tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

REVISANDO PRIORIDADES

Alimentación saludable pero no obligatoria

Habría que ubicar en contexto la cuestión de la alimentación saludable: resulta importante para el bienestar de quien la elige pero no tiene ninguna propiedad o virtud acerca de la Redención de una persona. Por dar un ejemplo extremo, la clave en la vida del profeta Daniel, conocido por su alimentación saludable, no era su gastronomía sino su relación personal con su Dios. Fue esto lo que le llevó a rechazar la reeducación que le proponía el rey Nabucodonor cambiando, entre otros hábitos, su alimentación. No es menor la diferencia entre uno y otro enfoque. En este marco es interesante un debate planteado en una publicación no oficial de los Adventistas del 7mo. Día, religión en la que ocurre un énfasis especial por la alimentación saludable. Le agrega interés al texto que su autora sea una ministra ordenada, además de psicóloga clínica, la PhD Courtney Ray. Aquí va:

Texto publicado en la revista Spectrum, por Courtney Ray, quien ejerce su ministerio en Compton, California, en la Unión del Pacífico:

No había mucho en el titular que fuera sorprendente para cualquiera que haya tomado una clase de química. Pero la División Interamericana publicó recientemente un artículo que cita una investigación sobre la cafeína, declarándolo un medicamento, no un nutriente. No conozco a muchas personas que se hayan confundido por esto, esa no es información nueva. Pero mientras leía el artículo, estaba claro que la intención no era simplemente un repaso de la química. El artículo fue diseñado para disuadir a las personas del uso de la sustancia. Aparentemente, hay un objetivo espiritual para llevar: el uso de cafeína es antitético para cultivar una mente como la de Cristo.

Estoy horrorizada y entristecida, pero no del todo sorprendida de que tal conclusión se promocione en una publicación adventista. Después de todo, en una encuesta mundial reciente de nuestra iglesia, aproximadamente la mitad de todos los encuestados creen que la dieta tiene un impacto en la salvación.

En una muestra de más de 55.000 adventistas, el 47% estuvo De Acuerdo o Muy de Acuerdo con la afirmación "Seguir el mensaje de salud asegura mi salvación". ¡Un 15% adicional declaró que no estaban seguros! ¡Es desgarrador que este error se esté enseñando y se crea ampliamente! Y que una de nuestras publicaciones avance descaradamente en esta idea es aterrador. No solo tiene implicaciones espirituales, sino también físicas.

La dieta no nos salva

En primer lugar, nuestra dieta no nos salva. A pesar de las advertencias clásicas de que la calidad de nuestra relación cristiana está ligada al vegetarianismo o incluso al veganismo, las cosas que comemos no son salvíficas. Jesucristo nos lo dice en Mateo 15:11: las cosas que entran en nuestras bocas no son las que nos contaminan, sino las que salen de nuestras bocas. Puede parecer casi contradictorio aceptar esta simple enseñanza de Jesús si hemos pasado nuestro tiempo escuchando sobre la necesidad de mantenerse alejado de ciertos alimentos. Pero por mucho que pueda ir en contra de nuestra fibra adventista, es cierto. Nadie irá al Cielo o será excluido del Cielo en función de lo que coma. ¡Ni queso, ni café, ni siquiera cerdo!

En segundo lugar, al analizar específicamente el caso contra la cafeína, no solo se trata de ayudar a las personas a comprender que su salvación no está ligada a abstenerse o participar en lo que ingerimos, sino también que nuestro enfoque de las drogas en general está potencialmente dañando la vida física de las personas. Todos los compuestos químicos tienen efectos fisiológicos, algunos positivos, otros negativos, e incluso las cosas "buenas" tienen el potencial de volverse dañinas cuando se toman en exceso. Sin embargo (y esta puede ser la parte con la que algunos luchan), incluso muchas sustancias consideradas "malas" por el público en general tienen un potencial de beneficio si se usan en las circunstancias adecuadas, bajo la administración de un profesional de la salud, cuando se recetan para un determinado propósito médico. Las anfetaminas pueden ser sustancias nocivas con potencial de abuso. Lo mismo ocurre con los opioides. Pero alguien con un trastorno neurológico puede ser ayudado por las anfetaminas. Y conozco a muy pocas personas que optarían por someterse a procedimientos invasivos dolorosos sin la ayuda de un opioide. Estas drogas no son inherentemente malas, pecaminosas o malvadas. Es el abuso y el mal uso lo que las hace destructivas.

