tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

ELUDIENDO LA GRIETA SOBRE EL ABORTO

Cristianos cambian el enfoque: Anticoncepción antes que discutir el aborto

El aborto no es sólo motivo de debate en la Argentina. El caso de USA es significativo. Algunas experiencias son muy interesantes para evaluar. En este caso, The Source, una cadena de centros cristianos de atención del embarazo que promete proporcionar un servicio importante para la anticoncepción, lo que no resulta aceptable para los más conservadores.

Sarah Pulliam Bailey es una reportera especializada en temas de cómo se cruzan la religión, la política y la cultura. En el pasado, ella integraba el staff de la web Religion News Service, y ahora dirige la sección que a este tema le dedica el diario The Washington Post, propiedad de Jeff Bezos, el millonario N°1 por su fortuna en Amazon.com/

El siguiente artículo fue escrito por Sarah:

AUSTIN (Texas) - Cuando una mujer de bajos ingresos busca atención reproductiva, a menudo va a una clínica de Planned Parenthood, donde es tratada como paciente con una variedad de opciones médicas. O podría ir a un centro de embarazo cristiano, donde se le aconseja llevar un embarazo a término.

El recorte es de 2012, cuando un diario de Austin informa que comenzó la reconversión
de Planned Parenthood en The Source for Women.

La Federación Internacional de Planificación Familiar (International Planned Parenthood Federation o IPPF) es una organización no gubernamental que tiene como objetivos generales la promoción de la salud reproductiva y la salud sexual, así como la defensa del derecho a abortar de las mujeres y el libre acceso a los métodos anticonceptivos como medios de planificación familiar.

IPPF nació en 1952 en Bombay (India), pero hoy día tiene presencia en 189 países. Es apoyada financieramente por gobiernos, fundaciones y organizaciones relacionadas con la salud y la pobreza, fideicomisos y particulares, incluida la Comisión Europea y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Se estima que en 2017, la Planned Parenthood (filial de la IPPF en USA) recibió US$ 500 millones en recursos del Estado estadounidense.

Colabora con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

IPPF ha crecido pese a las críticas que le prodigan la Iglesia Católica Apostólica Romana, los movimientos provida y partidos políticos conservadores que sostienen que, por comprobaciones científicas, la vida humana comienza desde el momento de la concepción.

En 2017, dos centros de investigación que recibían donaciones de tejidos fetales de IPPF admitieron en sede judicial su responsabilidad en el tráfico ilegal de órganos fetales,​ por lo que fueron clausurados y condenados a pagar una multa de US$ 7,8 millones.

Otra polémica fue por los métodos usados por el Instituto Guttmacher, que depende de la Planned Parenthood Federation of America: en 2012 quedó demostrado que había manipulado datos estadísticos en sus estudios.

Danielle Dirkse, de 24 años, asiste a una clase de "trucos para padres"
con su hija el mes pasado en el centro de embarazo Source de Austin.
(Ilana Panich-Linsman para The Washington Post)

The Source

Pero algunos cristianos ahora ven una oportunidad para una 3ra. forma de llegar a las mujeres, antes de quedar embarazadas, que también les permite competir por el dinero federal al que Planned Parenthood ha decidido renunciar.

Ocho centros de embarazo independientes con sede en Texas se fusionaron a principios de 2019 para formar una cadena llamada The Source (La Fuente). Junto a los centros de salud para mujeres cristianas en Houston, Dallas, San Antonio y Austin, la organización sin fines de lucro planifica ofrecer una gama completa de servicios médicos, que incluyen pruebas de enfermedades de transmisión sexual, atención prenatal en el 1er. trimestre del embarazo y opciones de anticoncepción.

Este modelo es similar al de cientos de clínicas de Planned Parenthood. Alrededor de la mitad de las 600 clínicas de la organización brindan aborto directamente; el resto ofrece servicios médicos, pero deriva a las pacientes a proveedores externos para el aborto.

Planned Parenthood anunció en agosto sus planes de renunciar a unos US$ 60 millones en fondos de planificación familiar del Título X en lugar de cumplir con las nuevas reglas de la Administración Donald Trump que prohíben a las clínicas participantes derivar a pacientes para abortos que no sean de emergencia y requieren la separación financiera de las instalaciones que brindan abortos. Los fondos del Título X ya no se podrán usar para pagar abortos.

