tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

ROSARIO DIGITAL PARA PECADOS VERDADEROS

Interminable pulseada entre Francisco y cierta mafia vaticana

Del martes 15/10 al miércoles 16/10, se realizó en la Casina Pío IV, de la Ciudad del Vaticano, el Vatican Youth Symposium 2019 (Simposio de los Jóvenes en el Vaticano), bajo el título: “Liderazgo Intergeneracional: Laudato Si‘ y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. Horas antes, el papa Francisco se había reunido con 73 sacerdotes capuchinos menores de la Provincia italiana de Las Marcas, para compartir un diálogo sobre evangelización. Y han ocurrido otras acciones del marketing vaticano para dejar atrás el más reciente escándalo de corrupción. Es curioso: nunca acaban estas cuestiones que se reiteran durante siglos. De hecho, entre las causas de la Reforma Protestante hubo denuncias de corrupción financiera vaticana. Y las reformas siempre han fracasado. El 01/10/2019 los fiscales del Vaticano autorizaron el allanamiento a las oficinas de la Secretaría de Estado. Al día siguiente se filtró el memorando confidencial que anunciaba la suspensión de cinco empleados del Vaticano. El 14/10, el Vaticano anunció que el jefe de Gendarmería del Vaticano había renunciado, por no haber impedido la filtración de un memorándum confidencial.

El Vaticano se sostiene, en parte, por una extraordinaria maquinaria de marketing que le permite sobrevivir a los muchos escándalos por supuesta corrupción, que protagoniza en forma periódica. La cuestión del dinero oculto, negocios oscuros e intereses innombrables, recorre la Basílica Papal de San Pedro.

El alarde más reciente es 'Click To Pray eRosary', un rosario inteligente en forma de brazalete que se conecta con el teléfono móvil a través de una aplicación dedicada. Un rosario en forma de cruz que puede llevarse en la muñeca y se activa cuando la persona hace la señal de la cruz, "una manera innovadora de rezar el Rosario por la Paz en el Mundo".

Además de la oración diaria, el dispositivo también registra y proporciona datos sobre la salud, para animar a tener un mejor estilo de vida. Al fin y al cabo se trata de un 'portable', con la salvedad de estar especializado en el rezo.

Para utilizarlo se deberá descargar una aplicación en el móvil. Desde esta se podrá elegir entre tres formatos diferentes: rosario estándar, rosario contemplativo y rosario temático.

El rezo digital tiene un diseño que se asemeja a un rosario tradicional.

Otro alarde del marketing vaticano fue, luego del Sínodo sobre la Amazonia, la presentación en la Sala Marconi, de Radio Vaticana, de la edición 2019 del Concierto de Navidad del Vaticano, dedicado este año a la protección y salvaguarda de los pueblos amazónicos e indígenas.

Del concierto participarán el estadounidense Lionel Richie, la escocesa Susan Boyle y la galesa Bonni Tyler; los italianos Elisa, Simone Cristicchi, Fabio Rovazzi, Noemi, Davide Merlini, el guitarrista Giorgio Albiani y el tenor Fabio Armiliato. También la Orquesta de Cine Italiano dirigida por Renato Serio y Adriano Pennino. Y habrá un coro de góspel estadounidense, la Banda del Cuerpo de la Gendarmería Vaticana, el Pequeño Coro Le Dolci Note y el grupo vocalista de la Art Voice Academy.

El evento será en el Aula Paulo VI el sábado 14/12 y retransmitido en la tarde del 24/12 a todo el mundo a través de la plataforma de Canal 5, de Italia; organizado por la Congregación para la Educación Católica, a beneficio de varios proyectos de la Fundación Pontificia Scholas Occurrentes y de las Misiones Don Bosco Valdocco Onlus.

Las novedades permiten dejar atrás en las noticias el escándalo que se vive puertas adentro, y que incluyó la suspensión de Domenico Giani, jefe de la Gendarmería del Vaticano y ex agente secreto italiano, quien presentó su renuncia aunque en verdad se la exigieron, como responsable de no haber impedido 'filtraciones' informativas en torno a las finanzas de la institución católica apostólica romana.