Atribuir "semejanza a Cristo" a la abstinencia de varias drogas no es algo sabio. A menudo desalienta a las personas que tienen necesidades médicas legítimas de obtener ayuda cuando sea necesario. Impide que las personas busquen intervención médica y puede hacer más daño que bien. Debido al estigma asociado, algunos se sienten culpables / menos espirituales / decepcionados de sí mismos cuando tienen que recurrir al uso de intervenciones con medicamentos. Pero, a veces, las drogas son una parte vital de la curación y el bienestar. Les hacemos un mal servicio a las personas cuando les enseñamos que cada dolencia se puede resolver bebiendo más agua y rezando más.

"No estoy en contra de los remedios naturales"

Si bien Dios puede hacer cualquier cosa, tenemos ejemplos bíblicos en los que, a veces, las personas profundamente espirituales no se curaron de su "espina en la carne". No significa que esas personas no fueran como Cristo. No conocemos la voluntad de Dios y solo podemos esperar hasta el Cielo para descubrir por qué a algunos se les permitió llevar ciertas cargas físicas.

Mientras tanto, cuando avergonzamos a la gente de pensar que su experiencia con Jesús se basa en si han elegido un remedio natural en lugar de uno recetado, puede tener consecuencias peligrosas. He tenido miembros que trataron de "alejarse" de medicamentos para el corazón, medicamentos bipolares, medicamentos antirretrovirales, etc. Esta mentalidad pone en peligro la vida de las personas. Para algunas personas (especialmente aquellas con problemas psicológicos) lograr que se ajusten a la adherencia a la prescripción ya puede ser una batalla cuesta arriba. La gente, a menudo, se convence a sí misma de que no hay necesidad de un cumplimiento continuo de un medicamento una vez que comienzan a sentirse mejor. Pero la sensación, con frecuencia, no es un buen indicador de que se puede suspender la medicación. Es más probable que sea una indicación de que está funcionando, por lo que no se recomienda detener su administración a menos que esté bajo el consejo de un profesional de la salud.

Nuestra inclinación por los remedios holísticos, aunque admirable, a veces puede conducir inadvertidamente a consecuencias devastadoras. Tuve la desafortunada experiencia de tener un asiento de primera fila al presenciar el deterioro de las personas porque se sentían culpables por tomar medicamentos. En sus mentes, no querían depender de especialidades medicinales en lugar de la fe. Al igual que la broma citada a menudo sobre el hombre en una inundación que rechazó un bote y un helicóptero porque estaba esperando a Dios, a veces las cosas que rechazamos eran las respuestas a nuestra oración.

No estoy en contra de los remedios naturales. Hay momentos en que son apropiados. Pero es irresponsable hacer declaraciones generales que sugieran que una forma es el camino espiritual preferido. Hacer estos juicios sobre cualquier droga, incluida la cafeína, no es aconsejable. La cafeína se prescribe comúnmente para las migrañas y otras dolencias médicas. Es aconsejable buscar remedio para la causa subyacente cuando pueda. Sin embargo, hasta que se identifique y trate la causa de ese problema (si es posible), no hay ninguna razón, física o espiritual, para sufrir un dolor debilitante. “Amados, rezo para que todo te vaya bien y que tengas buena salud, como le va bien a tu alma.” (3 Juan 1: 2 NVI)

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.