tube bombshell kameya.
3gp japanese filthy snatch gets fully pleasured.

IGLESIA & ESTADO OTRA VEZ EN LA AGENDA

Una decisión que intenta limitar el impacto Trump 2020 en los Bautistas del Sur

Donald Trump ambiciona otro mandato presidencial y en 2020 irá a las urnas para intentarlo. La mayor congregación evangélica de USA, los Bautistas del Sur, también deben elegir en 2020 a su próximo líder. Intentando evitar que la política electoral se mezcle con los asuntos de la Fe, algunos Bautistas del Sur ensayaron una decisión que, para otros es apresurada, y habrá que ver si consigue sus objetivos.

Las Iglesias bautistas o baptistas es un movimiento evangélico iniciado por los pastores ingleses John Smyth, en Holanda, en 1609; y Thomas Helwys, en Inglaterra, en 1612.

La Convención Bautista del Sur (en inglés, Southern Baptist Convention o SBC) es la mayor entidad bautista en el mundo y la mayor denominación protestante en USA, con más de 16 millones de miembros y más de 42.000 templos.

La SBC es una iglesia cristiana evangélica de tendencia moderadamente conservadora, que se convirtió en una denominación en 1845 en Augusta, Georgia, por una división regional con los Bautistas del Norte, en el marco del debate acerca de la esclavitud en USA.

Recordar: Abraham Lincoln era el Presidente, partidario de liberar a los esclavos pero los estados del Sur rechazaron esa posibilidad, agrupándose en una Confederación que decidió organizar un país diferente, motivo por el cual hubo una guerra civil que ganó la Unión, y USA no se fracturó.

El nombre "Convención Bautista del Sur" se refiere tanto a la denominación como a su reunión anual de los 'mensajeros', personas elegidas por las distintas congregaciones como representantes de las iglesias locales.

James David Greear es el pastor de The Summit Church en Durham, Carolina del Norte;
y el 62º presidente de la Convención Bautista del Sur.
Antes trabajó con la Junta de Misiones Internacionales.

2020

Los Bautistas del Sur son evangélicos con un sistema de gobierno congregacional que concede autonomía a las iglesias locales.

Históricamente, ellos han desempeñado un papel clave en el fomento de la libertad religiosa y la separación de Iglesia y Estado.

Los Bautistas del Sur observan dos ordenanzas: la Cena del Señor y el bautismo del creyente.

Faltan siete meses para la próxima reunión anual de la SBC, que debe elegir un nuevo líder.

Pero la carrera parece haber terminado: Richard Albert Mohler Jr., responsable del seminario emblemático de la denominación, Southern Baptist Theological Seminary, en Louisville, Kentucky, sucedería a J.D. Greear, un joven pastor de la megaiglesia en Durham, Carolina del Norte, que cumple un 2do. y último mandato de un año como presidente, de acuerdo a voceros evangélicos estadounidenses.

Mohler ya dijo que espera "unir a los bautistas del sur", un grupo que durante mucho tiempo ha tenido divisiones políticas y teológicas, incluso una membresía en declive.

Desde 1990, el número de miembros de las iglesias de la Convención ha caído en relación con la población estadounidense. Un expresidente de la Convención, declaró que si las condiciones actuales continuaban, la mitad de las iglesias de la Convención cerraría sus puertas de forma permanente hacia 2030.

"Estamos enfrentando una nueva era en el mundo y en USA, y desafíos culturales que pondrán a prueba nuestra convicción", agregó.

"Una cosmovisión centrada en Dios lleva todo problema, asunto,
o preocupación cultural a someterse a lo que la Biblia revela."

El liderazgo

Si Mohler sería el nuevo líder, resulta interesante recordar un fragmento escrito por él acerca de qué es el liderazgo:

"El liderazgo es el mayor desafío intelectual que se pueda imaginar. Seamos sinceros: el liderazgo sería mucho más fácil si los seres humanos fuéramos menos complejos, pero así es como somos. Hasta el mundo de nuestros pensamientos es más complicado de lo que solemos darnos cuenta.

