tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

RADIOGRAFÍA DE UNA POLÉMICA

‘Soberanistas’ vs. Francisco: Las dos Iglesias en una Italia dividida

En ocasiones, ofrecer el contexto en que ocurre un debate, ayude a resolverlo, al menos parcialmente. Por lo tanto, la idea fue investigar qué había detrás de una columna que se difundió en Europa, en italiano y en francés, cuestionando al papa Francisco. El resultado es impactante:

Marcelo Veneziani es un ensayista muy conocido en Italia, siempre vinculado a la Filosofía Política, motivo por el cual su interpretación de los dichos del papa Francisco no responde a un punto de vista teológico.

Veneziani escribió textos tales como "La revolución conservadora en Italia" (La rivoluzione conservatrice in Italia), "Juicio a Occidente" (Processo all’Occidente), "Comunidad o liberal" (Comunitari o liber), "De padre a hijo" (Di Padre in figli), "Elogio de la tradición" (Elogio della Tradizione), "La cultura de la derecha" (La cultura della destra) y "La derrota de las ideas" (La sconfitta delle idee), "El vencido" (I vinti), "Invertir el 68" ( Rovesciare il 68), "Dios, País y Familia" (Dio, Patria e Famiglia), "Después del declive" (Dopo il declino), "Cartas a los italianos" (Lettere agli italiani).

Y él reivindica a Matteo Salvini, líder del partido político Liga, luego Nosotros con Salvini (Noi Con Salvini), protagonista de la ola populista de extrema derecha que recorre Europa, con un discurso antiglobalización, nativista o nacionalista y proteccionista. Pero, básicamente, antiinmigrante.

Es una obviedad que Veneziani y el papa Francisco van a discrepar siempre.

El papa Francisco bendice a un niño después de celebrar una misa por los inmigrantes en el 6to. aniversario de su viaje a la isla de Lampedusa. Resulta obvio que Francisco no coincide con el punto de vista de Matteo Salvini y Marcelo Veneziani (Foto Reuters).

Veneziani en su blog:

"(…) ¿Cómo reaccionarán los italianos a la guerra mundial contra Salvini? ¿Se resistirán a apretarse a su alrededor, en los refugios de las redes sociales, de hecho crecerán a pesar del asedio y los bombardeos, solo para reaccionar indignados al ataque concéntrico y permanente contra él; ¿o, eventualmente se cansarán, sucumbirán a la presión poderosa y multitarea y se resignarán a la imposibilidad de grabar, comenzando a encontrar en sus queridos límites, errores y defectos? Es la apuesta del verano y tenemos curiosidad y ganas de saberlo.

Vamos con orden. Decimos la guerra mundial contra Salvini no por exagerar, sino con un conocimiento preciso de los hechos. Estados Unidos y Rusia, la Unión Europea y muchos de sus estados miembros, sin mencionar África y los migrantes, son arrastrados, movilizados o involucrados para castigar a Matteo Salvini. Cada punto extra que registró en las encuestas es un enemigo extra que surge, un nuevo frente de ataque que se abre, un archivo adicional contra él y su grupo. (…)".

Las dos Iglesias

El fondo de la cuestión fue explicado por Mattia Ferraresi en la revista Foreign Policy:

"(…) La actitud casi papal de Salvini en nombre de una interpretación etnonacionalista de la fe, en marcado contraste con la visión del papa Francisco, pero la crisis del gobierno provocó una guerra santa.

Es una historia de dos iglesias católicas.

Una se centra en la justicia social, acoger a los migrantes, ayudar a los pobres, proteger el medio ambiente, defender las virtudes de la Unión Europea y construir puentes en lugar de muros.

Orgullosamente luce una identidad cosmopolita y habla de diversidad e inclusión. Se opone firmemente a líderes como Salvini y USA. El presidente Donald Trump, cuya ideología es "siempre termina mal, conduce a la guerra", tal como dijo el papa Francisco, en una entrevista reciente al diario La Stampa.

La hija del cartel de esta Iglesia Católica es Greta Thunberg, la activista ambiental sueca cuyas iniciativas han sido bendecidas por el Papa.

La otra Iglesia Católica hizo hincapié en el llamado Occidente judeocristiano de la inmigración masiva, se comprometió a proteger a la familia tradicional y las luchas permisivas.

Soy escéptico de un burócrata altamente secularizado. Esta facción teme que el actual liderazgo del Vaticano pueda eventualmente convertir a la iglesia en una ONG progresista. (…)".

El papa Francisco y la activista ambiental Greta Thunberg en el Vaticano,
una imagen que escandalizó a los católicos críticos del pontífice
porque dicen que convierte a la Iglesia Católica en una ONG progresista.

La red

Consultor de Salvini es Steve Bannon, ex consejero de Donald Trump.