"Para asegurar la serenidad adecuada a la investigación en curso", informó el comunicado vaticano el lunes 14/10, "y aunque el Comandante no tiene ninguna responsabilidad personal en el desarrollo de los acontecimientos, Domenico Giani ha presentado su renuncia al Santo Padre por amor a la Iglesia y la fidelidad al sucesor de Pedro".

La declaración reconoció que el autor de la última filtración "sigue siendo desconocido".

La investigación surgió de unas denuncias presentadas a mediados de 2019 por el Instituto para Obras de Religión, conocido como 'el banco vaticano', y por la Oficina del Revisor General, responsable de auditar la administración vaticana.

Sede del Istituto per le Opere di Religione, 'el Banco Vaticano', fundado por
el papa Pío XII en 1942 y sin fines de lucro.

La declaración también afirmó que Francisco reconoce la "incuestionable fidelidad y lealtad de Giani", lo que garantiza "una atmósfera duradera de tranquilidad y seguridad en torno al Santo Padre".

El ex jefe de seguridad despedido, quien tiene experiencia en el servicio secreto italiano, ya había aparecido en las noticias en 2013, en ocasión del arresto por cargos de lavado de dinero de monseñor Nunzio Scarano, ex auditor de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica.

Algunos medios de comunicación cuestionaron ahora la financiación del costoso trabajo de remodelación de cierto inmueble cercano a Giani, cerca del Vaticano. El perfil complejo que emerge es difícil de ubicar en el contexto de los esfuerzos de reforma financiera y equilibrio presupuestario, a menudo estancados, del papa Francisco.

Domenico Giani, de uniforme.

La reciente ola de filtraciones vaticanas hizo foco en las inversiones en el extranjero de la Secretaría de Estado del Vaticano. Un documento obtenido por la revista de noticias italiana l’Espresso el 02/10 y firmado por Giani, mostró imágenes de cinco empleados del Vaticano a los que se les prohibió ingresar a la ciudad-estado católica. Dos de ellos están empleadas en instituciones de alto perfil en el Vaticano (la organización de lucha contra el lavado de dinero del Vaticano, Autorità di Informazione Finanziaria; y la Secretaría de Estado).

L'Espresso es una revista política, económica y cultural italiana que pertenece al grupo editorial del empresario Carlo De Benedetti, propietario también del diario La Repubblica, y ambas publicaciones son consideradas como 'de izquierdas'.

Curiosidad: en 1981, De Benedetti fue por dos meses accionista y directivo del Banco Ambrosiano, que coprotagonizó un escándalo enorme con el 'banco vaticano'. Él fue condenado por fraude cuando ocurrió el colapso del Ambrosiano, a seis años y cuatro meses de prisión, pero la Cámara de Casación revisó la sentencia.

Tommaso Di Ruzza, director y "N°2" de la AIF, el organismo encargado de velar
por la transparencia de las cuentas vaticanas, hoy con ingreso a la ciudad-estado
sólo permitido para controles médicos.

La investigación

El 05/06/2014, el papa Francisco nombró a Tommaso Di Ruzza, consejero legal de la Santa Sede y oficial superior a cargo de los asuntos legales e internacionales para la autoridad. Él había comenzado en 2011 en el rol de subdirector interino de la autoridad.

Aquel día, los miembros de la Junta en funciones fueron: Dra. Bianca Maria Farina, directora gerente de la compañía de seguros italiana Poste Vita; Dr. Marc Odendall, consultor financiero para el sector filantrópico en Suiza; Joseph Yuvaraj Pillay, presidente de la Junta de Consultores del Presidente de la República de Singapur; y el Dr. Juan Zárate, asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, D.C.

En 2013, la AIF, con sede en el Palazzo San Carlo, cerca de Domus Sanctae Marthae, donde reside el Papa, se convirtió en miembro de pleno derecho del Grupo Egmont, una red internacional de Unidades de Inteligencia Financiera. Parecía que un objetivo de Francisco había sido alcanzado. Sin embargo, ahora todo trastabilla.

"El Santo Padre inició una investigación", informó el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, a los medios de comunicación romanos, cuando él fue consultado "sobre la distribución ilícita de un documento destinado para uso interno de las fuerzas de seguridad de la Santa Sede".

