"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."
Resultados para "" (393)

Cómo impedir que la política destroce una iglesia

UN CASO MUY INTERESANTE

Las Iglesias Reformadas Unidas en América del Norte (URCNA) es una federación de iglesias reformadas conservadoras en lo teológico, fundada en 1996. Muchas iglesias se unieron a la URCNA después de separarse de la Iglesia Cristiana Reformada (CRCNA). El desacuerdo fue por la ordenación de mujeres, el debate Creacionismo vs. Evolución y la inerrancia bíblica…

Tercer Ángel

lunes 21/12/2020
religiosos
La Fe en un Ser Superior es diferente a la esperanza en un ser humano y sus decisiones. La pasión puede ser una mala consejera.

Las Iglesias Reformadas Unidas en América del Norte (URCNA) es una federación de iglesias reformadas conservadoras en lo teológico, fundada en 1996. Muchas iglesias se unieron a la URCNA después de separarse de la Iglesia Cristiana Reformada (CRCNA). El desacuerdo fue por la ordenación de mujeres, el debate Creacionismo vs. Evolución y la inerrancia bíblica…

Las Iglesias Reformadas Unidas en América del Norte (URCNA) es una federación de iglesias reformadas conservadoras en lo teológico, fundada en 1996. Muchas iglesias se unieron a la URCNA después de separarse de la Iglesia Cristiana Reformada (CRCNA). El desacuerdo fue por la ordenación de mujeres, el debate Creacionismo vs. Evolución y la inerrancia bíblica (infalibilidad bíblica). Los creyentes conservadores reformados también estaban preocupados porque las iglesias cristianas reformadas se estaban apartando de la enseñanza de las Escrituras para adaptarse a las tendencias sociales contemporáneas. Las Iglesias Reformadas se remontan a los primeros movimientos protestantes en Europa de los siglos XVI y XVII. La URCNA reivindican los Cánones de Dordt, escritos en 1618 y 1619 por un grupo de iglesias reformadas; la Confesión Belga, escrita por Guido de Bres a mediados del siglo XVI; y el Catecismo de Heidelberg, escrito por varios eruditos en la ciudad de Heidelberg, Alemania. Además, adhiere al Credo de los Apóstoles, el Credo de Nicea y el Credo de Atanasio. Una de sus doctrinas fundamentales es la justificación forense, según la cual Cristo ofrece un doble beneficio: el pecado de cualquier individuo es imputado a Cristo y él sufrió por él en la cruz, mientras que su perfecta obediencia se acredita a los creyentes, incluida la vida eterna. 

iglesia 1
En pandemia y con normas de distanciamiento social y restricciones, ceremonia en la Iglesia Reformada del Calvario.

Janet Adamy, es co-ganadora de un premio Pulitzer, escribió para The Wall Street Journal. Su texto es extenso, pero es un desafío que vale la pena. Muy interesante y quizás ayudaría a resolver algunas dificultades en países de integra Grieta política que divide a familias, amigos, conocidos:

La noche después del día de las elecciones (miércoles 04/11/2020), los hermanos Mark y Nick Elders reunieron en una teleconferencia por Zoom a casi una docena de miembros de la Iglesia Cristiana Reformada Calvary en los suburbios de Grand Rapids (N. de la R.: allí se encuentra el Seminario Teológico Calvino). Los Elders pidieron a cada uno que revelara por qué candidato presidencial votaron y por qué.

Los feligreses se habían estado reuniendo cada semana para trabajar en sus posturas conflictivas acerca de la atención médica, la inmigración, el control de armas, el aborto y otros temas propios de la coyuntura social estadounidense. Habían comenzado a principios de marzo en la sala de jóvenes de la iglesia, sentados a centímetros de distancia unos de otros, en sofás gastados. Ahora estaban celebrando su reunión en medio de una pandemia furiosa. La victoria de Joe Biden sobre el presidente Donald Trump recién se estaba perfilando.

Uno por uno, los participantes, una mezcla de conservadores, liberales e independientes, revelaron cuál había sido su elección para la Casa Blanca. 

Jayne Quist dijo que ella y su esposo, Jim Quist, votaron para reelegir al presidente Trump porque él está en contra del aborto y “el socialismo nos asusta”. 

Mark Westrate dijo que respaldó a un demócrata por primera vez en medio siglo de votaciones porque “todo parece estar cayendo a pedazos”.

Mark y Nick Elders eligieron a Biden después de votar por Trump en 2016. Esto los puso en desacuerdo con un miembro del grupo al que admiran profundamente: su padre, Dale Elders, quien respaldó al republicano en funciones.

Los hermanos Elders, miembros de la iglesia de toda la vida, pidieron a los participantes que abrieran sus cuadernos de trabajo de 194 páginas y comenzaran el difícil proceso de comprender a quienes votaron diferente a ellos (N. de la R.: aprender la tolerancia hacia el otro). 

Los libros de trabajo, desarrollados por un grupo cristiano no partidista, les advirtieron que no trataran como enemigos a las personas con creencias políticas opuestas. 

Nick Elders cerró los ojos y le pidió a Dios que no los perdiera de vista durante los siguientes cuatro años.

“Ayúdanos a todos a recordar que, primero, somos cristianos”, oró el vendedor de vehículos acuáticos de 28 años. “En segundo lugar, somos o republicanos o demócratas o independientes”.

elders
Mark y Nick Elders, la esposa de Nick, Erin, y Dale, padre de los hermanos. De pronto, las diferencias.