Las cosmovisiones operan organizando las ideas. En el ámbito más básico de nuestro pensamiento, cada uno de nosotros opera basado en una comprensión unificada del mundo. Como dice Sowell, estas cosmovisiones son “las formadoras silenciosas de nuestros pensamientos”. Hasta podría decirse que son conjuntos de ideas que hacen que el mundo sea operativo para nosotros. Si no creyéramos estas ideas, no sabríamos cómo interpretar el mundo. No podemos reevaluar nuestra comprensión básica de la realidad cada vez que nos despertamos. Los juicios morales básicos forman parte sustancial de nuestra cosmovisión.

Una cosmovisión centrada en Dios lleva todo problema, asunto, o preocupación cultural a someterse a lo que la Biblia revela, enmarcando toda comprensión dentro del propósito supremo de traer mayor gloria para Dios. Esta tarea de traer todo pensamiento cautivo a Cristo requiere más que un pensamiento cristiano aleatorio y debe entenderse como la tarea de la Iglesia, y no como la mera preocupación de los creyentes en forma individual.

La recuperación de la mente cristiana y del desarrollo de una cosmovisión cristiana integradora requerirá la más profunda reflexión teológica, la más consagrada aplicación de la erudición, el compromiso más sensible con la compasión, y el valor necesario para enfrentar todas las preguntas sin temor. (…)".

Donald Trump y el pastor bautista Franklin Graham, quien apoyó
las iniciativas de veto a la inmigración que impulsa el Presidente
estadounidense en ejercicio.

Donald Trump

Los bautistas del sur usualmente no comienzan la campaña para la presidencia en forma tan anticipada a la reunión anual, que tendrá lugar en Orlando, Florida, el 9 y 10 de junio de 2020.

Wade Burleson, un pastor de Enid, Oklahoma, explicó la situación: "Debido a que Al Mohler ha salido con mucha anticipación y anunciado su interés, esto podría impedir que otros corran".

Varios opinan que nominar a Mohler fue un movimiento preventivo destinado a bloquear a los candidatos de la facción más celosa de "Dios y País". Sin embargo, ese grupo nominará a alguien. Es inevitable. Y justo en 2020, cuando hay elecciones presidenciales en USA.

Sin embargo, ellos no tienen un candidato equivalente a Mohler.

Aunque la mayoría de los bautistas del sur son evangélicos y, por lo tanto, constituyen la columna vertebral del Partido Republicano, la presidencia de Donald Trump ha dividido a muchos de sus líderes, quienes creen que no es prudente alinearse tan públicamente con el Presidente de la Nación.

Robert Jeffress, líder de la 1ra. Iglesia Bautista en Dallas,
uno de los pastores evangélicos más cercano a Donald Trump.

Maldita esclavitud

La mayoría de los bautistas llegaron de Inglaterra a lo que es hoy USA durante el siglo XVII cuando la Corona y la Iglesia Anglicana perseguían a los disidentes. Bautistas como Roger Williams y el doctor John Clarke emigraron a Nueva Inglaterra en los años 1630.

La más antigua iglesia Bautista del Sur fue establecida en Charleston, Carolina del Sur en 1682 bajo la dirección del Reverendo William Screven.

Una Iglesia Bautista se formó en la colonia de Virginia en 1715 a través del ministerio de Robert Norden, y uno en Carolina del Norte en 1727 a través del ministerio de Paul Palmer.

En la mayoría de Virginia y el sur de las colonias, la Iglesia Anglicana fue el Estado-Iglesia, financiada con los impuestos generales, tal como en Gran Bretaña.

El gobierno colonial se opuso a la rápida propagación de los bautistas. Muchos predicadores bautistas fueron procesados por "perturbar la paz".

Tanto Patrick Henry como James Madison defendieron a los predicadores bautistas antes de la Revolución en casos considerados importantes para la historia de la libertad religiosa. Cuando comenzó la Revolución, los bautistas fueron parte importante en la gesta patriótica.

A mediados de los años 1800 se acumulaban las diferencias entre los bautistas empresarios del Norte, los agricultores de Occidente, y plantadores del Sur.

