miércoles 28 octubre, 2020
Inicio Enfoques Trump, coronavirus y el fracaso de los evangélicos adoradores del poder
DÍAS DE PANDEMIA

Trump, coronavirus y el fracaso de los evangélicos adoradores del poder

Muchas disculpas deberán pedir los cristianos conservadores y carismáticos que apoyaron tanto a Jair Bolsonaro para la Presidencia de Brasil como a Donald Trump para la Presidencia estadounidense. Ambos mandatarios se encuentran protagonizando escándalos que, además, colapsaron con su irresponsable fracaso en la emergencia provocada por la pandemia en curso. Bolsonaro, en graves escándalos de corrupción para ocultar los negocios sucios de sus hijos. Trump mintiendo con descaro, sin reparar en costos de fallecidos, con tal de buscar su reelección. ¿Y los cristianos que los ensalzaron cómo explican la ruptura de valores morales y graves faltas éticas? Especular con reunir Iglesia y Estado merece un grave castigo de la sociedad.

Muy valiente la revista Spectrum al publicar la columna del ghanés Matthew Quartey, residente en el ghetto adventista de Berrien Springs, Michigan, al denunciar la inmoralidad del presidente Donald Trump, tan agasajado por los evangélicos estadounidenses, en especial los de raza blanca. Sin duda es un texto de profundidad equivalente al de Mark Galli cuando, al retirarse de Christianity Today, reclamó que Donald Trump fuese removido de su cargo, apoyando el juicio político al mandatario. Aquí el texto completo de Quartey:

Algunos de mis mejores recuerdos mientras crecía en Sekondi-Takoradi, Ghana, giran en torno a los ocasionales viajes largos para visitar a familiares en las aldeas rurales. El único medio de transporte asequible que conectaba las ciudades y estos pueblos remotos eran los pesados ​​camiones de madera que siempre estuvieron a la altura de su apodo de "sacudidor de huesos". Una constante de esta experiencia de viaje eran los vendedores ambulantes de medicina tradicional siempre presentes. Se turnaban estratégicamente en la parte delantera de los "ómnibus", siempre mirando a los pasajeros y repitiendo sus rutinas con la cadencia y la suavidad de los subastadores expertos. Sus brebajes, generalmente empaquetados en pequeños recipientes caseros, siempre tenían ese ingrediente esencial: curaban todas las dolencias. Pero para tener éxito en este oficio, un vendedor ambulante del "sacudidor de huesos" también debe ser un narrador de cuentos y un cómico natural. El resultado de esta mezcla, de talento cómico hilvanado con la eficacia inagotable de lo que vendieron, fue que a estos vendedores nunca les faltó clientes que pagaran.

Típico camión "sacudidor de huesos" en Ghana, que hace las veces de ómnibus de larga distancia.

Hace dos años, durante una visita a Ghana, repetí esta experiencia abordando uno de estos vehículos para visitar a un pariente que vivía en un pueblo. Para mi sorpresa nostálgica, nada parecía haber cambiado de manera apreciable en los muchos años transcurridos entre los recuerdos de mi infancia y la experiencia actual. Aunque la estructura de madera se había rendido al metal, estos camiones voluminosos fueron diseñados de manera similar y conservaron el mismo ADN que "sacudía los huesos" tal como sus progenitores de madera. Al pasar junto al vendedor de medicinas, sentí la calidez de su generosa sonrisa afectuosa que también mostraba dientes variados, desalineados y muy manchados de tabaco esparcidos por la línea de sus encías. Señaló una pila de pequeñas cajas rojas en su bolsa de mercancías mientras gritaba: “¡Hay Florida en esto! ¡Hay Florida en esto!" (señalando su envase). La repetición rítmica en forma de canción tuvo un efecto hipnótico en los pasajeros cautivos, ya que parecía aumentar su interés en la misteriosa "Florida", su poderosa "medicina". El vendedor inicialmente presentó ​​un producto para curar las caries dentales, pero los pasajeros preguntaron sobre otras dolencias personales no relacionadas: dolor de espalda, dolor de cabeza, estreñimiento, malaria. Entonces él amplió hábilmente su eficacia, y pronto lo curó todo. Y con esos tranquilizadores refranes de "Florida en esto", los pasajeros se apresuraron a comprar.

