martes 27 octubre, 2020
Inicio Saludable Tu mente seguirá contigo luego del coronavirus
BIBLIA Y CIENCIA

Tu mente seguirá contigo luego del coronavirus

A pesar del impulso natural a mantenerse permanentemente informado sobre las noticias de la pandemia, está desaconsejado sobre todo en personas con ansiedad. Adicionalmente la OMS enumeró una serie de recomendaciones y los profesionales de salud mental recuerdan que la práctica de meditación también es una herramienta útil.

Tu mente seguirá contigo luego del coronavirus y por este motivo resulta primordial cuidar su salud ante todo. Te proponemos algunas medidas prácticas.

Tu mente seguirá contigo luego del coronavirus

Al despertar Andrés lee los titulares de algunas noticias en digital: cifra de muertos en Italia, nuevas medidas en Estados Unidos y la posible extensión del aislamiento obligatorio en Argentina.

A lo largo de la mañana mira la televisión, y se entera de todas las anécdotas e historias vinculadas al virus. Asimismo continúa durante las comidas familiares, cuando es el tema principal y se buscan posibles culpables, se analiza la actualidad y arriesgan hipótesis.

A la noche llama por teléfono a un amigo o familiar para reportar su estado y continuar recolectando opiniones e interpretaciones de lo que sucede.

El resultado: no ha dejado de pensar en la pandemia de COVID-19 en todo lo que fue del día. El ciclo se repite sucesivamente día tras día y lo que en su espontaneidad parece natural, lógico o normal, termina repercutiendo en su salud mental, en su forma de ver y pensar el mundo y en su vínculo con los propios pensamientos.

Con todo, Andrés no es el único sino que su relato se repite, con mayor o menor aceptación, en los hogares de las ciudades en cuarentena. El problema es que lo que cultivó en forma de hábitos, miedos, emociones y cogniciones seguirán con él luego del coronavirus.

Ya lo advirtió el hombre más sabio de la historia, Salomón, cuando expresó “Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida” (Proverbios 4:23).

Salud mental ante todo

Aquello que ingresó en la mente quedará allí a pesar de los intentos de borrarlo. De hecho cuanto más esfuerzo por olvidar, mayor suele ser el grado y la frecuencia del recuerdo.

Esta realidad es mucho más palpable en aquellas personas que padecían ansiedad previamente a la cuarentena obligatoria, ya sean trastornos diagnosticados o simplemente esquemas mentales basados en el miedo al futuro o la rumiación del pasado. 

Hace algunos días la Organización Mundial de la Salud expuso algunos consejos sobre cómo gestionar hábitos de salud mental para atravesar las circunstancias actuales de la mejor forma posible.

  • Elegir un momento limitado del día para leer o ver noticias, ya que exponerse las 24 horas sólo aumentará la incertidumbre y la propensión a arribar a información falsa o teorías poco confiables.
  • Por el mismo motivo, se recomienda restringir el tiempo de exposición a redes sociales.
  • Evitar culpabilizar a los contagiados, el virus no distingue niveles socioeconómicos ni género, y no lo padecen quienes se lo han buscado.
  • En casos de historias con Trastorno Obsesivo Compulsivo lo ideal es buscar estrategias prácticas y personales para no reforzar los comportamientos obsesivos, a pesar de la dificultad que genera el aislamiento y el pedido constante de lavarse las manos. Pasar la mayor cantidad de tiempo en una actividad que genere satisfacción como las artes, la lectura o actividad física pueden ser buenas opciones.
  • Asegurarse de lograr metas cada día aunque sean mínimas, que pueden estar relacionadas a tareas de la casa o a cualquier ocupación que no se realizó antes por falta de tiempo.
  • Mantener contacto virtual con otras personas organizando reuniones o a través de videollamadas.
  • Por su puesto, los hábitos saludables son más imprescindibles ahora que antes: descansar las horas correspondientes, comer alimentos lo más naturales posible, realizar actividad física, exponerse al sol en el patio o balcón unos minutos al día y tomar suficiente agua para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Descentrarse de uno mismo, de los problemas que la pandemia le generó y del malestar. Enfocarse en los demás siempre es una buena idea, ya sea buscar alternativas para colaborar en la comunidad desde plataformas virtuales u ofreciendo ayuda a familias con integrantes en factor de riesgo.
  • Aprender a gestionar el miedo de forma asertiva, sobre todo con los niños, buscando los métodos más adecuados para expresar los sentimientos y emociones. Enseñarles a ellos y a los adultos mayores de forma interactiva y simple lo que está pasando.

La herramienta de la meditación

En el contexto actual de sobreinformación, tener la capacidad de filtrar lo que entra a la mente, analizarlo y tomar una postura consciente no es un desafío menor.

Tal como invita el libro bíblico Colosenses en el capítulo tres, versículo dos:

“Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.

También Efesios capítulo cinco, versículos 15 al 16:

“Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos”.

Para dichos objetivos, la práctica de la meditación en sus múltiples variantes es una herramienta cada vez más sugerida entre los profesionales de la salud mental.

El psicólogo Steve Hayes explica que muchas personas parecen creer que meditar es una manera de detener el pensamiento o de sentir como si se estuviera habitando en un universo de paz. Pero por el contrario, es imposible dejar de pensar ya que “las emociones dolorosas, los pensamientos y las sensaciones corporales abundan en las prácticas de meditación”.

Ante esta situación, el autor y referente propone la práctica de sencillamente sentarse, basada en el Budismo Zazen que consiste en:

“Tomar asiento tranquilamente en una postura que se mantiene a lo largo de la sesión de meditación, sin moverse demasiado, mientras se observa lo que surge dentro de cada cual, de un modo aceptante, presente y desligado”.

Además se propone enmarcar la práctica en un tiempo delimitado exclusivamente para la actividad y en un espacio con pocas distracciones, aunque es imposible anularlas a todas. Sobre todo, la idea principal es permanecer quieto observando el devenir de los propios pensamientos con la atención en el presente y en la respiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A pesar del impulso natural a mantenerse permanentemente informado sobre las noticias de la pandemia, está desaconsejado sobre todo en personas con ansiedad. Adicionalmente la OMS enumeró una serie de recomendaciones y los profesionales de salud mental recuerdan que la práctica de meditación también es una herramienta útil.

- Advertisment -

más leídas

Negligencia sanitaria y ambiental: un mal erróneamente llamado “religioso”

El año 2020, hasta ahora, ha sido un catalizador de reflexiones y opiniones sobre la responsabilidad individual de cada habitante del mundo...

Durísima competencia Trump vs. Biden por el votante católico

En el diario The Washington Post, Matt Wiser describe la situación: "La lucha para ganarse a los votantes católicos...

Fratelli Tutti: entre la historia olvidada y el presente eludido

El 3 de octubre de 2020, junto a la tumba de San Francisco, en la ciudad italiana de Asís, el papa Francisco...

Francisco reenfoca las relaciones LGBTQ y reclama una ley de uniones civiles

En la web oficial del Vaticano, no apareció entre las noticias de portada. No hacía falta porque ya estaba en las páginas...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.