Bannon recorre Italia rodeado de 'Brexiteers' (partidarios del Brexit o sea separación del Reino Unido de la Unión Europea) e italianos antiinmigración.

"Él es un aliado", explicó Giorgia Meloni, periodista, presidenta de Hermanos de Italia (Fratelli d'Italia), exministra de Juventud en el IV gobierno de Silvio Berlusconi, presidenta de Giovane Italia, la sección juvenil de El Pueblo de la Libertad, y aliada de Salvini.

Meloni le explicó a The Daily Beast: "Él (Bannon) está aquí porque compartimos ideales. Necesitamos escuchar lo que dice".

Meloni: "Millennials, por favor, comprendan una cosa. Estás mejor alimentado, mejor educado, en mejor forma, tienes más conciencia cultural que los siervos rusos del siglo XIX, pero no eres más que un siervo. No tienes nada y no vas a tener nada. Vas a estar en la rueda continua de la economía del concierto, a dos cheques de distancia de la ruina financiera".

Bravata incendiaria, podía explicarse, sin olvidar recordar cómo les fue a los quejosos "siervos rusos" que confiaron en la revolución de 1917.

Matteo Salvini, euroescéptico, crítico de toda inmigración, enfrentado al papa Francisco.

Soberanismo

A comienzos de agosto, el papa Francisco concedió una entrevista a dos medios de comunicación italianos, La Stampa y Vatican Insider, aclarándose que Vatican Insider es una publicación de La Stampa.

El pontífice católico apostólico romano expresó que debe asegurarse el futuro de Europa y que el Sínodo sobre la Amazonia será una respuesta a la emergencia ambiental planetaria, pero también insistió en una Iglesia de "dimensión evangelizadora".

El servicio de prensa vaticano, Vatican News, subrayó la condena del "soberanismo" que realizó en la ocasión Francisco. Es obvio que 'soberanismo' y 'ecumenismo' son conceptos que contrastan entre sí.

Francisco: "Le pongo el ejemplo del diálogo ecuménico: yo no puedo hacer ecumenismo sino partiendo de mi ser católico, y el otro que hace ecumenismo conmigo debe hacerlo como protestante, como ortodoxo… La propia identidad no es negociable, se integra. El problema de las exageraciones es que se cierra la propia identidad, no nos abrimos. La identidad es una riqueza –cultural, nacional, histórica, artística–, y cada país tiene la suya, pero debe ser integrada mediante el diálogo. Esto es decisivo: desde la propia identidad, abrirse al diálogo para recibir de las identidades de los demás algo más grande. No hay que olvidar nunca que el todo es superior a las partes. La globalización, la unidad, no debe ser concebida como una esfera, sino como un poliedro: cada pueblo conserva la propia identidad en la unidad con los demás".

El Papa explica que el soberanismo "conduce a las guerras", y que el populismo es una forma de imponer una actitud, una visión del mundo, que nada tiene que ver con una cultura popular, que realmente pondría a la gente en primer lugar. (…)".

Marcello Veneziani, un crítico de Francisco y simpatizante de Matteo Salvini.

La crítica

Éste es el contexto en que Veneziani salió al cruce de Francisco, en un artículo muy difundido en Europa por partidarios del 'soberanismo', quienes se arrogan la mayoría del catolicismo europeo, un concepto que, a su vez le concede la razón al Papa, que afirma tener en su horizonte un catolicismo global, que pueda resistir el avance cuantitativo del Islam, y por ese motivo todos saben que China e India están en el foco del Vaticano.

El texto de Veneziani ubica en evidencia las dos Iglesias Católica Apostólica Romana que se encuentran representados en dos pontífices vivos: Benedicto XVI (Joseph Ratzingere) y Francisco (Jorge Bergoglio). ¿Cuál de las dos Iglesias terminará prevaleciendo? Buena pregunta sin respuesta. Vamos al artículo de Veneziani:

"Al condenar indiscriminadamente el soberanismo y asociarlo con la guerra y el nazismo, el Papa Bergoglio hizo, en el turbulento clima de agosto, una declaración de guerra mundial en nombre de la paz y los migrantes. No solo excomulgó a Salvini y bendijo el pacto sagrado entre 5 estrellas y PD, como muchos han señalado, sino que atacó a todos los soberanistas del mundo, desde Trump hasta Putin, desde el nacionalista indio Modi hasta el Orban católico y el Bolsonaro brasileño. quien dirige el país católico más poblado del mundo. No recuerdo una acusación política tan radical y explícita de un Papa, al menos en los últimos setenta años, con una comparación tan infame con el nazismo y la guerra.