Otro ejemplo de camión "quebranta huesos" en las rutas de Ghana.

En un examen más detallado, vi que lo que estaba vendiendo a los pasajeros de la aldea, en su mayoría analfabetos, eran pequeños tubos de pasta de dientes de viaje claramente etiquetados como "Hecho en China". El ingrediente mágico "Florida" fue el intento del joven vendedor de pronunciar la palabra fluoruro. Sacudí mi cabeza y me reí entre dientes. No digas nada. No hice nada. Más tarde racionalicé que si alguien elegía comprar suministros dentales de un vendedor que mostraba una higiene bucal tan pobre, tenían toda la culpa. Aquel encuentro me enseñó que los humanos tienen una alta capacidad de empatía con la disonancia cognitiva. Y aún más, un apetito insaciable por el autoengaño.

Fluoruro de adulto Halal dentífrico blanqueador OEM, Made in China, inclusive aprobado por la FDA estadounidense.

Reconocemos a nuestro aspirante a empresario por quién es: un estafador y estafador de gama baja. Sí, nos reímos incómodos de la longitud ingenua que tales personas hacen para defraudar a los pobres analfabetos. Y aunque tenemos una visión tenue de su comportamiento, generalmente no presentamos un caso federal contra ellos. En cambio, la comunidad en ocasiones reduce su exuberancia empresarial al exponerlos, pero rara vez los procesa. La sociedad considera, tal vez erróneamente, que su falta de honradez no es lo suficientemente "dañina" como para agregarlos a una población carcelaria ya abultada. Así que calificamos sus acciones como abusadoras pero las catalogamos como delitos menores. Luego los ignoramos, considerándolos "molestias" públicas tolerables.

03/01/2020: En Miami, Florida, líderes evangélicos oran por el presidente Donald Trump durante un encuentro de Evangélicos por Trump, que apoya la reelección presidencial del republicano. El evento fue en King Jesus International Ministry (Ministerio Internacional Rey Jesús).

La actitud despectiva que tomamos cuando nos enfrentamos por primera vez con errores "inofensivos" que inicialmente no parecen afectarnos personalmente me parece análoga, aunque imprecisa, a nuestro enigma actual con Donald Trump: las numerosas acciones y políticas perjudiciales que él ha cometido desde que asumió el cargo. Desde el momento en que Trump lanzó su campaña presidencial en base a un hostigamiento racial acusando que México exportaba traficantes de drogas y violadores a USA, este 'troll' original, conocido por defender la conspiración acerca del lugar de nacimiento de Barack Obama (N. de la R.: cierto racismo que le negaba a Obama la ciudadanía estadounidense), notificó a todos que él dirá y hará cualquier cosa para "ganar".

Muchos entre su público objetivo minimizaron la generalización hiriente de esa primera salva, porque no se identificaron con los difamados. Por lo tanto, si le concedían un centímetro, él buscaría quedarse con un kilómetro y continuar subiendo la apuesta, adjuntando epítetos despectivos que denigraban no solo a individuos sino a grupos enteros. Pronto muchos se volvieron inmunes y aceptaron estos excesos como normales. Todo el tiempo, sus "promotores" nos alimentaron con el tropo de que gran parte de lo que estaba diciendo era teatral, propio de la campaña, pero que una vez elegido, giraría hacia el centro y se rodearía de "adultos" competentes que lo ayudarían a gobernar de manera sensata e inclusiva, para todos los estadounidenses Había buenas razones para no creer esto, pero suficientes personas, especialmente conservadores cristianos en suficientes estados, lo compraron. Y lo consiguió elegido.