Cisma religioso

El país está dividido como pocas veces antes. Los desacuerdos sobre política, Covid-19 y cuestiones sociales están ubicando a las personas en campos irreconciliables. El fenómeno se siente de manera aguda en la iglesia, un lugar donde los fieles buscan refugiarse de las tensiones de la vida cotidiana.

Los pastores dicen que se ha vuelto más difícil mencionar eventos actuales en sermones y oraciones porque los feligreses los perciben como que los oradores toman partido. En casos extremos, las tensiones están impulsando a los miembros a abandonar las iglesias por completo, lo que agrava el declive en la participación religiosa entre los estadounidenses que ha ocurrido en 2020.

“Las persuasiones políticas de la gente parecen tener prioridad hoy sobre cualquier otro compromiso espiritual”, lamenta Dean Inserra, pastor principal de City Church Tallahassee, una iglesia evangélica en la capital de Florida. “Hemos tenido gente que se ha ido de la iglesia porque, a sus ojos, estoy demasiado despierto; y hemos tenido gente que ha dejado la iglesia porque no estoy lo suficientemente despierto”.

En las elecciones presidenciales de noviembre, los votantes evangélicos blancos eran casi 25% del electorado, y alrededor de 8 de cada 10 de ellos respaldaron al Presidente republicano, según una gran encuesta llamada AP VoteCast. Los católicos, que representan casi 25% de la población votante, dividieron sus votos casi por igual entre el presidente Trump y Joe Biden.

Personas de diferentes creencias religiosas informaron amplias variaciones en su elección para Presidente en esta elección 2020.

Los líderes religiosos dicen que las tensiones dentro de sus iglesias comenzaron a surgir durante la primera carrera de Trump hacia la Casa Blanca porque los miembros se sentían más apasionados por apoyar u oponerse al candidato poco convencional que por los políticos anteriores. La agria campaña de 2020 exacerbó esas tensiones, al igual que los debates sobre cómo adorar durante la pandemia y responder a las protestas tras el asesinato de George Floyd bajo custodia policial.

En Grand Rapids, donde los descendientes de inmigrantes holandeses conforman una de las comunidades cristianas reformadas más grandes del país, una organización sin fines de lucro llamada Colossian Forum está capacitando a laicos tales como los hermanos Elders para abordar estos conflictos de frente. El grupo lleva el nombre de un versículo de la Biblia que proclama que en Cristo todas las cosas se mantienen unidas.

westrate
Mark y Elizabeth Westrate se unieron al grupo porque los republicanos de toda la vida no estaban seguros de qué candidato elegir para presidente.

Colossian Forum

“Él ya existía antes de todas las cosas
y mantiene unida toda la creación”.

Colosenses 1:17

El siguiente texto es la presentación de Colossian Forum:

Los desacuerdos pueden destrozar su Iglesia

No es necesario. Cristo puede mantenerlos unidos.

Los conflictos mal administrados pueden interrumpir su ministerio y dañar a su congregación. Conducen a distracciones, división y salidas. Hemos ayudado a miles de líderes y miembros de la iglesia a abordar problemas tales como:

  • La intersección de la política y la fe.
  • Decisiones políticas sobre temas controvertidos como la sexualidad.
  • Cómo ser cristianos fieles viviendo en un mundo científico.
  • Explorar y vivir las verdades bíblicas sobre el género.

Sea una Iglesia resiliente.

Los grupos pequeños de Colossian Way son donde ocurre el discipulado. En el transcurso de 10 semanas, los participantes se reúnen como cristianos, practican amar a Dios y a los demás mientras no están de acuerdo y son testigos de la edificación del cuerpo de Cristo.

Lo equiparemos para guiar a su comunidad a través de los temas más divisivos de la actualidad. Es fácil comenzar y proporcionar recursos a un grupo en su iglesia. Aprenda a liderar uno en menos de dos horas con la Capacitación virtual para facilitadores a su propio ritmo.

Michael Gulker, un pastor menonita con un título en Teología, de la Universidad de Duke y presidente del Colossian Forum, dijo que las iglesias están particularmente preocupadas por perder miembros porque la pandemia rompió el hábito de presentarse todos los domingos. 

“La polarización es peor y la gente no va a la iglesia en este momento”, dijo. “Nadie sabe quién va a regresar”.

Su plan de estudios “Colossian Way” no está diseñado para que los miembros de la iglesia estén de acuerdo. En cambio, enseña a las personas a analizar el conflicto de manera que fortalezca, en lugar de erosionar, su conexión con su iglesia.

“Necesitamos convertirnos en el tipo de personas que hablan de esto de maneras que se parecen a las de Jesús”, dijo el reverendo Gulker.

Ron Grooters
Ron Grooters, un elector de Donald Trump.

Un desafío mayor

Regresemos al texto del WSJ:

El populoso condado de Kent, en Grand Rapids, fue una vez sólidamente republicano, el lugar donde creció el presidente del Partido Republicano, Gerald R. Ford, y donde las iglesias cristianas reformadas estaban llenas de conservadores. 

