miércoles 25 noviembre, 2020
Inicio Enfoques Una Pascua diferente, de reflexión y quizás de reconciliación
DÍAS DE PANDEMIA

Una Pascua diferente, de reflexión y quizás de reconciliación

La cifra mundial de muertes por coronavirus superó los 101.000 el viernes (10/04) cuando comenzaron las celebraciones de Pascua en todo el mundo en iglesias vacías, con miles de millones de personas atrapadas en el interior de sus hogares, para detener la marcha mortal de la pandemia. La Organización Mundial de la Salud emitió una grave advertencia de que el levantamiento prematuro de las restricciones de bloqueo o aislamiento, podría provocar un resurgimiento peligroso de la enfermedad. Más de 1,6 millón de personas han sido infectadas en todo el mundo. El 70% de los fallecidos hasta ahora se concentra en Europa pero por estas horas (sábado 11/04) el epicentro de la pandemia es USA, que ha padecido más de 2.000 muertes en un día, (2.108 fallecidos, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins). Paradoja: la Pascua es una festividad acerca del sacrificio expiatorio de Jesús por la Humanidad pero también del triunfo de la vida sobre la muerte porque la piedra angular de la fe cristiana es el amor de Dios por un mundo herido. ¿Cómo enfocar este tema? Vamos al contenido:

“El cristiano no puede evitar pensar en el mundo tal como es y ver su extrema fragilidad. Creo que la fe religiosa es la única forma de vivir con esta fragilidad. (…) La resurrección no es sólo un milagro, una transgresión prodigiosa de las leyes naturales. Es la señal espectacular de la entrada al mundo de un poder superior al contagio violento. (…) La violencia es el agente controlador en toda forma de estructura mítica o cultural, y Cristo es el único agente capaz de escapar de estas estructuras y liberarnos de su dominio",
René Girard,
crítico literario, historiador y filósofo.

Para muchos, la Pascua es una fiesta agradable, conejitos de chocolate, pasteles rellenos de dulces y huevos repletos de confites. Pero el bisiesto año 2020 no provoca una Pascua de alegría sino de reflexión, en el mejor de los casos. La pandemia de Covid-19 ofrece sufrimiento y muerte a escala cercana y global. También angustia económica, desempleo y necesidades diversas. Quienes luchan con enfermedades mentales, enfrentan el riesgo de la desesperación por el aislamiento prolongado. Dos palabras que enfocan el presente: incertidumbre y dolor.

¿Cuál es el significado de la Pascua? ¿Qué celebran los cristianos en la muerte de Jesucristo y en su milagrosa resurrección? ¿Y qué tiene eso que ver con Covid-19 y los problemas que enfrentamos en nuestra vida real?

En un suburbio de Nueva York, un solitario feligrés católico ensaya un rito pascual cargando una cruz.

Uno

Gracy Olmstead escribió en el The Wall Street Journal:

"La triste realidad de hoy hace que sea un buen momento para recordar que la verdadera historia de Pascua, la piedra angular de la fe cristiana, gira en torno al profundo sufrimiento. La vida de Jesús estaba llena de más angustia de lo que cualquiera de nosotros puede imaginar."

No sólo se trató de nacer en un comedero para animales. También la fuga temprana hacia Egipto, por temor al asesinato masivo ordenado por el rey Herodes en Belén, la vida temprano como extranjero hasta el regreso, con estadía en la difícil Nazareth. Durante sus años de ministerio y predicación, Jesús fue a menudo ridiculizado, abandonado y amenazado. A los 33 años, fue traicionado por uno de sus colaboradores más cercanos, vendido por 30 monedas de plata, torturado cuando todos sabían que no era inocente, condenado por la jerarquía religiosa de su época, y clavado en una cruz de madera, recuerda Gracy.