En 1840 estas diferencias alcanzaron proporciones irreconciliables, y hubo división:

  • la Convención Trienal (Triennial Convention),
  • la Sociedad de Misiones Locales (Home Mission Society), y
  • la Convención Bautista del Sur.

Antes de la Revolución, los bautistas y metodistas evangélicos en el sur promovieron el concepto de la igualdad del hombre común ante Dios, que incluía a los afroamericanos. Se impugnaron las jerarquías de clase y raza, y se instó a los plantadores a abolir la esclavitud.

Pero la siguiente generación de predicadores bautistas, en lugar de impugnar el punto de vista de la burguesía acerca de la esclavitud, comenzaron a interpretar la Biblia de manera que apoyara semejante injusticia.

La Convención Trienal y la Sociedad de Misiones Locales reafirmaron su neutralidad en cuanto al asunto de la esclavitud.

La Convención Bautista del Sur no renunció oficialmente a utilizar la Biblia para intentar justificar la esclavitud y reivindicar la "supremacía" blanca hasta el 20/06/1995 cuando se publicó una "Resolución sobre la Reconciliación Racial".

La perspectiva teológica general de las iglesias de la Convención Bautista del Sur está representada en el Mensaje de la Fe Bautista (en inglés, Baptist Faith and Message o BF&M), que se remonta a 1925.

El texto fue revisado en 1963 y otra vez en 2000.

La BF&M no es un "credo" pero quienes quieran servir en las agencias misioneras de la Convención, deben "afirmar" que sus prácticas, doctrina y predicación son iguales que las de la BF&M.

De der. a izq.: Russell Moore, presidente de la Comisión de Ética de la Convención Bautista
del Sur; John Piper, cofundador de CBMW (Council on Biblical Manhood and
Womanhood o Consejo sobre la virilidad y la feminidad bíblica); y
Denny Burk, presidente de CBMW, cuando realizaron el Manifiesto de Nashville,
manifiesto firmado por 150 líderes evangélicos, opuesto a la ideología de género.

Iglesia y Estado

Uno de los pastores que apoya a Donald Trump es Robert Jeffress, líder de la 1ra. Iglesia Bautista en Dallas, un invitado frecuente al canal de noticias de orientación republicana, Fox News, para defender a Trump "por proteger a USA como una nación cristiana".

Sin embargo, otros líderes bautistas del sur tales como Russell Moore, de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la SBC, militan en el espacio "Never Trump" (Nunca Trump). Moore es considerado el líder de los "rebeldes".

"Hay una tensión en el SBC", advirtió Barry Hankins, profesor de Historia en la Universidad de Baylor en Waco, Texas. “El rango y el archivo van a votar por Trump de una forma u otra. El liderazgo discutirá sobre eso ”.

A principios de 2016, Mohler ha expresado su escepticismo sobre el carácter moral de Trump.

Cuando el canal de noticias CNN difundió un archivo multimedia de "Access Hollywood", en el que se escucha que Trump presumía de agarrar los genitales de las mujeres, Mohler dijo: .

La web Religion News Service (RNS) recordó que en 2008, Jeffress anunció su plan para nominar a Mohler como presidente de la SBC en 2008, llamándolo un "líder visionario".

"Cuando se trata de Donald Trump, los evangélicos tendrán que hacer una gran pregunta: '¿Vale la pena destruir nuestra credibilidad moral para apoyar a alguien que está por debajo del nivel básico de la decencia humana para cualquiera que merezca nuestro voto?'".

Sin embargo, luego Mohler abandonó aquella carrera, citando problemas de salud.

Mohler es conocido en los círculos bautistas del sur como un vocero del ala calvinista del SBC.

Richard Albert Mohler: "Cuando se trata de Donald Trump, los evangélicos
tendrán que hacer una gran pregunta: '¿Vale la pena destruir nuestra
credibilidad moral para apoyar a alguien que está por debajo del nivel básico
de la decencia humana para cualquiera que merezca nuestro voto?'".

El líder cristiano y los peligros del poder

Un fragmento adaptado de "Un líder de convicciones: 25 principios para un liderazgo relevante", de Albert Mohler:

"Cuando las personas piensan en el liderazgo, suelen pensar en el poder. No se puede negar que un líder eficaz es poderoso. Al mismo tiempo, reconocemos instantáneamente que algo peligroso ha entrado en escena cuando el poder se convierte en el foco de atención.