En los últimos años, una afluencia de minorías y residentes con educación universitaria lo ha transformado en un condado cambiante. Después de votar por Trump en 2016, el condado de Kent eligió a Biden por un margen de 6 puntos, lo que ayudó al Presidente electo a reconstruir el ‘muro azul’ de los demócratas en los Grandes Lagos.

Rod Van Solkema dijo que siente esa división dentro de Crossroads Bible Church, una congregación evangélica cerca del centro de la localidad. Antes de las elecciones, unas ocho personas de la iglesia le pidieron que respaldara a un candidato presidencial, la mitad preguntando por Biden y la otra mitad preguntando por Trump. Él se negó.

“Éste es un desafío mayor para mí como pastor que la pandemia”, dijo el reverendo Van Solkema, quien no les dice a los feligreses cómo él vota para evitar alienar a alguno de ellos. “Saber que la división existe y que en cualquier momento podría estallar, es un gran desafío”.

Michael Hoogeboom, ministro de la Iglesia Cristiana Reformada LaGrave Avenue, en Grand Rapids, dijo que hace dos años, en el Día del Padre, él oró por las familias destrozadas por su estatus migratorio. Un feligrés más tarde le dijo que debería orar solo por los inmigrantes legales, confesó.

“Recientemente me dijeron que mis oraciones se están volviendo políticas”, dijo el reverendo Hoogeboom, pastor de la iglesia durante 17 años y quien no habla de su afiliación a un partido. “He estado orando por estos temas desde que estoy aquí. Y creo que la forma en que la gente está escuchando esos temas (pobreza, inmigración, personas de otras religiones) los está cambiando de manera diferente”.

Grooters Jr
Logan Grooters.

El primer encuentro

Impacta el relato que reconstruyó Janet Adamy:

“La noche del miércoles 4 de marzo, Heather Stroobosscher se presentó a la primera reunión del grupo de conversación política Colossian Way, en Calvary, donde ha sido pastora asociada durante tres años. 

La iglesia de 300 personas solía tener más del doble de miembros, muchos de ellos integrantes de familias de ascendencia holandesa del vecindario de clase media que rodeaba una fábrica de General Motors, para el estampado de metales, que en el pasado proporcionaba trabajo estable.

(N. de la R.: General Motors fue la mayor empresa automotriz del mundo, pero hoy ya fue superada por Toyota y Volkswagen. El estado de Michigan era el eje de la industria automotriz estadounidense).

Después que esa planta cerró y una parte de los miembros de la iglesia se marcharon, Calvary reorientó su misión hacia servir a quienes tenían menos. Por ejemplo, instaló cuatro lavarropas y cuatro secarropas para que cualquier persona utilizara ambos electrodomésticos sin costo alguno. 

Luego comenzaron las cenas semanales gratuitas y juegos de Bingo, en los que los premios son papel higiénico, gel de baño y champú. A medida que la iglesia se hizo más pequeña, también se volvió más diversa desde lo racial y lo demográfico, atrayendo a madres solteras y sus hijos, negros y coreanos, y algunos miembros abiertamente homosexuales.

Stroobosscher estaba nerviosa. Ex docente de inglés en Christian College, de 51 años, al igual que otros religiosos de la localidad, percibió las mismas presiones para predicar, ya fuese hacia la derecha o hacia la izquierda. 

Ella se unió al grupo para desarrollar empatía por las personas que ven las cosas de manera diferente. Pero compartir sus propias opiniones parecía arriesgado. Ella había tratado de mantenerlos cerca.

Mark Elders, un gerente de oficina de 33 años en el negocio de contratación eléctrica -cuarta generación de su familia-, y su hermano Nick Elders, habían liderado un grupo Colossian Way en el cual los miembros de la iglesia debatían acerca del creacionismo. 

No hablaron mucho con su padre, el presidente de Elders Electric, de 61 años, sobre cómo estaban cuestionando algunos puntos de vista republicanos que se incorporaron a su educación. Los hermanos se sintieron atraídos por ideas liberales y ambos lamentaron haber votado por Trump en 2016.

Los participantes entraron en tropel a la sala de jóvenes y se hundieron en sus sofás de gran tamaño marrón y rojo, turnándose para compartir lo que los llevó allí.

La esposa de Nicks Elders, Erin Elders, una diseñadora gráfica de 27 años, quería estar mejor preparada para manejar tensas conversaciones políticas. “No me gustan los conflictos”, le dijo al grupo. 

Gerhard Griffioen, un cartero jubilado de 71 años, había comenzado a seguir de cerca la política y llegó a “escuchar toda la perspectiva”.

Westrate, un trabajador social de 69 años, y su esposa Elizabeth Westrate, una enfermera de salud pública jubilada de la misma edad, se unieron al grupo porque los republicanos de mucho tiempo no estaban seguros del candidato a elegir para Presidente. “No puedo hablar con algunos miembros de nuestra familia”, dijo la Sra. Westrate, una inmigrante holandesa-indonesa que se convirtió en ciudadana estadounidense a los 19 años. Ella describió así cómo sus opiniones políticas los dividieron.

Los Quist, por otro lado, no tenían ninguna duda de que respaldarían al presidente Trump por un segundo mandato. El contador de 62 años y su esposa, una asistente de Gerencia, de 61 años en una librería cristiana, quedaron impresionados con lo mucho que estaba logrando el empresariado en los días de Trump.