Bruni dijo que "la gravedad" de esta filtración es comparable, en palabras del papa Francisco, "a un pecado mortal, porque es perjudicial para la dignidad de las personas y el principio de presunción de inocencia".

Pero los rumores de que Francisco buscaba reubicar al jefe de la Gendarmería del Vaticano en otra responsabilidad jerárquica circularon durante meses. ¿Por qué se le permitió a él continuar en su posición durante tanto tiempo?

En 1999, Giani se convirtió en el adjunto de Camillo Cibin, ex jefe de policía del Vaticano. Galli llego a inspector general del Cuerpo de Gendarmería en junio de 2006, y en 2008 él abordó a una mujer que intentaba atacar al entonces papa Benedicto XVI durante las celebraciones navideñas. Y nuevamente en 2009. Giani se convirtió en guardaespaldas personal de Benedicto XVI y luego de Francisco.

Giani ha organizado la seguridad de las visitas apostólicas durante dos décadas, y sobrevivió a algunos de los momentos más delicados de la Iglesia Católica Apostólica Romana tales como los escándalos Vatileaks.

No hubo ningún anuncio sobre la posición que Giani continuará ocupando dentro del Vaticano. Hay dudas acerca de si volverá al servicio activo.

La redada

Días atrás, el Vaticano difundió una misteriosa declaración reconociendo un allanamiento de la policía propia en las oficinas de su Secretaría de Estado y de su agencia de vigilancia financiera. El comunicado informó que el operativo fue realizado por orden judicial (el tribunal del Vaticano) y con el permiso de "superiores" no especificados.

Los fiscales del Vaticano requisaron documentos, computadores, pendrives, teléfonos y pasaportes, y bloquearon cuentas bancarias.

La Secretaría de Estado es el departamento más poderoso de la burocracia del Vaticano.

La Autoridad de Información Financiera del Vaticano (AIF) -una herencia de aquel Vatileaks, también fue registrada

Una declaración explicó que el promotor de justicia del Tribunal de la Ciudad del Vaticano, Gian Piero Milano, y Alessandro Diddi, promotor adjunto de justicia, ordenaron las redadas tras diversas denuncias interpuestas desde el IOR, y también desde la Oficina del Auditor General, sección encargada para las transacciones financieras.

Fiscal general vaticano, Gian Piero Milano.

Sin embargo, el Vaticano nunca mencionó públicamente las acusaciones, y la breve declaración de prensa no explicó el motivo de la redada.

En una entrevista, en italiano, publicada en el diario vaticano L'Osservatore Romano, Giani dijo que reconoció que la reciente publicación del documento "ciertamente pisoteó la dignidad" de las personas involucradas y que él mismo "sintió vergüenza por lo que sucedió".

Luego agregó: “Por esta razón, habiendo dicho y testificado siempre mi disposición a sacrificar mi vida para defender la del Papa, con este mismo espíritu he tomado la decisión de entregar mi renuncia para no dañar de ninguna manera la imagen y la actividad del Santo Padre”.

Giani supervisó numerosos, y fallidos, esfuerzos de reforma de tres pontífices para traer orden, transparencia y responsabilidad a las finanzas del Vaticano: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

También coordinó el Departamento de Bomberos del Vaticano, e integró el Comité de Seguridad Financiera creado por Francisco en 2013 para prevenir el lavado de dinero, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva.

Sin embargo, en 2017, cuando el entonces auditor general en el Vaticano, el laico Libero Milone, renunció después de ser acusado de supuesta 'facturación melliza' por un monto de US$ 33.000 y espionaje, pero él lo rechazó y denunció que Giani le obligó a renunciar bajo presión.

Libero Milone, quien denunció a varios en el Vaticano, luego acusado, forzado a renunciar, y más tarde discretamente declarado inocente de culpa y cargo.

Los tres departamentos que Francisco creó para defender la reforma vaticana (la Secretaría de Economía, la oficina del Auditor General y el Consejo de Economía), han sido decapitados o han demostrado ser ineficaces.