(N. de la R.. el caso del neurocirujano infantil Benjamin Solomon Carson, quien aceptó el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Curioso lo de Carson porque se mantiene en el cargo y Trump acaba de ubicarlo como líder de un consejo asesor para elaborar un plan de asistencia económica a las comunidades minoritarias que necesitan recuperar su actividad tras el impacto de la pandemia provocada por el nuevo coronavirus).

Neurocirujano infantil cristiano, hoy secretario de Vivienda estadounidense Ben Carson. Él es una de las mayores desilusiones acerca del rol de personas creyentes que reconviertan a Donald Trump.

Sin embargo como Presidente, en lugar de gobernar desde el centro, Trump parece haber interpretado la victoria como justificación para acelerar su discurso parroquiano. El avivamiento racial / étnico para obtener ganancias políticas continuó siendo una política fundamental que generó ultrajes tales como las restricciones a musulmanes, el aislamiento de USA de sus vecinos del sur (aunque no del norte) y condenando a las naciones africanas y caribeñas a las alcantarillas. Mientras estaban ocupados eligiendo a los perjudicados a castigar, muchos fuera de estos grupos fueron arrullados por su supuesta condición favorecida y mantuvieron firme su apoyo. La historia enseña que para esas personas siempre hay otro grupo más amplio que vilipendiar en los intentos de avivar el miedo. Entonces, cuando pasó de las preocupaciones de un solo grupo a atacar objetivos más amplios, sus electores principales y otros estadounidenses políticamente desinteresados ​​no notaron la progresión o una conexión con la tendencia.

A pesar de todo esto, ninguna de las pocas instituciones con poderes de control y equilibrio o fortaleza moral lograron controlarlo: senadores en su Partido Republicano, jueces republicanos en la Corte Suprema de Justicia o la comunidad cristiana en general. Todos ellos han mantenido su paz colectiva, y tal vez las narices también. Pero no sin compensación. Los republicanos del Congreso y del Senado obtuvieron su recorte de impuestos de US$ 1 billón para su clase adinerada, al tiempo que aseguraron al ciudadano promedio, una vez más, que los beneficiaría el 'goteo' de la economía. Pero, ¿por qué la mayoría de la Corte Suprema conservadora 5 a 4 no ha preservado su reputación judicial en vez de alinearse con políticas tan confrontativas? Esperamos el veredicto de la historia, pero los jueces nombrados por los republicanos parecen mostrar más lealtad a las posiciones excesivas del Presidente que a la Constitución, y a menudo de maneras muy inquietantes. Por esta razón, defender las restricciones a musulmanes será uno de sus legados más duraderos: seguramente se comparará con la decisión de los días de la Guerra Civil, cuando Dred Scott le negó la ciudadanía a los esclavos liberados en los estados contrarios a la esclavitud.

Corte Suprema de Justicia estadounidense, donde Donald Trump gana las votaciones 5 a 4.

Estoy argumentando en este artículo que el Presidente sembró las semillas de la mala gestión de esta pandemia COVID-19 cuando bajó esa escalera mecánica hace más de cuatro años, y ahora nuestra situación se ha visto agravada por sus respuestas acomodaticias. En este sentido, nosotros, las personas, nos hemos convertido en los electores que lo hemos permitido.

Entonces, ¿por qué esto debería ser una preocupación cristiana? ¿Por qué este asunto político aparentemente secular debería ser el tema de una publicación cristiana adventista? Normalmente no lo haría, pero los tiempos son diferentes ahora. Y las consecuencias de las acciones tomadas o no por los líderes políticos durante una pandemia tienen la misma influencia en las comunidades seculares que en las religiosas. Usamos la frase "no ser de este mundo" en los círculos cristianos como una advertencia contra la mundanalidad, pero no debe interpretarse como un llamado a la pasividad. La declaración completa, una referencia a 1 Juan 2:15-17, también reconoce la realidad de nuestro ser en el mundo. En consecuencia, hay momentos en que la separación Iglesia / Estado converge con las ansiedades mutuas y los límites entre los dos se desdibujan. Durante una pandemia, cuando la muerte es abundante, indiscriminada, indiferente y el miedo nos quita la resolución, no debemos dudar en hablar con claridad moral.