Ron Grooters, un trabajador social forense que trabaja con personas en libertad condicional, de 56 años, tenía un objetivo en mente cuando se presentó con su hijo Logan Grooters, un estudiante de 21 años de la Universidad Estatal de Grand Valley. Él quería entender cómo los cristianos pueden votar por candidatos que apoyan el derecho al aborto. “Tengo opiniones muy fuertes”, advirtió al grupo.

Sus libros de ejercicios Colossian Way les indicaron que comenzaran con un debate sobre las armas. Nick Elders les preguntó: “¿Qué les preocupa más de las armas de fuego?”.

La Sra. Quist dijo que las armas la hacían temer por la seguridad de sus nietos. 

Mark Elders dijo que temía lo rápido que una persona puede quitarse la vida con un arma.

Ron Grooters escuchó durante unos minutos antes de decirle al grupo que no compartía sus miedos. Temía que los demócratas pudieran intentar quitarle las armas a la gente. El declive moral impulsa la violencia armada, dijo, no las armas. 

“Es la unidad familiar en mi mente”, le dijo al grupo. La tensión en la conversación se hizo más espesa. Él argumentó que las iglesias serían más seguras si tuvieran a mano a alguien armado.

Erin Elders decidió que tenía que hablar.

“Crecí en el sistema escolar posterior a Columbine”, le dijo al grupo, luchando por contener las lágrimas. “Estaría sentado en mi clase de arte y tendrías que voltear la mesa y fingir que alguien te va a disparar. Eso es terrible.” 

(N. de la R.: Columbine queda en el estado estadounidense de Colorado. El 20/04/1999 en la Escuela Secundaria Columbine ocurrió una masacre escolar. Los estudiantes de último año, Eric Harris y Dylan Klebold, asesinaron a 12 estudiantes y a un profesor. Además, hirieron a otras 24 personas y tres más resultaron heridas al intentar escapar de la escuela. Finalmente, Eric y Dyal se suicidaron.)

“Si pudiera salvar una vida votando para frenar las armas más mortíferas, lo haría”, afirmó Erin Elders.

Cuando cerró la sesión de 90 minutos, Stroobosscher le dijo a Nick Elders que el grupo parecía muy distante respecto del tema. “Me contuve mucho”, dijo. “No me siento segura todavía”.

chris
Chris Stroobosscher, el esposo de la reverencia asociada Heather.

Covid-19

Sin embargo, Stroobosscher regresó el miércoles siguiente para debatir sobre el cuidado de la salud. Era el 11 de marzo y el nuevo coronavirus apenas había interrumpido la vida en el oeste de Michigan. 

Ella leyó el libro de trabajo para abrir el debate. La consigna fue: ¿Cómo deberíamos distribuir los costos y beneficios de la atención médica para tener una sociedad floreciente?

Jenny Jenkins, profesora de Biología, de 50 años, se unió esa noche, y sugirió aumentar los impuestos a los ricos y regular las compañías de seguros y farmacéuticas. 

Nick Elders le dijo al grupo que se sentía mal por un colega con una factura por pagar de aproximadamente US$ 5.000 después de una breve hospitalización por neumonía.

Dale Elders no estuvo de acuerdo. “Eso es culpa suya”, le dijo a su hijo. “Tienes que planificar contingencias como esa”.

Cuando los participantes sugirieron formas de arreglar el sistema de salud, el Sr. Griffioen intervino. Durante años sufrió de enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Meses antes de cumplir 65 años, un neumonólogo sugirió un trasplante de doble pulmón. 

El Sr. Griffioen decidió apostar y esperar hasta que cumpliera 65 años y calificara para el programa de salud pública Medicare. Él temía que, incluso con su cobertura de jubilado del servicio postal, el procedimiento pudiera dejarlo en quiebra.

El Sr. Griffioen casi lo logra. “El día antes de que mi Medicare entrara en acción, mi pulmón colapsó”, le reveló al grupo. Ese día de atención lo dejó con una factura médica de US$ 8.000. Poco después se sometió a un trasplante de pulmón doble con éxito y estima que Medicare pagó alrededor de US$ 2 millones por su atención.

“Así es como valoro la atención médica, ¿puedo decirlo? Para todos”, le dijo al grupo.

Para el cartero jubilado Gerhard Griffioen, una emergencia médica moldeó su punto de vista sobre la atención médica.

“Gerhard, para mí usted vale US$20 millones”, le dijo el Sr. Quist. “Pero no creo que su tratamiento médico haya costado US$ 2 millones”.

Ron Grooters escuchó, mientras le preocupaba que la pandemia cerrara su oficina. El presidente Trump pronunció un discurso en la Oficina Oval en el que anunció la prohibición de los viajes aéreos desde países de la Unión Europea. La NBA anunció esa noche que suspendería su temporada.

“Todo lo demás está cerrando”, dijo Ron Grooters al grupo. “Mi teléfono está explotando en este momento”.

Los miembros del grupo terminaron su reunión con una oración y condujeron a sus hogares sin saber que era la última vez que se verían en meses.

En los días y semanas que siguieron, la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, ejecutó uno de los bloqueos más estrictos del país para contener el virus. 

Calvary cerró sus puertas y comenzó a transmitir sus servicios por YouTube. Los hermanos Elders pusieron en espera las reuniones de Colossian Way.