Ahora, el grupo The Source, que no derivará a pacientes para un aborto, planifica competir en 2020 por el dinero federal.

La decisión de proporcionar anticoncepción es un gran cambio cultural para los centros cristianos que, por razones religiosas, normalmente no ofrecen anticonceptivos.

Pero representa lo que algunos, desde el movimiento antiaborto, dicen que es un cambio de marca muy necesario para los centros de embarazo, para no terminar siempre en el aborto y colocar la atención médica de las mujeres en el centro. Muchos cristianos conservadores más jóvenes, en particular, están preocupados por cómo el movimiento trata a las mujeres.

"Incluso dentro de la comunidad pro-vida, hay muchos matices acerca de lo que creemos que deberíamos ofrecer a las mujeres", dijo Ingrid Skop, una obstetra-ginecóloga que se unió a la junta de The Source. "Ayuda a mostrar que no todos los activistas pro-vida dicen 'Ponga una aspirina entre las piernas y no tenga relaciones sexuales'."

Skop afirmó que cree que los sitios The Source pueden proporcionar un modelo para los centros de embarazo en todo el país.

Sin embargo, Sarah Wheat, directora de asuntos externos de Planned Parenthood of Greater Texas, es escéptica acerca de que la expansión hacia los servicios médicos se arraigue en otros lugares, dado que muchos líderes antiaborto, especialmente los católicos, se oponen a la anticoncepción.

"He visto los cambios de marca", dijo Wheat. "Hasta ahora, no he visto atención médica".

La pagína web de The Source invitando a realizarse tests de prevención.

Más educación sexual

Varias grandes redes de centros de embarazo recientemente prohibieron a sus centros afiliados proporcionar anticonceptivos, debido a la creencia de que alienta el sexo fuera del matrimonio.

Por el contrario, todos los centros The Source ofrecerán píldoras, inyecciones, dispositivos intrauterinos o DIU, y otros métodos anticonceptivos a partir de marzo, una medida que el director ejecutivo de The Source, Andy Schoonover, dijo que ayudará a reducir los embarazos no deseados al prevenirlos antes de que ocurran.

“Los centros de embarazo son reactivos. Usted viene con un plan, y ellos tratan de convencerlo de no tener un aborto”, explicó Schoonover. “Espero que podamos evitar que tenga un embarazo no planificado. Si tiene [uno], veamos las opciones".

Entre un collage de fotografías familiares en el escritorio de su oficina en Austin, Schoonover muestra una de su bebé, Grace, quien murió en 2015, apenas 10 horas y media después de su nacimiento. Schoonover dijo que su médico les aconsejó a él y a su esposa que abortaran e intentaran nuevamente después que el bebé fuera diagnosticado con un defecto de nacimiento fatal cuando su esposa tenía 12 semanas de embarazo. En cambio, ambos decidieron llevar el embarazo a término.

Schoonover, quien tiene títulos en negocios por las universidades de Virginia y de Stanford, dijo que cuando le pidieron por primera vez que dirigiera el centro de Austin hace dos años, inicialmente se negó. Pero guiado por su fe cristiana, lo reconsideró.

Él afirmó que entiende, en la medida de lo posible como hombre, lo que algunos médicos les dicen a las mujeres durante el embarazo.

"Tengo un poco de piel en el juego", dijo Schoonover, quien fue criado católico y ahora asiste a una iglesia Bautista del Sur.

Según Schoonover, inicialmente se opuso a la idea de proporcionar anticonceptivos, porque temía que los donantes / patrocinadores no lo aprobaran. Finalmente fue persuadido, después de hablar con su directora médica, Catherine Browne, una obstetra-ginecóloga.

Una de las ideas erróneas más grandes que Browne le dijo que enfrenta se refiere a personas que piensan que proporcionar anticonceptivos alentará a las mujeres a ser promiscuas.

"Si yo, como médico, le digo a la gente: "Guarda tus armas", no estoy alentando el comportamiento violento", dijo Browne. "Empoderemos a las personas con educación".