"Sin embargo, a pesar de todos sus problemas, Jesús dedicó su vida y ministerio a sanar las heridas de las personas y a llorar por su sufrimiento. En el Sermón del Monte, cambió la lógica y la costumbre de su tiempo al bendecir a los pobres, los dolientes, los mansos, los hambrientos y los sedientos. Fue el salvador de los marginados, su defensor. Cuando un leproso clama a Jesús en el Evangelio de Mateo, suplicando sanidad, Jesús no solo le dice al leproso que ha sanado, sino que lo toca, ofreciéndole bienvenida y consuelo a un hombre que ha sido exiliado de la comunidad y el contacto de los humanos.

(…) El trauma es una realidad física, no solo emocional o espiritual; el estrés y la ansiedad se manifiestan en la tensión corporal y la enfermedad. El monje budista vietnamita Thich Nhat Hanh sugiere que “reconocer e identificar nuestro sufrimiento es como el trabajo de un médico que diagnostica una enfermedad. Él o ella dice: "Si presiono aquí, ¿duele?". El cuerpo y el espíritu están profundamente envueltos, el dolor de uno se manifiesta en el sufrimiento del otro.

El mensaje de Pascua es que Dios no es un ser espiritual distante, lejano, sino uno que asumió un cuerpo humano, con toda su vulnerabilidad, para morir una muerte sangrienta y tortuosa por un mundo roto. (…) escribió C.S. Lewis: “Él baja; desde las alturas del ser absoluto hacia el tiempo y el espacio, hacia la humanidad; aún más abajo … hasta las raíces y el fondo marino de la Naturaleza que Él creó. Pero Él baja para volver a subir y traer todo el mundo en ruinas con Él".

Jesús en el huerto del Getsemaní, cruzando el arroyo del Cedrón, recreación en la película La Pasión de Cristo, de Mel Gibson: en la Biblia, el Evangelio de Juan refleja una de las oraciones notables y la más larga de Jesús, que ocupa todo el capítulo 17, y ocurrió en esa ocasión.

Dos

Aunque se cancelen los servicios religiosos tradicionales, no significa que se cancele la Pascua. Desde que comenzó la pandemia, las respuestas creativas y compasivas a los problemas provocados por el Covid-19 han resultado notables en todos los estratos de la sociedad. Importante: el verdadero templo es Dios, no un edificio.

Jay Parini, poeta y novelista, autor de "El camino de Jesús" y "El camino de Damasco", escribió para la web de CNN, su experiencia juvenil en Oxford un día de angustia, y justo se topó con el poeta W. H. Auden:

"(…) Encendió un cigarrillo, miró al techo y luego dijo: "Solo sé dos cosas. La primera es ésta: no existe el tiempo". Explicó que el tiempo era una ilusión: pasado, presente, futuro. La eternidad fue "sin principio ni fin", y debemos aceptar lo que subyace al tiempo, o existe alrededor de sus bordes. Citó el Evangelio de Juan, donde Jesús dijo: "Antes que Abraham fuera, yo soy". Ese comentario disyuntivo revoca nuestras nociones de cronología de una vez por todas, me dijo.

Escuché un poco perplejo y luego pregunté: "Entonces, ¿qué es lo segundo?"

"Ah, eso", dijo. "Lo segundo es simplemente un consejo. Descansa en Dios, querido muchacho. Descansa en Dios".

Los dos puntos de sabiduría de Auden han tardado décadas en absorberse. Me estaba diciendo, creo, que nuestra búsqueda frenética de significado en el calendario y el reloj, la carrera contra el tiempo, es una tontería en el contexto de un universo más grande o la eternidad de Dios (uno puede definir a "Dios" en tantas formas diferentes formas). "Ridículo el desperdicio del tiempo triste", escribió T. S. Eliot, instándonos hacia "el punto inmóvil del mundo cambiante".

El consejo de descansar en Dios me parece cada vez más relevante. Nos invita a relajarnos en el poder del universo que nos sostiene, que nos sostiene, nos abraza, incluso hasta el punto de la muerte. Este es, creo, el mensaje de Pascua en pocas palabras: confiar en el poder de Dios para transformar nuestras vidas en algo mejor. (…)".

