sitio y saqueo de Jerusalén y el 2do. Templo. Es importante considerar esto cuando se cita a Josefo.

En ‘Antigüedades de los Judíos‘, él afirma que a Pilato se le ordenó regresar a Roma, después de que usó fuerza excesiva para sofocar una supuesta revuelta samaritana: un líder samaritano había prometido a un grupo de correligionarios que les entregaría unos vasos sagrados que estaban enterrados cerca del Monte Guerizim, y que habían sido puestos allí, muchos años antes, por Moisés.

Sin embargo, en defensa de Pilato, hay quienes afirman que ese samaritano decía ser Moisés reencarnado, reunió seguidores armados, y el prefecto dispersó a la multitud e hizo ejecutar a los cabecillas. Todo relato depende de quién y cuándo lo relata.

Vitelio

En cualquier caso, el Senado samaritano envió una delegación a Damasco, a presentar su caso ante Lucio Vitelio, padre del futuro emperador Aulo Vitelio.

Lucio Vitelio había sido cónsul -con Paulo Fabio Pérsico-, y ahora era gobernador en Siria. Fue importante para la historia de Roma en días entre Tiberio y Calígula. Los samaritanos acusaron a Pilato por una represión desmedida.

Entonces, Vitelio ordenó a Pilato ir a responder ante el emperador Tiberio.

Vitelio no sólo relevó a Poncio Pilato sino que también cesó a Caifás como Sumo Sacerdote de los judíos, enemigos de los samaritanos. Él designó a Jonathan ben Hanan y al año siguiente a Théophile ben Hanan.

Pilato marchó a Roma, pero antes de llegar, en marzo del 37 d.C, murió Tiberio, y asumió Calígula.

Según Filón, el prefecto fue sustituido por un interino llamado Marcelo.

Luego, Poncio Pilato desaparece de la historia. Sólo aparecen las tradiciones.

Una afirma que Calígula mantuvo la decisión tomada por Tiberio y lo mandó al exilio en la Galia. En esa circunstancia, según el texto apócrifo ‘Mors Pilati’, Poncio Pilato acabaría suicidándose poco después en Tiber o en Vienne (Francia).

Otra tradición afirma que él fue ejecutado por el emperador Calígula.

Y se utiliza a Quinto Septimio Florente Tertuliano, un cristiano primitivo, y las ‘Actas de Pilato’, que en la Edad Media formaban parte del apócrifo ‘Evangelio de Nicodemo‘, como evidencia de que Pilato se habría convertido al cristianismo, junto con su mujer Claudia Prócula, a quien se venera como santa en la Iglesia Ortodoxa por su defensa de Jesús (Mateo 27:19).

Pilato se cuenta entre los santos de las iglesia Ortodoxa de Etiopía y Ortodoxa Copta. Un enigma el origen de la tradición oral que derivó en esa veneración.

la flagelacion cuadro pintado por caravaggio en el ano 1607 museo nacional de
La Flagelación, cuadro pintado por Caravaggio (1607). Museo Nacional de Capodimonte, Nápoles.

Jesús

Un ‘praefectus‘ era el responsable de la seguridad y el orden público. Su responsabilidad exigía tener espías y confidentes que le aportaban toda la información necesaria, considerando las permanentes tensiones que existían entre romanos y judíos.

Era obvio que Poncio Pilato sabía muy bien quién era Jesús de Nazaret antes de que se lo llevaran los sacerdotes. También era evidente que el prefecto conocía las debilidades y los negocios de Anás y Caifás.

El clero judío tenía problemas permanentes con los romanos. Valerio Grato, el antecesor de Poncio Pilato, cambió 5 veces de Sumo Sarcedote en 1 década (15 dC al 26 dC).

La posibilidad de liberar a Jesús le facilitaba humillarlos en público. Sin duda que él lo intentó en aquella larga jornada, en especial cuando hizo traer al nacionalista Barrabás. Pero la gente presente había sido traída por los del Sanedrín con una instrucción específica: solicitar la muerte de Jesús.

Los líderes del clero sospechaban de Pilato, y por eso también lo presionaron conociendo sus temores acerca de Roma.

Sin duda Jesús también conocía las limitaciones de Pilato, su decisión de cualquier decisión con tal de conservar su cargo, y que la curiosidad que parecía tener por el detenido era ‘por conocer el fenómeno local‘. Jesús diferenciaba a las personas que tenían alguna búsqueda verdadera respecto de quienes o buscaban una confrontación o un evento pasatista. Él había llegado a Pilato cumpliendo el propósito de su vida terrenal, no iba a prestarse a un show. Durante aquellas horas, Pilato eligió su destino con libertad.

Antes de ese día, Pilato y Herodes estaban enemistados entre sí, pero ese día se hicieron amigos“: Evangelio de Lucas 23: 12.

Entonces, cuando ocurrieron los sucesos previos a la crucifixión de Jesús, aquel jueves de noche / viernes de mañana en Jerusalén, todo fue hasta previsible. En todo caso la novedad fue el infructuoso mensaje de Claudia Prócula, mujer de Pilato, pidiéndole que no participara de alguna condena contra el acusado.

Mientras él estaba sentado en el tribunal, su mujer mandó a decirle: «No tengas nada que ver con ese justo, pues por causa de él hoy he tenido un sueño terrible.» Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud de que pidieran a Barrabás, y que mataran a Jesús“: Evangelio de Mateo 27:19 y 20.

El problema de Poncio Pilato fue acallar su conciencia para intentar conservar su poder. Por ese motivo lo perdió todo o casi todo.

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

Lo más reciente

    El riesgo de banalizar el antisemitismo

    Antisemitismo no es criticar la acción de Israel en Palestina. Cuidado con banalizar el concepto de antisemitismo. Aquí un apunte muy interesante.

    INSÓLITO SOSPECHA DEL NUEVO TESTAMENTO

    Melquisedec, enigmático Rey y Sacerdote

    Aún hoy Melquisedec provoca a los arqueólogos y teólogos más preguntas que respuestas. Sólo aparece en Génesis y en Hebreros pero con gran autoridad.

    ¿QUIÉN BENDIJO A ABRAHÁN?

    Tiempo presente necesita cambios urgentes (en 2024)

    El tiempo presente que necesita cambios urgentes es una invitación del predicador cristiano Oscar Félix Tapia en un texto muy impactante.

    TERAPIA ESPIRITUAL INTEGRAL 3/3