Tu moneda puede ser más fuerte que el dólar

dólares
Jesús respondió: "Si quieres ser perfecto, ve, vende todas tus posesiones y dáselo a los pobres, luego ven y sígueme". El rostro del joven se tornó triste porque era muy rico."

Un día, un hombre se acercó a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué debo hacer para tener la vida eterna?«

Jesús respondió: «Debes guardar los mandamientos«.

«¿Cuáles?«, preguntó el hombre.

Jesús respondió: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo«.

«He guardado todos estos; debe haber algo más que me falta«, dijo el joven.

Jesús respondió: «Si quieres ser perfecto, ve, vende todas tus posesiones y dáselo a los pobres, luego ven y sígueme«.

El rostro del joven se tornó triste porque era muy rico.

La historia de la parábola.
————–

Entonces Jesús se volvió hacia sus discípulos y dijo: «En verdad, pueden ver lo difícil que es para un rico entrar en el reino de los cielos. En realidad, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios«.

(N. de la R.: mensaje de Jesús al concepto popular de que las riquezas son una señal del favor divino. Quizás pueden provocar que una persona confíe en sus posesiones en vez de confiar en Dios).

Los discípulos no podían creerlo y preguntaron: «¿Quién, pues, podrá salvarse?«

Jesús los miró y dijo: «Esto es imposible sin la ayuda de Dios«.

(N. de la R.: mensaje de Jesús a quienes insisten en que sus buenas acciones u obras aseguran la Salvación. Sólo la Fe en la Gracia que regala Jesús redime a quienes la aceptan. Las buenas acciones se hacen por amor al prójimo y a Dios).

Entonces Pedro le preguntó a Jesús: «¿Y nosotros, que lo hemos dejado todo para seguirte, qué vamos a conseguir?«.

Jesús le dijo: «En verdad digo que ustedes que me han seguido se sentarán en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. Y cualquiera que haya dejado casas, hermanos o hermanas, padre o madre, esposa o hijos, o campos por mi causa, recibirá la vida eterna«.

Entonces Jesús les contó esta parábola:

El Reino de los Cielos es como un granjero, que fue a la ciudad a las 6:00 am y contrató a trabajadores agrícolas para que desmalezaran unas hectáreas.

Les dijo a los trabajadores, ‘si trabajan para mí hoy, les daré un salario justo.

Los trabajadores se inscribieron rápidamente, recogieron sus herramientas y se pusieron a trabajar. El agricultor sabía que la mayoría de ellos eran inmigrantes ilegales, no tenían permisos de trabajo. Pero él necesitaba quienes hicieran esa tarea, y no mucha gente de la ciudad quería trabajar en el campo arrancando y escardando las malas hierbas. Ellos tenían lo que pensaban que eran mejores trabajos, no querían trabajar bajo el sol o no pensaban que un salario justo fuera suficiente dinero.

Alrededor de las 9:00 am, el agricultor decidió que necesitaba más trabajadores para completar la tarea. Entonces, él fue al centro comercial y se encontró con algunos adolescentes con patinetas merodeando sin hacer nada.

El granjero les dijo: ‘Si van a trabajar en mi campo, ayudando a desmalezar, les daré un salario justo‘. Algunos aceptaron, tomaron azadas y se pusieron a trabajar en el campo, pero la mayoría se quedó en el centro comercial conversando con sus amigos.

«Los trabajadores se inscribieron rápidamente, recogieron sus herramientas y se pusieron a trabajar.«
————————–

Algo similar sucedió al mediodía ya las 3:00 pm. cuando el agricultor fue a recolectar más trabajadores para escardar la maleza en su campo, ofreciéndoles un salario justo.

Una hora después, alrededor de las 4:00 pm, el granjero estaba en la ferretería de la ciudad y él vio a más jóvenes al otro lado de la calle, que estaban frente a la biblioteca pública después del colegio. El granjero cruzó la calle y les dijo: ‘¿Por qué andan por aquí cuando podrían ganar algo de dinero extra?’.