En un mundo caído, es innegable que el poder tiene el potencial para corromper. Por otra parte, no se puede hacer nada importante sin él. Tememos a los líderes que son demasiado poderosos y utilizan mal ese poder, pero luego, miramos a nuestro alrededor en la búsqueda de líderes lo suficientemente poderosos como para resolver problemas. En otras palabras, no hay forma de escapar del poder y no hay manera de liderar sin él. El verdadero problema es qué clase de poder debería poseer un líder y cómo debería ejercerlo.

Los líderes logran que se hagan las cosas. Los líderes fieles consiguen que se haga lo correcto, de la manera correcta. La esencia del liderazgo es motivar e influenciar a los seguidores para conseguir que se hagan las cosas correctas, al poner la convicción al servicio de la acción corporativa. Esto requiere del ejercicio del poder. Podemos intentar llamarlo de otra manera, pero en esencia, el líder es quien define la realidad, anuncia el plan, y dirige a cada parte de la organización hacia el objetivo. El poder se encuentra presente en cada etapa de este proceso.

Cada líder es un ser humano de carne y hueso con su propia personalidad e imagen pública. No hay manera de evadirlo. El líder fiel comprende que Dios nos creó con diferentes personalidades y que cada personalidad tiene algo que añadir a la cultura humana y a la sociedad. No fuimos creados como autómatas. No obstante, los líderes fieles comprenden que, aunque influenciarán a la organización con su personalidad, jamás deben permitir que la personalidad sea la marca que defina el liderazgo.

El líder cristiano respetará el rol del poder en el liderazgo, pero jamás se gloriará en él.

Aquí existen dos peligros.

** El primero es bien conocido como “el culto a la personalidad”, donde la imagen pública del líder se convierte en el distintivo de la organización. El culto a la personalidad se apodera de la cultura de la organización y, algunas veces, el líder se vuelve más prominente que la organización en sí.

** El otro peligro es que el líder confíe en la personalidad en reemplazo de la convicción o la competencia. La personalidad es importante, pero fracasará por completo cuando la convicción mengüe o falte la competencia.

En una cultura cada vez más compleja, la personalidad es algo que la gente cree que puede comprender. Tal vez sea mejor pensar en el poder de la personalidad de esta manera: si la principal tarea del líder es liderar movido por la convicción, entonces las convicciones deben ocupar un lugar más central y prominente que su personalidad.

El líder cristiano respetará el rol del poder en el liderazgo, pero jamás se gloriará en él. El líder fiel aprenderá a administrar el poder sin recurrir a los cálculos insensibles que ofrecen los maquiavelos modernos. El líder cristiano servirá liderando y liderará sirviendo, entendiendo que el poder del cargo y del liderazgo está allí para ser usado, pero con los fines correctos y de la manera correcta. Nunca se puede ver el poder como un fin en sí mismo.

El líder fiel entiende por qué esto es así y sabe que el poder es indispensable, pero también mortal. La administración del poder es uno de los más grandes desafíos morales que todo líder enfrentará en algún momento."

Dwight McKissic: la nominación planificada de Mohler
podría ser un paso atrás para los bautistas del sur.

Intransigente

Mohler supervisó un informe de 71 páginas que descubrió que Southern Seminary promovía la opinión de que la esclavitud era moralmente correcta.

El ministro de Texas, Dwight McKissic, dijo que apreciaba el "documento muy transparente" que difundió el Seminario que comanda Mohler.

Pero McKissic, quien jugó un papel decisivo en lograr que los bautistas del sur repudiaran la bandera confederada en 2016, dijo que la nominación planificada de Mohler podría ser un paso atrás para los bautistas del sur.

McKissic opinó que podría recuperarse, a pesar de su nueva diversidad de grupos raciales y étnicos, un modelo "representado por el buen club de niños donde las mujeres se encontraban en su lugar, los negros se sentaban en la mesa de los niños", y que en la mesa popular mencionara a: republicanismo, calvinistas, una especie de clon de Al Mohler, etc. etc.

