"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."
Resultados para "" (394)

El lado más oscuro de la Navidad

25 DE DICIEMBRE

Según reconoce la Enciclopedia Católica,​ la Navidad no estaba incluida en la lista de festividades cristianas de Ireneo ni en la lista de Tertuliano, los calendarios de celebraciones más antiguos que se conocen. La preocupación por la fecha de la Navidad se encuentra en Alejandría, cerca del año 200, cuando Clemente de Alejandría indica que…

Tercer Ángel

lunes 28/12/2020
Fiestas Saturnalia
Fiestas Saturnalias, por Thomas Couture. Las Saturnales eran unas fiestas romanas en honor Saturno, dios de la agricultura para los romanos. La raíz de la festividad era el Sosticio y el calendario agrícola, por lo que las primeras se celebraban del 17 al 23 de diciembre, a la luz de velas y antorchas, por el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, 25 de diciembre, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de invierno). Probablemente las Saturnales fueran las fiestas de la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno. Los romanos “oficializaron” las Saturnalias alrededor del 217 a. C. para elevar la moral de los ciudadanos después de una derrota militar sufrida ante los cartagineses en el lago Trasimeno.​ Se celebraba el día de la consagración del templo de Saturno en el Foro romano, el 17 de diciembre, al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, mediante sacrificios rituales, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo (lectisternium) al grito multitudinario de «¡¡Io, Saturnalia!!».

Según reconoce la Enciclopedia Católica,​ la Navidad no estaba incluida en la lista de festividades cristianas de Ireneo ni en la lista de Tertuliano, los calendarios de celebraciones más antiguos que se conocen. La preocupación por la fecha de la Navidad se encuentra en Alejandría, cerca del año 200, cuando Clemente de Alejandría indica que…

Según reconoce la Enciclopedia Católica,​ la Navidad no estaba incluida en la lista de festividades cristianas de Ireneo ni en la lista de Tertuliano, los calendarios de celebraciones más antiguos que se conocen.

La preocupación por la fecha de la Navidad se encuentra en Alejandría, cerca del año 200, cuando Clemente de Alejandría indica que ciertos teólogos egipcios «muy curiosos» asignan no solo el año sino también el día real del nacimiento de Cristo al equivalente al 20 de mayo, en el 28vo. año de Augusto.

Pero desde 221, en la obra ‘Chronographiai’, el historiador y apologista helenista Sexto Julio Africano popularizó el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús. Para la época del Concilio de Nicea I en 325, la Iglesia alejandrina ya había fijado el ‘Díes nativitatis et epifaníae’. El motivo era evidente: reunir las celebraciones de Saturno, en el Imperio romano, que llegaban a su apogeo el 25 de diciembre, con el orden religioso.

La celebración del 25 de diciembre era el nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno (natalis invicti Solis), adaptada por la Iglesia Católica Apostólica Romana en el siglo 3, para permitir la conversión de los pueblos paganos. O, al menos, la tolerancia de los soldados persas que servían al Imperio, adoradores de Mitra.

El papa Julio I pidió, en el 350, que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa fecha y el papa Liberio lo consumó en 354. La primera mención de un banquete de Navidad fue en Constantinopla, en 379. La fiesta fue introducida en Antioquía hacia 380. En 386, Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre,​ aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde 10 años antes.

Pompeii Osteria della Via di Mercurio Dice Players
En las fiestas Saturnales, se decoraban las casas con plantas y se encendían velas para celebrar la nueva venida de la luz (¿Nos suena todo esto?). Los romanos amigos y familiares, se hacían regalos (en un principio, recordando a antiguos rituales, velas o figurillas de barro) como los que se hacen en la fiesta de la Navidad. Posteriormente, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por la Iglesia, quien hizo coincidir en esas fechas el nacimiento de Jesús de Nazaret con el objetivo de acabar con las antiguas celebraciones. Gradualmente las costumbres paganas pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas finalmente por la fiesta cristiana que hoy en día se conoce universalmente como el Día de Navidad.