La reverendo Stroobosscher tenía las manos ocupadas moviendo ministerios en línea y enviando por correo electrónico a los feligreses una “Oración durante una pandemia” semanal cuando el asesinato del Sr. Floyd le provocó una segunda crisis. Ella sintió que no podía permanecer callada sobre el tema. 

Stroobosscher pidió permiso al Consejo de la Iglesia para publicar un mensaje en el letrero de la iglesia en Byron Center Avenue, que decía “Actúa con justicia, ama la misericordia, camina con humildad. Black Lives Matter”.

En su sitio web, la iglesia publicó una declaración de apoyo a la justicia racial.

A cuatro millas al oeste, en la mega iglesia Mars Hill Bible, el pastor Tim Nelson reescribió las oraciones semanales para incluir un lamento por la injusticia y la violencia. “Algunas personas decían: ‘¿Eres antipolicía?’”, dijo Nelson. “Ese es el desafío para la iglesia en este momento. Es difícil explorar los matices y la profundidad “.

Cientos de millas al sur, en West Palm Beach, Florida, Elizabeth Blazek abrió un correo electrónico de un obispo que supervisa su iglesia episcopal. Peter Eaton escribió que “como obispo no me es posible permanecer en silencio después de la sesión fotográfica del Presidente frente a la iglesia Saint John’s, en Lafayette Square”, donde los agentes del orden desalojaron por la fuerza a quienes demandaban justicia racial para dejar paso al Presidente mientras él levantaba una Biblia.

El obispo expresó “profunda preocupación por la sordera del Presidente y la Administración ante el profundo dolor, el miedo y la ira que estamos viendo en las calles de nuestras ciudades”.

Blazek, una abogada de 68 años que votó dos veces por Trump, dijo que el mensaje era inapropiadamente partidista. “La iglesia profesa amor y paz”, dijo. Sin embargo, no había escuchado a los obispos “hablar sobre el odio y la destrucción que ha tenido lugar en este país durante los últimos meses, principalmente desde la izquierda”.

“No creo que el lema ‘Damos la bienvenida a todos’ siga siendo cierto cuando están alienando a un buen porcentaje de feligreses más conservadores”, dijo. En septiembre ella se cambió a una iglesia sin denominación. Cuando se le pidió un comentario, el obispo Eaton dijo: “Me entristece que ella se haya ido”.

jenkins
La profesora de biología Jenny Jenkins dijo que le molesta que los cristianos no siempre den prioridad a las necesidades de los inmigrantes, especialmente a aquellos que huyen de situaciones desesperadas.

De nuevo juntos

En el oeste de Michigan, Mark Elders estaba en casa de sus padres para su almuerzo dominical habitual cuando su padre le pidió que firmara una petición de derecho a la vida oponiéndose al aborto. 

Para sorpresa de Dale Elders, su hijo se negó. Mark Elders se fue a su casa y no pudo conciliar el sueño esa noche. No estaba preparado para argumentar por qué había decidido apoyar el derecho de la mujer a elegir. Luchó por reconciliarse con cómo podía tener a su padre en tan alta estima y no estar de acuerdo con él en un tema importante.

A principios de septiembre, Nick Elders envió un correo electrónico a los miembros del grupo de conversación política Calvary con la noticia de que la iglesia les había dado permiso para volver a reunirse si todos usaban una máscara o tapabocas. 

Stroobosscher y el profesor Jenkins dijeron que no se sentían cómodos al reunirse en forma presencial. 

Ron Grooters dijo que no asistiría si debía usar una mascarilla.

“Parece que por demanda popular nos quedaremos en Zoom”, escribió Nick Elders al grupo.

“No hay nada que se sienta unido en los Estados Unidos en este momento”, dijo Westrate al grupo después de iniciar la sesión de aquella primera reunión virtual en septiembre, con las imágenes apiladas en cuadrados en sus pantallas. 

Nick Elders le dio la bienvenida al esposo de la reverenda Stroobosscher, Chris Stroobosscher, de 53 años, quien había decidido unirse.

Mark y Elizabeth Westrate se unieron al grupo porque los republicanos de toda la vida no estaban seguros qué candidato elegir para Presidente.

Nadie pudo oír la respuesta de Chris Stroobosscher. “Estás callado”, le dijo Heather Stroobosscher a su esposo.

Al leer el libro de ejercicios, Erin Elders le dijo al grupo que el enojo que sienten los cristianos por la política no es realmente algo malo porque es una señal de que algo debe arreglarse. 

Nick Elders preguntó: “Cuando se trata de inmigración, ¿qué es lo que te enoja?”.

La profesora Jenkins dijo que le molestaba que los cristianos no siempre dieran prioridad a las necesidades de los inmigrantes, especialmente a los que huyen de situaciones desesperadas, sino que se centraran en las necesidades de los estadounidenses. 

“Supongo que surge la pregunta: ¿Quiénes somos como país?”, preguntó Heather Stroobosscher. 

Ella dijo que la enojaba cuando la gente etiquetaba a los inmigrantes ilegales como un riesgo para la seguridad nacional o decía que deberían negarles el acceso a las escuelas y la atención médica.

Dejar entrar a esos inmigrantes, dijo Quist, cuesta dinero. “No creo que como cristianos debamos estar escribiendo un cheque nacional que no podemos cobrar”, dijo.

La profesora de Biología, Jenny Jenkins, dijo que le molesta que los cristianos no siempre den prioridad a las necesidades de los inmigrantes, especialmente a aquellos que huyen de situaciones desesperadas.