** En 2014, Francisco nombró al cardenal australiano George Pell, prefecto de la Secretaría de Economía, para que limpiara la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, el centro financiero del Vaticano. Sin embargo, un año después, Pell se vio envuelto en cargos de abuso sexual en Australia. Actualmente cumple una condena de seis años de prisión. Francisco no ha designado a ningún sustituto en su lugar.

** Libero Milone, seleccionado por Francisco para ser el primer auditor general, fue expulsado sin ceremonias del Vaticano por la Gendarmería antes de que pudiera terminar su trabajo. Milone, quien acusó a un ex jefe de gabinete papal, ahora cardenal Giovanni Angelo Becciu, de malversación financiera, dijo que su destitución tenía motivaciones políticas.

** Mientras tanto, poco se ha sabido del Consejo de Economía, ya que su jefe, el cardenal Reinhard Marx, lidia con las tensiones vigentes entre los obispos en su Alemania natal. El 20/09, el Consejo tuvo una reunión extraordinaria con representantes de varios departamentos del Vaticano, supuestamente con el fin de controlar el déficit presupuestario del Vaticano de más de US$ 76 millones, informó The Wall Street Journal.

Francisco no se ha rendido. La señal que él envió es muy fuerte. Dos días después del allanamiento, designó a un ex abogado de la ciudad de Roma, Giuseppe Pignatone, como presidente del tribunal del Vaticano.

Pignatone es conocido por su compromiso contra el crimen organizado en la capital italiana, y es una elección que ha llevado a algunos medios locales a sospechar que el escándalo financiero ha dado un giro complejo.

Con la designación de Pignatone, Francisco está señalanado que hay mafia o hay presencia mafiosa en las finanzas vaticanas, que quiere investigar. Él está coincidiendo con afirmaciones de Libero Milone.

Investigador antimafia Giuseppe Pignatone, ahora en el Vaticano.

Pignatone reemplazó a Giuseppe Dalla Torre, quien supervisó el juicio “Vatileaks”, acerca de la 'filtración' de los documentos de Benedicto XVI por su mayordomo y un oficial laico que trabajaba en las finanzas vaticanas. Pero Dalla Torre también estaba implicado en la investigación de anterior presidente del Bambin Gesù, el hospital infantil del Vaticano, quien fue implicado en una red de acusaciones de corrupción.

La Banda de los Cinco

La máquina de rumores de los medios de comunicación romanos recorrió los pasillos buscando clérigos y laicos para explicar este nuevo enigma del Vaticano.

El diario "L’Espresso" llegó primero. El miércoles 03/10, el matutino publicó una imagen de un documento firmado por el jefe de la policía del Vaticano, Domenico Giani, que mostraba imágenes de cinco personas -cuatro laicos y un religioso-, de quienes se decía que estaban "cuidadosamente suspendidos de servicio ”:

** monseñor Mauro Carlino, , supervisor de la Oficina de Información y Documentación de la Secretaría de Estado del Vaticano, antecesor de Carlo Maria Polvani, sobrino del acusador papal y ex representante del Vaticano en USA, Carlo Maria Viganò;
** el laico Tomasso Di Ruzza, director de la Autoridad de Información Financiera del Vaticano, adjunto del presidente de la AIF, René Brülhart;
** Vincenzo Mauriello, del departamento de Protocolo de la Secretaría de Estado:
** Fabrizio Tirabassi, quien supervisaba la administración de la Secretaría de Estado; y
** Caterina Sansone, una asistente administrativa de la Secretaría de Estado que respondió a Tirabassi.

Todos tienen prohibido ingresar al Vaticano, con la excepción de Carlino, quien reside en Domus Sanctae Martae, el hotel donde también vive Francisco.

Los cinco bajo la lupa.

No está claro por qué motivo el Vaticano no compartió el documento con la prensa, ya que se difundió entre los empleados del Vaticano.

El reportero del L’Espresso acreditado en el Vaticano, Emiliano Fittipaldi, explicó que el escándalo actual gira en torno a las inversiones realizadas por el cardenal Angelo Becciu, ex subsecretario de Estado, y monseñor Alberto Perlasca, quien supervisó las inversiones financieras de la Secretaría hasta que Francisco lo quitó abruptamente del organigrama a mediados de 2019.