El historiador bautista Bill Leonard coincidió que la "ortodoxia intransigente" de Mohler "sería una reafirmación de esa ortodoxia".

Mohler, un defensor de los bautistas del sur en la opinión de que los hombres y las mujeres se crean por igual pero para diferentes roles, también ha reconocido que la teología complementaria "puede y ha" llevado al abuso de las mujeres en la iglesia.

Él es considerado alguien que continuaría el trabajo iniciado por Greear para abordar el abuso sexual dentro de la denominación.

Hankins, refiriéndose al ex presidente del Seminario despedido por manejar mal las acusaciones de agresión sexual contra mujeres: "Está diciendo que es pecado. Necesita ser arrepentido. Ha sido bastante franco".

El ex presidente de SBC, Jack Graham, un gran defensor de Trump, dijo que no ve a Mohler como un candidato de compromiso ni como un líder que devolverá el SBC a un discurso anterior.

Bautistas del Sur en reunión de líderes.

Enseñando

¿Cuál será la decisión de los líderes bautistas? Es evidente que apoyar o no la reelección de Donald Trump es un elemento decisivo en la decisión sobre el próximo liderazgo. A propósito, aquí un fragmento adaptado de "Un líder de convicciones: 25 principios para un liderazgo relevante", de Mohler:

Una de las preguntas más importantes que podemos hacerle a una persona es: “¿Quién ha influenciado más en tu vida?”. Muchos de nosotros señalaremos rápidamente a los padres y luego a un maestro. Si miras prácticamente todas las listas de personas influyentes que se mencionan en este contexto, los maestros van a la cabeza. ¿Por qué? La razón es simple. Los maestros cambian nuestra manera de ver el mundo y suelen cambiar la comprensión que tenemos de nosotros mismos.

Puedo pensar, en este mismo momento, en varios maestros que cambiaron mi vida. Algunos me entusiasmaron con nuevos temas de aprendizaje; otros me alentaron a expandir mis ambiciones. Unos pocos vieron en mí lo que ni yo veía en mí mismo. Los más influyentes cambiaron mi manera de comprender el mundo. Esos maestros me dieron herramientas de aprendizaje que alteraron la trayectoria de mi vida. Aún siguen enseñándome, años después de haber estado en sus clases.

Todo gran líder es un gran maestro, y los más grandes aprovechan cada oportunidad para enseñar bien. Por cierto, las ideas conducen el mundo y las creencias determinan las acciones. El líder que desea producir un cambio a largo plazo, duradero y determinante en una organización, tiene que ser un maestro que lidere y que cambie las mentes para transformar la organización.

El énfasis en el líder como maestro puede ser una novedad en las escuelas de negocios, pero debería ser una acción instintiva en los líderes cristianos. Después de todo, la Biblia eleva la enseñanza como la primera marca de la Iglesia y la ubica como una responsabilidad primaria. La Gran Comisión es un mandamiento a ir y hacer discípulos a todas las naciones, “… enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado” (Mt. 28:20).

Los líderes más eficaces son maestros imparables. Enseñan mediante la palabra, el ejemplo, y por la pura fuerza de la pasión.

Sin embargo, el Nuevo Testamento también contiene una advertencia sobre la mayordomía de la enseñanza y un vigorizante recordatorio de por qué el líder tiene una responsabilidad mayor. Santiago escribió: “Hermanos míos, que no se hagan maestros muchos de ustedes, sabiendo que recibiremos un juicio más severo” (Stg. 3:1). Esta es una declaración importante. Cuando asumimos la responsabilidad del liderazgo, nos exponemos a un estándar superior en el juicio de Dios.

Los mejores maestros contagian su entusiasmo y amor por lo que tratan de enseñar. No debería sorprendernos que, así como su entusiasmo por lo que enseñan es contagioso, también lo sea su llamado a enseñar. La mayoría de los que lideramos y enseñamos lo hacemos porque nuestras propias vidas fueron impactadas por aquellos que nos guiaron y nos enseñaron. (...)".

No hay comentarios

Agregar comentario

deutsche sex lecken negerinnen.girlsway redhead milf lesbian scissoring babe in group.