El Sr. Griffioen no estuvo de acuerdo. “Creo que hay más inmigrantes indocumentados en nuestros círculos de los que creemos”, dijo. “En nuestro corazón estamos llamados a amar a las personas, y eso incluye al inmigrante indocumentado”.

gerhard
Gerhard Griffioen, una emergencia médica moldeó su punto de vista sobre la atención médica.

Inclinaciones partidistas

En las semanas que siguieron, los miembros del grupo Calvary abordaron un cuestionario para evaluar sus inclinaciones partidistas. Analizaron anuncios políticos para aprender cómo las campañas engañan a los votantes con falsedades. Vieron un video en el que el reverendo Gulker, del Colossian Forum, explicaba que el diálogo no es efectivo cuando la gente desprecia a sus enemigos. Explicaron cómo sus experiencias de vida moldearon sus opiniones religiosas y políticas.

Ron Grooters le dijo al grupo que se convirtió en un cristiano devoto después de darse cuenta de que Jesús podía ayudarlo a recuperarse de crecer con un padre ausente. Su padre era un “criminal de carrera”, dijo, y su madre murió cuando él tenía 10 años. En su lecho de muerte, ella le pidió que comenzara a ir a la iglesia. Mientras su voz se ahogaba por la emoción, Logan Grooters se inclinó sobre el sofá familiar y rodeó a su padre con el brazo.

Dale Elders, hijo de un veterano de la 2da. Guerra Mundial, le dijo al grupo que su respeto por las personas que sirven en el ejército es lo que lo convirtió en un republicano de por vida. Recordó estar con sus cinco hermanos cuando su hermano mayor se enteró de que había sido reclutado para servir durante la guerra de Vietnam. Él dijo: “Cuando veo nuestros servicios y nuestra fuerza policial y todo lo que están siendo sacrificados, me duele mucho”.

Semana tras semana, Stroobosscher se volvió más comunicativa con sus creencias.

Al crecer en California, le dijo al grupo, se unió a los republicanos durante su adolescencia como una forma de rebelarse contra una familia liberal que le proporcionó una infancia difícil. Consideraba a Ronald Reagan el mejor Presidente de todos los tiempos, y los escritores conservadores Bill Kristol y George Will eran sus héroes.

“Cuanto más invertí en la iglesia como adulta, comencé a moverne más hacia el medio”, dijo ella. Después de convertirse en ministra en 2013, sus puntos de vista se movieron aún más hacia la izquierda. Ahora, más que nada, confesó, se sentía desanimada por la política.

“Creo que todo esto, con la muerte de Ruth Bader Ginsburg simplemente captura lo que está tan terriblemente mal en nuestro sistema político”, dijo.

(N. de la R.: Ruth Bader Ginsburg fue una jueza de la Corte Suprema de Justicia estadounidense, recientemente fallecida, ícono de los defensores de la despenalización del aborto. Con su reemplazo se consolidó en la Corte Suprema una mayoría conservadora).

“Las especulaciones y las maniobras para condicionarnos. Y un día si fueran los demócratas, creo que estarían haciendo lo mismo”.

A fines de septiembre, los miembros del grupo abrieron sus cuadernos de trabajo y enumeraron las formas en que conservadores y liberales se estereotipan entre sí. Mark Elders preguntó: “¿Qué encontraron injusto acerca de estos estereotipos?”

Dale Elders dijo que le molestaba que los conservadores fueran catalogados como personas codiciosas que no quieren ayudar a quienes tienen menos. Los liberales, por otro lado, “quieren regalar la granja”.

“Surgió en el debate anoche”, dijo Dale Elders. “Tienes inmigrantes ilegales. [Los liberales] quieren brindar atención médica, quieren proporcionar vivienda, quieren proporcionar todo. ¿Quién lo va a pagar?”.

Nick Elders respondió. “Vende tres tanques, dos barcos y está pagado”, le dijo a su papá.

“¿No te sientes amenazado por el enemigo si no tenemos una defensa fuerte?”, preguntó Dale Elders.

“Hay una diferencia entre tener una defensa fuerte y tener un ejército mundial”, dijo Nick Elders.

“¿Estás diciendo que deberíamos retroceder y proteger nuestras propias fronteras y no involucrarnos en asuntos mundiales?”, preguntó Dale Elders.

Chris Stroobosscher intervino: “Puedes defender tu país por una fracción del precio, a través de la economía. Lo que las guerras y los militares le cuestan al país es exponencialmente mayor que lo que costará la presión económica”.

“¿Qué tal gravar a los ricos con tasas más altas?”, preguntó el profesor Jenkins. Luego agregó: “Millonarios y multimillonarios, tienen tanto dinero que podemos aprovechar”.

Dale Elders preguntó a quién se consideraba adinerado: ¿personas con un patrimonio neto de más de US$ 10 millones o más de US$ 100 millones?

“Personas que tienen un patrimonio neto de más de US$ 1 millón, en mi opinión”, dijo el profesor Jenkins.

“Esas personas tomarán su dinero y huirán e irán a diferentes países”, dijo Ron Grooters.