A partir de 2011, según Fittipaldi, los dos prelados hicieron inversiones, a través de dos empresas con sede en Luxemburgo, utilizando dinero que pudo haber sido derivado de donaciones de los fieles. Se dice que las inversiones se refieren a un desarrollo inmobiliario en Londres.

De acuerdo al diario británico Financial Times, la policía y los fiscales del Vaticano están investigando la posibilidad de irregularidades en una inversión de US$ 200 millones realizada en 2014 a través de Athena Capital, un fondo de inversión de Luxemburgo, que participó financieramente en el desarrollo de un proyecto de viviendas de lujo en Londres.

La inversión, junto con otra de casi US$ 50 millones realizada en 2018 en la misma propiedad, ha provocado nuevas dudas sobre el control interno del dinero del Vaticano depositado en bancos internacionales y medios de inversión.

Cardenal Angelo Becciu, ex subsecretario de Estado.

Complicado

"Desafortunadamente, dentro del Vaticano, el sentido de lealtad y lealtad hacia las instituciones se está quedando corto", dijo el cardenal Becciu.

Él estaba concediendo una entrevista a la cadena de televisión italiana Mediaset. Su nombre había aparecido relacionado con las inversiones financieras del Vaticano en bienes raíces en Londres. En sus comentarios, él habló de la necesidad de "recibir el llamamiento del Papa para consolidar una comunidad unida".

Financial Times informó que las inversiones del Vaticano entre 2014 y 2018 fueron autorizadas por el cardenal Giovanni Becciu, quién desde 2011 hasta 2018 fue el N°2 en la Secretaría de Estado del Vaticano, y en 2018 fue designado para encabezar la Congregación para las Causas de los Santos.

En 2016, monseñor Becciu jugó un papel fundamental en detener las reformas financieras del Vaticano iniciadas por el crdenal Pell. Aunque el Papa Francisco había otorgado a la recién creada Prefectura de la Economía una autoridad de supervisión autónoma sobre las finanzas del Vaticano, Becciu interfirió cuando la prefectura planeó una auditoría externa de todos los departamentos del Vaticano, a cargo de la firma PriceWaterhouseCooper.

Unilateralmente, sin permiso del Papa, monseñor Becciu canceló la auditoría y anunció en una carta a todo el departamento vaticano que no se llevaría a cabo.

Cuando Pell impugnó internamente la cancelación de la auditoría, Becciu persuadió al Papa para que diera su aprobación 'a posteriori', dijeron fuentes de la prefectura.

En 2017, Becciu fue también responsable de la dimisión del primer auditor general del Vaticano, Libero Milone, despedido por el obispo, quien acusó al auditor de “espiar” las finanzas de altos funcionarios, incluyendo las de él mismo.

El entonces arzobispo Becciu amenazó con un enjuiciamiento penal de Milone si no aceptaba abandonar su oficina del Vaticano en silencio.

Papa Francisco: ¿Podrá ordenar las finanzas vaticanas?

Milone sostuvo que fue despedido por ser demasiado bueno en su trabajo, después de descubrir evidencia de mala conducta financiera de parte de Becciu.

En mayo del 2018, el Vaticano silenciosamente anunció que había quitado todas las acusaciones contra Milone.

Hubo otro antecedente en 2017: monseñor Becciu estuvo involucrado en una complicada cadena de eventos con la Soberana Orden Militar de Malta que terminó con la destitución del Gran Maestre de la Orden y la instalación del propio Becciu como enviado especial papal en la Orden.

En el centro de la controversia se encontraban acusaciones de que las autoridades financieras del Vaticano habían desviado más de 30 millones de euros, de 120 millones en una cuenta bancaria suiza, para aliviar los problemas de liquidez.

En teoría, el papa Francisco le había informado a Becciu que ya no se le permitía abandonar el Vaticano.

"¡Qué gracioso!", respondió el veterano cardenal. "¡Ayer, el Papa me deseó un viaje seguro para el vuelo que mañana me llevará a Brasil!".

La pregunta: Becciu es sólo él o a quién / quiénes representa Becciu.