Los centros no proporcionarán píldoras anticonceptivas de emergencia tales como la píldora "mañana después" del Plan B, porque Schoonover dijo que consideran que los medicamentos son una forma de aborto.

El nuevo enfoque médico de The Source es el último intento del movimiento antiaborto de cambiar de marca, dijo Laura Hussey, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Maryland, condado de Baltimore, quien publicará un libro sobre los esfuerzos de los centros de embarazo para centrarse más en las mujeres.

Andy Schoonover, CEO de The Source.

Católicos y evangélicos

A mediados y finales de la década de 1990, los antiguos "centros de embarazo en crisis" comenzaron a obtener la licencia de clínicas médicas porque estaban agregando equipos ultrasonido, reveló Hussey. Pero la mayoría de ellos todavía no ofrecen la gama de servicios que ofrece Planned Parenthood. Ella dijo que los planes de los sitios The Source para ofrecer anticonceptivos "podrían crear una tensión con otros centros de embarazo".

"No todos están de acuerdo con la necesidad de competir con Planned Parenthood", agregó Browne.

La gran mayoría de los aproximadamente 2.750 centros de embarazo del país no brindan mucho en cuanto a servicios médicos.

La mayoría proporciona asesoramiento y suministros para bebés, y se estima que el 70% proporciona ultrasonidos, según el Instituto Charlotte Lozier (CLI), un grupo de investigación que se opone al aborto. Alrededor de 25% ofrece estudios de laboratorios sobre infecciones o enfermedades de transmisión sexual, y el 5% brinda atención prenatal, según CLI.

Chuck Donovan, presidente de CLI, dijo que el instituto no preguntó a los centros sobre la provisión de anticonceptivos, lo que dijo que sería un "fenómeno raro".

Muchos centros de embarazo son administrados por juntas llenas de católicos y cristianos evangélicos, muchos de los cuales tienen reparos en el control de la natalidad.

La Iglesia Católica enseña que la anticoncepción artificial es pecaminosa. La mayoría de las denominaciones evangélicas enseñan que el control de la natalidad debe reservarse para las parejas casadas.

Sin embargo, apenas un pequeño porcentaje de feligreses en ambos grupos cree que la anticoncepción es moralmente incorrecta, según el Centro de Investigación Pew.

La enfermera practicante Penne Jaster examina a una paciente embarazada
en un centro de Source en San Antonio.

¿Y las mujeres?

Kristan Hawkins, presidenta del grupo antiaborto Students for Life of America, dijo que se opone a la idea de un centro de embarazo que distribuya anticonceptivos, porque cree que su uso transforma fundamentalmente el acto sexual.

"La mentalidad anticonceptiva es lo que ha llevado al aborto en USA hoy", dijo. "Amar a una mujer y empoderarla no es drogarla".

Sin embargo, dijo Hawkins, el "movimiento pro-vida" debe demostrar que se preocupa más por las mujeres, no solo por los bebés. "Tenemos una marca dañada", dijo.

Algunos en el movimiento antiaborto dicen que las mujeres que acuden a los centros de origen para recibir servicios médicos, incluidos de anticoncepción cuando no están embarazadas, pueden sentirse más cómodas si acuden a los centros en busca de ayuda en caso de quedar embarazadas de forma inesperada.

"Creo que todavía puede haber una barrera para [los activistas antiaborto] que están singularmente enfocados en salvar al bebé y aún no han entendido cómo el cuidado de la madre está tan vinculado a salvar al bebé", dijo Kelly Rosati, ex vicepresidenta de Focus on the Family, un ministerio cristiano conservador. "Entre los donantes más jóvenes, existe una pasión por la innovación real y la transición a los sistemas de atención médica".

Muchos centros de embarazo han usado durante varias décadas un modelo que funciona independientemente uno del otro. Pero al fusionar ocho centros bajo un mismo paraguas, The Source ha podido recaudar US$ 2 millones, principalmente de aportantes privados, para proporcionar los nuevos servicios médicos, incluso cuando cada centro retiene su propio pequeño presupuesto.

La cadena espera un día superar el número de clínicas de Planned Parenthood en el estado de Texas, que es 40.

Ubicado entre una estación de radio y un centro de cuidados paliativos justo al lado de una carretera del centro de Texas, el centro The Source en Austin se encuentra en el vecindario de Heritage Hills, un área de clase trabajadora en gran parte hispana con casas estilo rancho y edificios de apartamentos.