Y hay razones religiosas específicas para criticar las fallas del Presidente. Los líderes cristianos, específicamente de la derecha evangélica, de los cuales muchos adventistas se asocian filosóficamente, han dado ingeniosamente o por apatía a este Presidente la cobertura moral para defender una retórica odiosa y defender causas inconsistentes con los principios cristianos generales. Se equivocó en el apoyo a la supremacía blanca. Formuló y ejecutó una política opresiva de separación de niños en la frontera sur. Él continúa con fuertes desafíos legales a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio que perjudica en forma desproporcionada a los pobres y vulnerables entre nosotros. Los líderes conservadores de la iglesia evangélica deberían haber protestado por estas acciones, pero lo observaron y, tal como mi inacción hacia el vendedor ambulante de pasta de dientes en Ghana, permanecieron inmutables.

Otra escena de pastores evangélicos orando con Donald Trump en la Casa Blanca.

Después de dejarlo en asuntos más pesados ​​(discriminación, misoginia, intolerancia, racismo) al principio de su relación con el Presidente, estos líderes religiosos se están dando cuenta demasiado tarde de que no tienen influencia moral sobre él en un momento de crisis. Es molesto reconocer que el Presidente miente. En forma reiterada. Lo más angustiante de su aversión a la verdad es la vehemencia con la que defiende sus mentiras, grandes o pequeñas, incluso negando haber dicho lo que definitivamente muestra una grabación de video. Gran parte de esto se basa en su impulsividad. Pero en una crisis, la impulsividad puede conducir a información errónea, que normalmente sería reconocida y corregida. Sin embargo, el Presidente nunca dice ni hace nada que no sea "perfecto". Por lo tanto, termina negando lo innegable o defendiendo lo indefendible. Esto ha creado un problema de credibilidad innecesario con la opinión pública y plantea interrogantes acerca de si es seguro creerle, especialmente cuando es desmentido por profesionales expertos.

¿Deberíamos, por ejemplo, seguir el consejo del Presidente de que la hidroxicloroquina, un medicamento aprobado principalmente para la malaria, es eficaz para COVID-19, en contradicción con la opinión de expertos que lo niegan ya que la droga tiene efectos secundarios importantes incluso cuando se utiliza contr la malaria? Él también expresó un "sentimiento", en los días tempranos de la propagación del virus, de que "lo tenemos completamente bajo control", y desaparecerá, "como magia", en abril. Sabiendo adónde nos ha llevado ese optimismo irresponsable, deberíamos estar profundamente preocupados por lo que el Presidente le dice al público. No debemos ponernos en este dilema porque sus declaraciones, si se creen ingenuamente, tienen implicaciones de vida o muerte. La verdad, ya sea para la clase poderosa o la clase plebeya, debería ser algo natural para nuestros líderes religiosos. Sin embargo, a causa de que han incumplido el contrato social básico en sus tratos con el Presidente, ahora han derrochado la confianza social.

La iglesia ha promovido en forma perenne los valores sociales (etiqueta, decoro, decencia, juego limpio) como comportamiento público apropiado y esperado de parte de las autoridades como los presidentes. Los líderes públicos tienen una influencia extraordinaria para bien o para mal. Del mismo modo, los líderes de la iglesia le han fallado al público por no reprender al Presidente por su mal ejemplo, tal como lo hicieron cuando Bill Clinton fue Presidente. No es una exageración que ningún ex Presidente en memoria viva haya sido tan abiertamente vulgar o abrazó la mezquindad hacia sus adversarios como lo ha sido el presidente Trump. Las diatribas contra sus enemigos percibidos han enroscado el discurso público. Y, a causa de que él cuenta con el apoyo acrítico de muchos líderes religiosos, su silencio ha creado la apariencia de respaldo. Durante esta crisis, el Presidente debe ser apropiadamente sobrio en tono y contenido, no recurrir a la mezquindad de regañar a los gobernadores y llamarlos durante las conferencias de prensa por no ser "amables" con él. El suyo es un gobierno donde reina la maldad. Y lamentablemente nos hemos acostumbrado a ello. Pero no es normal. Que continúe esto cuando miles de personas mueren diariamente es un mal reflejo en él, pero también en la comunidad evangélica conservadora, su base de apoyo más firme, que observa y no hace nada.