La fecha

En el Evangelio de Lucas​ se afirma que en el momento de la concepción de Juan el Bautista, Zacarías, su padre, sacerdote del grupo de Abdías, oficiaba en el Templo de Jerusalén y, según Lucas,​ Jesús nació aproximadamente seis meses después de Juan.

Crónicas indica que había 24 grupos de sacerdotes que servían por turnos en el templo y al grupo de Abdías le correspondía el octavo turno. Contando los turnos desde el comienzo del año, al grupo de Abdías le correspondió servir a comienzos de junio (del 8 al 14 del tercer mes del calendario lunar hebreo).

Siguiendo esta hipótesis, si los embarazos de Isabel y María fueron normales, Juan el Bautista nació en marzo y su primo Jesús, en septiembre.

Esta fecha sería compatible con la indicación de la Biblia,​ según la cual la noche del nacimiento de Jesús los pastores cuidaban los rebaños al aire libre, lo cual difícilmente podría haber ocurrido en el invernal diciembre.

Además, debe tomarse en cuenta el censo ordenado por César en el tiempo del nacimiento de Jesús,​ lo cual no pudo haber sido en diciembre, época de intenso frío en Jerusalén.

belen
Pesebre viviente que intenta replicar el espíritu del nacimiento de Jesús, que no ocurrió en diciembre.

Un análisis

Aquí un texto de Regina Hansen, profesors titular de retórica en la Facultad de Estudios Generales de la Universidad de Boston:

En noviembre de 1863, durante la Guerra Civil, el hijo de Henry Wadsworth Longfellow, Charles, resultó gravemente herido en la batalla. Unas semanas después, en Navidad, Longfellow escribió “Escuché las campanas el día de Navidad”, reflexionando sobre cómo la carnicería “se burla” de la promesa de la fiesta de “paz en la Tierra, buena voluntad para los hombres”.

En 1943, la grabación de Bing Crosby de la canción “I’ll Be Home for Christmas” habló a millones de soldados y sus familias que no pudieron celebrar la festividad juntos: “Estaré en casa para Navidad / Aunque solo sea en mis sueños.” Y en 1967, mientras la guerra estallaba en Vietnam, “Algún día en Navidad”, de Stevie Wonder, miraba hacia un futuro más feliz, tal como el poema de Longfellow: “Algún día en Navidad no habrá guerras / Cuando sepamos para qué sirve la Navidad”.

La melancolía navideña a menudo adopta una forma fantasmal. En el siglo XIX, contar historias de fantasmas en Nochebuena era popular en Gran Bretaña y América del Norte, una tradición que inspiró a muchos escritores a crear la suya propia.

Henry James, narrador de la historia de terror psicológico “La vuelta del tornillo”, la llama “espantosa, como, en la víspera de Navidad en una casa vieja, debería ser esencialmente una historia extraña”.

Charles Dickens escribió una serie de historias de fantasmas que se publicaron anualmente en Navidad. “A Christmas Carol” es la más famosa, pero hubo muchas otras, incluido “The Signalman”, en la que un trabajador ferroviario recibe avisos espectrales de accidentes inminentes.

En el siglo XX, continuando con la tradición, la Navidad ha sido un escenario popular para las películas de terror, tales como “Black Christmas” (1974) y “Krampus” (2015),

Muchas culturas tienen tradiciones similares sobre un visitante navideño que castiga a los niños malos, en lugar de llevar regalos a los buenos. En Francia, se dice que Père Fouettard (“Padre Whipper”) golpea a los niños que se portan mal con un látigo. En la víspera de Navidad, en Sudáfrica, las casas pueden ser asoladas por Danny, un niño que fue golpeado hasta la muerte por su abuela por comer galletas dejadas para Santa.

belen palestina shutterstock 463229927 940x602 1
Belén de Judea, Israel, en el siglo 21.

La Befana, de Italia, es más triste que aterradora. Cuando nació el niño Jesús, los tres magos la invitaron a unirse a ellos en el viaje a Belén, pero ella se negó porque estaba demasiado ocupada cuidando su casa. Pronto se arrepintió de su decisión y salió a buscar a los sabios, pero ya se habían ido. Desde entonces, en la Fiesta de la Epifanía, la fiesta a principios de enero que conmemora la visita de los Magos, ella viaja por el mundo en busca del Niño Jesús, dejando regalos para los niños dondequiera que se detenga.