Para encontrar un vago precedente, debemos volver a la excomunión del papa Pío XII, en el verano de 1949, contra los comunistas. Pero el comunismo era un régimen totalitario y ateo en acción, perseguía a creyentes y disidentes, sofocaba la libertad en la sangre y en el gulag. Estamos aquí a priori para la excomunión de líderes y movimientos populares, democráticos y libremente elegidos que no han cometido ningún delito y no han realizado ninguna acción o declaración hostil a la fe, la Iglesia y los creyentes. Al excomulgarlos, Bergoglio se embarcó en una comparación imprudente extraída de la propaganda actual entre el soberanismo de hoy y el nazismo y la guerra de ayer y de mañana. Sería como acusar de comunismo antioccidental o complicidad con el fanatismo islámico que quiere conseguir inmigrantes ilegales e imponer su bienvenida. Un juicio infundado de intenciones.

Además, cuántas guerras recientes se han librado en nombre de la paz y el bien contra los poderes del mal; cuántas guerras pacifistas, cuántos exterminios humanitarios, cuántas bombas progresivas arrojaron sobre la población, cuántas invasiones para bien, cuántos malos tratos y rechazo democrático de inmigrantes ilegales. Fue el demócrata y pacifista Kennedy quien dirigió la guerra en Vietnam y quien se acercó a la guerra con la URSS en Cuba; y es el "mal curador" Nixon quien puso fin a la desafortunada guerra en Vietnam y dialogó con el comunismo chino.

Al declarar la guerra al soberanismo, Bergoglio cometió tres actos hostiles en uno: ofendió a los católicos que votaron libremente por los "soberanistas" al reducirlos a seguidores potenciales de Hitler y enemigos de la humanidad y el cristianismo. erigiendo así un muro de odio y desprecio contra ellos; él, quien dijo que quería derribar todos los muros, erigió uno, gigantesco, insuperable. Luego colocó a la Iglesia en un frente político junto a movimientos, gobiernos y organismos seculares, ateos, masónicos, izquierdistas radicales o proislámicos, en todo caso opuestos al cristianismo y sus valores, a la civilización católica y a la familia cristiana.

Y se puso del lado de la Europa anticristiana de los eurócratas, el establecimiento secularista y el peor capitalismo financiero, contradiciendo también su populismo cristiano del Tercer Mundo. Además, Bergoglio todavía tiene que decirnos cuál era su relación con la dictadura argentina cuando era un prelado influyente en su país.

Los cato-bergoglianos se han rebelado con ira y desprecio (pero siempre en nombre de la caridad) contra aquellos que plantean estas objeciones al Papa, acusándolos de insolencia. Es ridículo que estos católicos progresistas recurran al dogma de la infalibilidad del Papa y se refugien detrás del principio de autoridad que pisotearon hasta ayer, digamos hasta el Papa Ratzinger.

El problema es todo lo contrario: no son quienes critican las declaraciones políticas de Bergoglio quienes se colocan por encima del Papa, sino Bergoglio quien desciende por debajo de su papel de Papa, hasta el punto de utilizar instrumentos. de propaganda política y mediática de la izquierda que acusa al nazismo que no piensa como ellos. Un verdadero pontífice debe construir puentes y no cercas, debe estar por encima de los partidos y las ideologías, instar a encontrar un punto de síntesis, esforzarse por salvar un núcleo de verdad en cada uno de los partidos en el terreno.

Para los cato-bergoglianos, la verdad del Evangelio y del cristianismo no es la transmitida por dos mil años de tradición cristiana, de fe, de doctrina, de ejemplo de santos y teólogos, de papas y mártires. Pero es solo en la lectura que Bergoglio hace hoy, en un vuelo de fantasía desde el comienzo del cristianismo al Concilio Vaticano II, con una breve escala franciscana. El resto se borra.

Esta representación maniquea del bien y del mal es infantil y reductiva. Los males con los que la sociedad está infestada son múltiples, evidentes y están lejos de la soberanía: drogas y delincuencia, terrorismo y fanatismo, la persecución de cristianos en todo el mundo, la delincuencia generalizada y el tráfico de niños. útero, órganos, mujeres, migrantes, solo por nombrar algunos. Mal de los cuales la soberanía es considerada por muchos como un baluarte y un antídoto. Al elevar el soberanismo al rango de mal soberano de la época, estos males globales, con sus agentes y aliados, se pasan por alto en silencio.

En un mundo dominado por el ateísmo y amenazado por el islamismo, Bergoglio se refiere al soberanismo como su principal enemigo y exhibir un rosario es su marca registrada. Mientras tanto, la civilización cristiana y la fe cristiana se borran de la vida pública y privada, las iglesias, los fieles y las vocaciones están en caída libre, el sentido religioso desaparece en el horizonte de las personas, pero lo que cuenta es la movilización humanitaria para los migrantes y la resistencia contra el llamado peligro nazi. Y, mientras tanto, los católicos practicantes en Europa, una vez excluidos los soberanistas, se reducen a ocho por mil de la población…".

Foto emblemática del papa Francisco en contacto con
católicos apostólicos romanos de África.

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.