Ellos dijeron: ‘Nadie se ha ofrecido a contratarnos’.

Él les dijo: ‘¡Vengan a trabajar en mi campo y les daré un salario muy justo, mejor de lo que puedan imaginar!’ Todos estos jóvenes decidieron ir a trabajar para el agricultor, en especial porque era sólo por dos horas.

A la hora de dejar el trabajo, alrededor de las 6:00 pm, el agricultor le dijo a su contador: ‘Reúne a todos los trabajadores y dales su pago comenzando por los que fueron contratados en último lugar’.

Los jóvenes que venían de la biblioteca y habían trabajado unas dos horas recibieron como paga, la eternidad. A continuación estaban los que habían trabajado durante unas tres horas; también se les dio la eternidad. Asimismo, los que fueron contratados al mediodía y los que ingresaron a las 9:00 am recibieron la eternidad. Pero cuando los que habían trabajado todo el día, desde las 6:00 am, se acercaron al contador, pensaron que recibirían más que los demás por sus 12 horas de trabajo. Pero resultó que a cada uno también se le recompensó con la eternidad.

Y cuando vieron que no recibían más que la eternidad, se quejaron al agricultor diciendo: ‘Los últimos trabajadores solo cavaron hierba por dos horas, y tú les diste la misma cantidad que a nosotros que hemos trabajado todo el día bajo el sol.’

Pero el granjero les respondió: ‘Amigos, no les he hecho nada malo. ¿No aceptaron trabajar todo el día para recibir un salario justo? ¿No me es lícito hacer lo que quiera con las cosas que poseo? Toma tu eternidad y sé feliz. También quiero dar eternidad a los últimos trabajadores. De hecho, la eternidad es el único pago que tengo en mi poder para dar. Habito la eternidad. ¿No quieres venir a vivir conmigo en la eternidad?’

Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: 'Yo habito en las alturas y en santidad; pero estoy con el de espíritu contrito y humillado, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los oprimidos.”
Isaías 57:15.

(N. de la R.: La eternidad es la moneda del creyente. Es la moneda que no se deprecia ni devalúa. No hay dólares que puedan comprar una eternidad. No hay cotización para la eternidad).

Esta parábola se encuentra en Mateo 20: 1-16, pero es una historia que Jesús contó a causa de las preguntas hechas por un joven millonario (Mateo 19:16) y los propios discípulos (Mateo 19:25).

El joven rico quería saber cómo recibir la vida eterna, y después de que él se marchó, Pedro quiso saber qué obtendrían ellos, ya que lo habían dejado todo para seguir a su Maestro. La respuesta de Jesús se resume en el versículo 29: «Y todo aquel que deje casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o campos por causa de mi nombre, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna«.

«A la hora de dejar el trabajo, alrededor de las 6:00 pm, el agricultor le dijo a su contador: ‘Reúne a todos los trabajadores y dales su pago comenzando por los que fueron contratados en último lugar’.«
———————–

Preguntas

  • • Dado que la Biblia fue escrita originalmente sin capítulos ni versículos, ¿qué importancia tiene buscar en capítulos o versículos anteriores o futuros, pistas que nos ayuden a comprender el significado de una historia o parábola?
  • Si la eternidad es lo que Dios nos ofrece, ¿de qué nos serviría recibir dos eternidades?
  • ¿Cuál es la diferencia entre una eternidad y media eternidad, o sea un ‘para siempre’ y la mitad de ‘para siempre’?
  • • ¿Es posible vender tu eternidad? ¿Cuánto dinero podrías ganar? ¿Quién querría tu eternidad si ya la poseyera?
  • • ¿Algunas personas en la Tierra están vendiendo o incluso regalando su eternidad por las cosas de este mundo?
  • • ¿Cuál es la diferencia entre los que fueron a trabajar al campo y los que no? ¿Cuál fue el resultado de su elección?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.