Dale Elders pidió al grupo que considerara cómo se construyó Grand Rapids. Dijo que su madre fue a la escuela secundaria con Jay Van Andel, quien fundó el gigante del marketing multinivel Amway, junto a Richard DeVos. Sus familias donaron grandes cantidades de dinero a nivel local para construir instalaciones de investigación y salud de vanguardia, lugares de actuación e instituciones cívicas.

“Si iban a pagar impuestos del 50% de sus ingresos cada vez que construyeran otra fábrica, ¿dónde está el incentivo?” Preguntó Dale Elders. “Básicamente, esos filántropos son los que cambiaron la ciudad de Grand Rapids”.

Ron Grooters sugirió introducir un impuesto fijo para hacer las cosas justas. “Si un millonario paga el 10%, entonces la persona que gana $ 10 debe pagar el 10%”, le dijo al grupo.

“Pero piénselo”, dijo el profesor Jenkins. “No se puede vivir con 10 dólares la hora. Puedes trabajar 50, 60 horas a la semana y apenas puedes ganarte la vida”.

Erin Elders, quien recientemente decidió desactivar su cuenta de Facebook, dijo que el grupo le hizo darse cuenta de que los medios que consumía simplemente reforzaban sus creencias.

Erin Elders estuvo de acuerdo. “Si le das el mismo escalón a una persona baja y a una alta”, dijo, “no podrán alcanzar la misma altura”.

Cerraron la discusión sin que nadie se moviera de su posición.

quist
Jayne Quist dijo que ella y su esposo, Jim Quist, votaron para reelegir al presidente Trump porque se opone al aborto y ‘el socialismo nos asusta’.

La cuestión del aborto

El grupo debatió la decisión de Michigan, de  2018, de legalizar la marihuana y descubrió que la mayoría de ellos estaba de acuerdo con ella. Pusieron a prueba su capacidad para ver el otro lado eligiendo un punto de vista opuesto sobre el tema que sentían que tenía mérito.

Stroobosscher, un contratista general, advirtió sobre cómo un empleado prometedor se deterioró después de consumir marihuana habitualmente, y Westrate describió cómo sus sustancias químicas alteran el cerebro. 

Después de escucharlos, Erin Elders decidió que no lo había pensado bien cuando votó por la medida de legalización. Se preguntó cuántas otras veces pudo haber votado de manera incorrecta porque no había sopesado un tema con suficiente cuidado.

Ron Grooters siguió tratando de obtener una respuesta a la pregunta que lo llevó al grupo: ¿Cómo pueden los feligreses votar por un candidato que apoya amplios derechos al aborto? 

“Como cristiano, no sé cómo alguien podría apoyar a esa persona sólo en ese tema”, dijo.

“La forma en que acaba de expresar eso Ron, me pone ansiosa”, le dijo Heather Stroobosscher. “Me pone ansiosa cualquiera que pueda estar a favor del aborto porque estás poniendo a prueba su cristianismo”.

Nick y Mark Elders acordaron agregar una reunión adicional para debatir el aborto.

Mark Elders abrió la reunión sobre el aborto diciéndole al grupo que se negó a firmar la petición del derecho a la vida que le llevó su padre.

“Es difícil cuando tienes a alguien a quien admiras y no estás de acuerdo en algo que tiene muy cerca de su corazón”, dijo. Estar en este grupo lo estaba ayudando a reconciliar eso. “Podemos tener estas discusiones sabiendo que él ama a Jesús, yo amo a Jesús. Allí podemos tener puntos en común”.

Ron Grooters le dijo al grupo que su oposición al aborto estaba determinada por el hecho de que dos mujeres de su familia tenían uno. Como hombre, se sintió desanimado en no hablar con franqueza sobre su postura porque es un problema de mujeres. “Esto me ha tocado muy profundamente”, dijo.

La reverenda Stroobosscher habló. “Voy a traer esto a la mesa. Cuando tenía 20 años, quedé embarazada”.

El grupo guardó silencio.

“No sé si estaba a favor del aborto o de la vida en ese momento”, dijo. “Pero con convicción sabía que no me haría un aborto. Yo estaba sola. No tenía plan. Sentí que mi vida había terminado”.

“Di al bebé en adopción y pasé por el embarazo”, continuó. “Fue Planned Parenthood la gente de gracia en mi vida que me abrazó en este momento de crisis del embarazo. Y fueron mis parientes cristianos quienes fueron horribles conmigo. Mis parientes cristianos reformados. Algunos de ellos no me dejaban entrar a sus casas y no querían tener nada que ver conmigo”.

Los participantes guardaron silencio.

“Hay un comportamiento realmente desagradable hacia las mujeres que han tomado decisiones difíciles”, dijo. “Eso es algo que me despierta toda la conversación”.

“Lamento escuchar que tuvo esa respuesta”, le dijo la Sra. Quist. 

Ella recordó cómo en algunas iglesias cristianas reformadas, las parejas que quedaban embarazadas fuera del matrimonio solían tener que comparecer ante la iglesia en reconocimiento de su pecado. Eso nunca le sentó bien. 

“Es triste que la gente tenga que reaccionar de una manera tan triste en lugar de una amorosa reacción de como debería hacerlo una iglesia”, agregó ella.

Nick Elders dirigió al grupo en la oración de Filipenses 1:9. “Le pido a Dios que el amor de ustedes desborde cada vez más y que sigan creciendo en conocimiento y entendimiento”. 

El Sr. Quist continuó con su propia oración.