Líderes evangélicos estadounidenses orando con Donald Trump en la Sala Oval de la Casa Blanca.

No debemos evitar hablar de la política del Presidente en una plataforma cristiana porque con frecuencia él elige la religión y se cubre con imágenes cristianas cuando le sirven a sus propósitos. No es por casualidad que inicialmente fijó la Pascua como su fecha objetivo para "abrir USA" de vuelta a los negocios. Durante toda una semana, cuando la muerte estuvo en plena exhibición y los expertos médicos nos aconsejaron mantener el distanciamiento social y el refugio en su lugar, el Presidente impulsó su plan para que volvamos a las actividades tal como de costumbre. Porque "Estados Unidos no fue hecho para estar cerrado", dijo él. Pero ¿logró engañar a alguien de que la verdadera razón para querer apresurarnos a regresar al trabajo estaba relacionada con las pérdidas en Wall Street y los posibles efectos adversos en su reelección? A lo largo de la pandemia, el Presidente claramente ha priorizado la economía sobre la salud de las personas. Sin embargo, el público parece estar en desacuerdo, intuyendo correctamente que pueden recuperarse las pérdidas monetarias o salir de una recesión. Pero no se regresa de la muerte.

Bajo Trump, gran parte de la parte conservadora del cristianismo estadounidense ha perdido por completo su influencia moral que los líderes del pasado, silenciosa pero efectivamente, ejercieron como un correctivo contra los aspirantes a autócratas. Pero el daño hecho por estos líderes actuales a la Iglesia y la sociedad es incalculable, y tendrá un impacto negativo en el testimonio cristiano en los años venideros. Nosotros en la comunidad de la iglesia tenemos muchas oraciones que hacer mientras buscamos la mejor dirección de Dios. Porque parece que muchos líderes de la iglesia han encontrado otro dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Muchas disculpas deberán pedir los cristianos conservadores y carismáticos que apoyaron tanto a Jair Bolsonaro para la Presidencia de Brasil como a Donald Trump para la Presidencia estadounidense. Ambos mandatarios se encuentran protagonizando escándalos que, además, colapsaron con su irresponsable fracaso en la emergencia provocada por la pandemia en curso. Bolsonaro, en graves escándalos de corrupción para ocultar los negocios sucios de sus hijos. Trump mintiendo con descaro, sin reparar en costos de fallecidos, con tal de buscar su reelección. ¿Y los cristianos que los ensalzaron cómo explican la ruptura de valores morales y graves faltas éticas? Especular con reunir Iglesia y Estado merece un grave castigo de la sociedad.

- Advertisment -

más leídas

Negligencia sanitaria y ambiental: un mal erróneamente llamado “religioso”

El año 2020, hasta ahora, ha sido un catalizador de reflexiones y opiniones sobre la responsabilidad individual de cada habitante del mundo...

Fratelli Tutti: entre la historia olvidada y el presente eludido

El 3 de octubre de 2020, junto a la tumba de San Francisco, en la ciudad italiana de Asís, el papa Francisco...

Es tiempo de pensar en una vida tecnológicamente sana

Es tiempo de pensar en una vida tecnológicamente sana La pandemia de COVID-19 ha dejado algo muy claro:...

Durísima competencia Trump vs. Biden por el votante católico

En el diario The Washington Post, Matt Wiser describe la situación: "La lucha para ganarse a los votantes católicos...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.