Hoy en día, cuando tendemos a pensar en la Navidad como “La época más maravillosa del año”, tal como la llama la exitosa canción de 1963, puede parecer extraño asociar la festividad con la melancolía y el horror. Pero esos elementos ciertamente están presentes en la historia navideña original. Después de todo, el niño nacido en el pesebre está destinado a sufrir y morir en la Cruz. Uno de los obsequios que los Magos traen al Jesús recién nacido es la mirra, tradicionalmente utilizada en el embalsamamiento.

El villancico “We Three Kings” (Nuestros Tres Reyes) hace explícita la conexión: “La mirra es mía; su perfume amargo / Respira una vida de penumbra acumulada / Sufriendo, suspirando, sangrando, muriendo / Sellado en una tumba fría de piedra”.

En el calendario cristiano, la Navidad está rodeada de otros monumentos y celebraciones sombrías. El 7 de diciembre, víspera de la Fiesta de la Inmaculada Concepción, los guatemaltecos inician la temporada navideña con La Quema del Diablo, piñatas que arden en forma de diablo para limpiar, simbólicamente, sus hogares del mal.

El día después de Navidad, conocido como San Esteban en gran parte del mundo, también es el Día de San Esteban, que conmemora la lapidación hasta la muerte del primer mártir cristiano. Y el 28 de diciembre, las iglesias católica romana y anglicana celebran la Fiesta de los Santos Inocentes, en honor a los bebés varones de Belén masacrados por orden del rey Herodes, quien según el Evangelio de Mateo esperaba acabar con la profecía acerca del Rey de los judíos. En muchos países de América Latina, la fiesta se celebra como el Día de los Inocentes, con bromas.

Otra fuente de oscuridad navideña proviene de la temporada, ya que se celebra durante los días más oscuros y cortos del año. Mucho antes del cristianismo, finales de diciembre en el Hemisferio Norte fue una época de festivales de pleno invierno llenos de alegría y luz.

De hecho, el Nuevo Testamento nunca dice que Jesús nació en el invierno; la fecha tradicional de la Navidad no se adoptó hasta el año 325. Esto permitió que la festividad cristiana desplazara las antiguas celebraciones paganas del solsticio de invierno. Pero algunas tradiciones permanecieron intactas. La práctica de traer plantas de hoja perenne como el acebo y el muérdago a la casa en la época navideña comenzó con los paganos, que las usaban para simbolizar la continuación de la vida incluso en medio de la esterilidad del invierno.

Las celebraciones del solsticio no estaban destinadas a llorar la oscuridad, sino a celebrar el hecho de que después del solsticio, los días se alargarían gradualmente. El invierno termina y el verano regresa; también terminan las guerras y las pandemias. Y para los cristianos, el niño Jesús que crece para morir en la cruz también renacerá. La oscuridad de la Navidad es una parte indispensable de la festividad, recordándonos que si bien nunca se puede desterrar, se puede reconocer y absorber en nuestra celebración.

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

Lo más reciente

    ‘One Life’, 11 claves de una historia valiente

    Políticamente incorrecto es el debate que provoca la película 'One Life'. Sin embargo, es necesario que suceda porque es el camino de Praga a Rafah.

    DE PRAGA 1939 A RAFAH 2024

    El riesgo de banalizar el antisemitismo

    Antisemitismo no es criticar la acción de Israel en Palestina. Cuidado con banalizar el concepto de antisemitismo. Aquí un apunte muy interesante.

    INSÓLITO SOSPECHA DEL NUEVO TESTAMENTO

    Melquisedec, enigmático Rey y Sacerdote

    Aún hoy Melquisedec provoca a los arqueólogos y teólogos más preguntas que respuestas. Sólo aparece en Génesis y en Hebreros pero con gran autoridad.

    ¿QUIÉN BENDIJO A ABRAHÁN?