“Padre, como Iglesia te pedimos perdón por el extraordinario deleite que nuestra Iglesia ha tenido al humillar a otros”, dijo. 

“Oramos, Padre, que como Iglesia, ya no seamos así”, agregó.

La reverenda Stroobosscher sacudió la cabeza mientras oraba con él, las lágrimas goteaban debajo de sus gafas. Fue la primera vez que alguien de la Iglesia Cristiana Reformada pidió perdón por cómo la trataron tres décadas atrás. 

Los participantes se dividieron en grupos según su postura sobre el aborto. Heather Stroobosscher se unió a la sala de reuniones de Zoom con los que se describieron a sí mismos como pro-elección.

heather
La reverenda Heather Stroobosscher, pastora asociada de Calvary, luchó con un episodio doloroso en su pasado.

Biden gana

Poco antes de la última reunión del grupo, el 4 de noviembre, las redes de noticias comenzaron a declarar que Biden había ganado en Michigan. Era una señal de que, aunque la carrera estaba lejos de decidirse, iba en la dirección de Biden.

Ocho personas del grupo votaron por el Sr. Biden: Nick Elders, Mark Elders, Erin Elders, Heather Stroobosscher, los Westrates, el profesor Jenkins y el Sr. Griffioen.

Cinco personas votaron por Trump: Dale Elders, Ron Grooters, Logan Grooters y los Quists.

Chris Stroobosscher, un canadiense que no es ciudadano estadounidense, no pudo votar.

Cada uno compartió sus temores sobre lo que haría el candidato contrario si ganaba. Algunos dijeron que aumentaría los impuestos. Otros dijeron que temían la intervención del gobierno en el cuidado de la salud. Algunos se preocuparon por la preservación del medio ambiente.

Luego, los hermanos Elders les pidieron que consideraran que las vistas desde el otro lado provenían de un lugar de amor por el estilo de vida estadounidense que todos disfrutan y un deseo de seguridad financiera. Amor por su propia salud y acceso a una atención médica de calidad. Amor por el planeta y la abundante belleza de la naturaleza.

Al final, estar en el grupo no cambió las creencias fundamentales de nadie. 

Pero para la mayoría de los participantes, la experiencia les dio un nuevo aprecio por aquellos que ven las cosas de manera diferente.

“Este es el único lugar donde realmente he encontrado respeto por la otra parte”, dijo Griffioen al grupo. 

El Sr. Quist dijo: “Yo recibiría una bala por cualquiera de ustedes”.

El profesor Jenkins no había pensado en cómo un inmigrante legal podría sentirse engañado por aquellos que ingresan sin seguir las reglas, hasta que Dale Elders hizo ese punto. “Me hizo detenerme y decir hmmm”, dijo.

“Tengo que recordar que otras personas vienen de diferentes perspectivas y han tenido una experiencia de vida diferente a la mía”, dijo. “No significa que sean personas horribles”.

Erin Elders dijo que el grupo le hizo darse cuenta de que los medios que consumía simplemente reforzaban sus creencias. Recientemente decidió desactivar su cuenta de Facebook.

“Cuando está en las noticias o en la televisión, es muy fácil cambiar de canal o elegir no leerlo”, dijo. “Pero cuando viene de alguien a quien amas y de alguien a quien respetas, te detienes, lo escuchas y lo piensas”.

A Dale Elders le sorprendió que sus hijos no fueran los únicos que apoyaran el derecho al aborto. Siempre había asumido que la mayoría de la gente de la iglesia veía las cosas como él. Resolver esas diferencias con los chicos, dijo, solo fortaleció su relación. “Fue algo revelador”.

Ron Grooters terminó las sesiones decepcionado. Todavía no ve cómo los cristianos pueden votar por candidatos que apoyan el derecho al aborto. “Todavía me duele el alma”, le dijo al grupo.

Lo que estaba en juego era más alto para Stroobosscher. Las imágenes que ella había guardado estaban ahora expuestas.

“Me siento vulnerable ante las personas que ahora no aprecian mi puesto”, dijo ella. Temía que algunos feligreses la dejarían fuera.

Los miembros del grupo le dijeron que su franqueza tenía el efecto contrario en ellos.

“Tus opiniones son más significativas para mí ahora que te conozco mejor como persona”, le dijo Nick Elders. Ron Grooters estuvo de acuerdo. “Te hace más humana, más emocional, más real”.

“Mi corazón se reconforta”, dijo Heather, aliviada. “Estoy agradecido por eso”.

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

Lo más reciente

    El riesgo de banalizar el antisemitismo

    Antisemitismo no es criticar la acción de Israel en Palestina. Cuidado con banalizar el concepto de antisemitismo. Aquí un apunte muy interesante.

    INSÓLITO SOSPECHA DEL NUEVO TESTAMENTO

    Melquisedec, enigmático Rey y Sacerdote

    Aún hoy Melquisedec provoca a los arqueólogos y teólogos más preguntas que respuestas. Sólo aparece en Génesis y en Hebreros pero con gran autoridad.

    ¿QUIÉN BENDIJO A ABRAHÁN?

    Tiempo presente necesita cambios urgentes (en 2024)

    El tiempo presente que necesita cambios urgentes es una invitación del predicador cristiano Oscar Félix Tapia en un texto muy impactante.

    TERAPIA ESPIRITUAL INTEGRAL 3/3