Las biblias pequeñas y los libros devocionales de "Nuestro pan diario" se colocan estratégicamente en las mesas de todo el lugar, que está decorado con muebles modernos de mediados de siglo. Los empleados deben firmar una declaración de fe, aunque a causa de los requisitos de financiación del gobierno, los empleados deben discutir la fe sólo si un cliente la menciona. Al lado de la ventana de admisión se encuentra una pequeña caja con la etiqueta "peticiones de oración".

El centro recientemente atrajo la atención de los medios periodísticos locales porque se mudó a un edificio que anteriormente albergaba a un proveedor local de abortos. En agosto, alguien pintó con spray "Mentirosos" en las paredes exteriores del centro. Muchos defensores de los derechos al aborto argumentan que los centros de embarazo presentan mensajes engañosos en su asesoramiento.

Para asegurarse de que los centros The Source mantengan su credibilidad, Schoonover dijo que ha contratado a "compradores secretos", personas que llaman a los centros y preguntan si realizan abortos, para asegurarse de que el personal no finja que lo hacen. Cuando las mujeres llegan a un sitio de origen, deben firmar un descargo de responsabilidad diciendo que entienden que el centro no les proporciona abortos ni referencias.

Manifestaciòn de Planned Parenthood: The Source es diferente.

Una esperanza

Cuando una mujer embarazada entra a un centro, los consejeros intentan ser "no directos" en su enfoque, explicó Mary Whitehurst, directora ejecutiva del centro de Austin.

Ellos presentan a la mujer un panfleto producido por el estado con imágenes de las etapas de desarrollo del feto, que Texas requiere que reciban todas las mujeres que consideran el aborto. Luego, los consejeros ofrecen una carpeta del centro con tres opciones:

  • adopción,
  • aborto y
  • crianza de los hijos,

y proporcionarán información adicional según lo solicitado, dijo Whitehurst.

"Tenemos la intención de no socavar esa razón por la que vino", dijo. "Si sé que ella está aquí porque quiere información sobre el aborto, dejaré que ella lo reclame por sí misma. No voy a hablar con ella durante 15 minutos sobre la adopción".

En este momento, el centro de Austin atiende a unas 150 mujeres al mes, un número que Schoonover dijo que el centro espera aumentar una vez que brinde más servicios médicos.

Hace tres años que el personal de The Source en San Antonio comenzó a ofrecer algunos servicios médicos, tales como pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual, y atiende a unas 500 mujeres al mes.

En una reciente tarde de octubre, Amna Batool, de 31 años, vino al centro de San Antonio para hacer preguntas sobre el control de la natalidad seis semanas después de tener su tercer bebé. Eventualmente ella recibió un DIU de su obstetra-ginecólogo, provisto por su seguro de salud, pero tomó su decisión basándose en la conversación con una enfermera en el centro de The Source.

Roseanna, una mujer de 35 años que pidió que no se usara su apellido, llegó a su cita prenatal de 20 semanas. Ella estaba allí con su hija de 16 años, que estaba embarazada de 24 semanas y también estaba recibiendo servicios médicos en el centro.

"Tienen una respuesta para cada pregunta, o encontrarán una solución", dijo Roseanne.

Danielle Dirkse, de 24 años, dijo que había planificado renunciar a sus gemelos cuando comenzó a recibir atención médica en el centro Source de Austin. Pero después de que abortó uno en el 2do. trimestre, dijo, al ver las imágenes de ultrasonido en el centro la motivó a quedarse con el otro bebé.

"Necesitaba una señal de que no iba a dar en adopción", dijo. "Fue la mejor decisión de la historia".

En una noche de lunes a viernes en octubre, Dirkse tomó notas durante una clase sobre "trucos para padres" mientras sostenía en su pecho a su hija, Braeleigh Masters, que nació en agosto. A cambio de su asistencia a clase en el centro, recibió puntos de crédito que podía usar para comprar pañales, ropa y otros artículos para bebés. Dirkse dijo que proyecta seguir regresando en el futuro buscando chequeos y anticoncepción para mujeres sanas.

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.