A fondo

Es interesante el enfoque de todo el asunto que ofreció Edward Pentin, en The National Catholic Register, reproducido por la web Infovaticana:

"(…) El Register ha sabido que el principal objetivo de la redada de esta semana no eran los cinco oficiales suspendidos, ni siquiera la cúpula directiva de la Secretaría de Estado, sino las acciones de otros que ya abandonaron el dicasterio y cuyas acciones, aún hoy, son objeto de escrutinio.

Esta redada no era contra el actual sostituto, el arzobispo Edgar Peña Parra, que trata de organizar y sanear el desastre que heredó en las oficinas administrativas, sino contra su predecesor, el cardenal Becciu, y su mano derecha en cuanto a la administración, monseñor Alberto Perlasca”, según comentan fuentes fidedignas al Register.

Alberto Perlasca viejo conocido de Jorge Bergoglio y la
Nunciatura en Ciudad de Buenos Aires, bajo investigación.

En 2009, el cardenal secretario de estado, el cardenal Tarcisio Bertone, nombró a monseñor Perlasca como cabeza de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado – una influyente posición que incluía todas las transacciones financieras que sucedieran en la Secretaría de Estado. El cardenal Bertone nombró al cardenal Becciu como sostituto en 2011.

El papa Francisco, que tenía buena relación con monseñor Perlasca desde que este sirvió en la nunciatura de Buenos Aires entre 2006 y 2008, lo mantuvo como cabeza administrativa hasta julio de este año, cuando lo nombró promotor de Justicia en el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, el más alto tribunal de la Iglesia.

Arquitectura bella que encubre pecados crónicos.

Tirabassi fue asistente de monseñor Perlasca y monseñor Carlino, que había estado al cargo de las oficinas de documentación desde julio, y también había sido secretario personal del cardenal Becciu.

Nuestra fuente cuenta que el arzobispo Peña Parra ha estado haciendo algunos progresos en lo que se refiere a poner en orden las cuentas y que la suspensión de monseñor Carlino fue para “apartarle” del actual sustituto, “alejarle de materiales altamente confidenciales”.

A pesar de no haber sido pública y directamente acusado de obrar mal, el cardenal Becciu está indirectamente vinculado a la repentina dimisión, en 2017, del primer auditor general del Vaticano, Libero Milone.

Milone sostiene su inocencia, declarando ante los medios que “un reducido grupo de poderes” trataban de difamarle y arruinar su reputación, y que estos estaban asustados por lo que podría contar al Papa y al cardenal Pietro Parolin, el secretario de Estado, acerca de las finanzas que se estaban llevando a cabo.

El cardenal Becciu dijo a su vez que Milone “contravino todas las normas, espiando la vida privada de sus superiores y del resto de personal, incluyéndome a mí”. Milone insistió en que fue justo al contrario y, el año pasado, el Vaticano desestimó todos los cargos contra él.

El Register preguntó al cardenal Becciu, el 4 de octubre, si deseaba comentar la redada acaecida esta semana y si estaba enterado del nefasto negocio de Londres, pero al momento de contactarle estaba de viaje hacia Brasil y aún no ha respondido.

Las investigaciones en la Secretaría de Estado están, supuestamente, relacionadas con la investigación de Angelo Caloja, antiguo presidente del Banco Vaticano, acusado de malversación.

Fuentes internas también creen que existe conexión con la mala conducta financiera existente en la Administración Patrimonial de la Santa Sede (APSA), el dicasterio que regula realmente las propiedades del Vaticano, muchas de las cuales están en áreas principales de Londres, así como los asuntos financieros.

En julio, el Register ya informó acerca de la pérdida de una propiedad de Londres en manos de la APSA, así como de la existencia de varias cuentas ocultas en Suiza, conectadas con el mismo dicasterio.

Las investigaciones vaticanas sobre este asunto llevadas a cabo de manera notable por el entonces prefecto de la Secretaría de Economía, el cardenal George Pell, junto a Milone, nos conducen a una serie de obstáculos repentinos, cuyo mayor exabrupto se produjo a finales de 2017, con la primera auditoría externa del Vaticano. (…)".

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.