Gracy Olmstead escribió en el WSJ que el sacerdote y teólogo holandés Henri Nouwen llamó al Dios que encontramos en los Evangelios un "sanador herido".

"Él escribe que el Jesús resucitado continúa cuidando nuestras heridas: las heridas que llevamos en nuestras almas, en primer lugar, pero también las que llevamos en nuestro cuerpo y en nuestro mundo. Y Nouwen sugiere que a través de Jesús, nosotros mismos podemos convertirnos en sanadores heridos, uno de "aquellos que no huyen de nuestros dolores sino que los tocan con compasión".

Es extraño y triste, entonces, celebrar la Pascua en este momento de profunda separación de la comunidad humana. Pero agradezco que la Pascua muestre a los cristianos una fe que no excluye el cuerpo y sus sufrimientos. Un amigo mío señaló recientemente en Twitter que una vez que las congregaciones finalmente se reúnan después de este largo período de ausencia, puede que parezca un funeral. Quizás esto es exactamente lo que debería sentirse: ninguno de nosotros debería avanzar demasiado rápido del dolor de esta temporada. Debería haber un momento de duelo colectivo, de finalmente poder abrazarse y llorar juntos. Hasta entonces, seguiremos sintiéndonos leprosos, ansiosos por el contacto humano, esperando que se restablezca la comunidad."

Los creyentes celebran un servicio ecuménico en un autocine con el sacerdote católico Frank Heidkamp y el sacerdote protestante Heinrich Fucks, mientras la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) continúa en Duesseldorf, Alemania, el 10 de abril de 2020. REUTERS / Thilo Schmuelgen

Tres

Daniel Darling, pastor en la Iglesia Green Hill en Mt. Julieta, Tennessee (USA), autor de varios libros, incluido 'The Dignity Revolution' (La Revolución de la Dignidad), explicó en Facts and Trends, su experiencia en este año tan singular:

"(…) me llamó la atención que al enfrentar una semana de muerte trágica y grave de COVID-19, también nos dirigimos hacia el Viernes Santo en el que lamentamos la muerte injusta de Jesús y, sin embargo, celebramos en Pascua, la muerte de la muerte.

Consideremos estos temas de pandemia que nos ayudan a procesar este año tan inusual:

Dios odia la muerte.
El Viernes Santo hacemos una pausa y meditamos sobre la muerte insoportable e injusta de Jesucristo.

A veces desinfectamos la cruz, como si fuera un lindo símbolo de nuestra muy buena fe, pero la cruz fue un cruel instrumento de ejecución romana, una forma vil e inhumana de administrar el castigo.

Jesús fue tan golpeado que sería irreconocible, desnudo y clavado en un feo trozo de madera fuera de la ciudad. Pero hacemos una pausa y meditamos este momento porque en la muerte de este hombre inocente está la muerte de la muerte.

Debemos recordar que Dios odia la muerte. En 1 Corintios 15, se nos dice que la muerte es el "enemigo final", un mal que se ha abierto camino a través de la creación y ha infectado los corazones humanos desde el Edén.

La muerte trae virus y violencia, asesinatos y tragedias médicas.

A veces los cristianos tapan la muerte como si fuera solo una ventana hacia la eternidad, pero vemos que Jesús lloró y estaba enojado con la muerte cuando miró y miró el cadáver de su amigo Lázaro.

El Viernes Santo nos recuerda cuánto odia Dios a la muerte y a todos sus primos diabólicos, como el coronavirus. (...)

El cristianismo es la Fe en la tumba vacía.

Jesus estaba solo, tú nunca estarás solo.
La realidad más trágica de este momento es que muchos se ven obligados a estar solos en los momentos más difíciles.

(…) Somos criaturas intensamente sociales, no hechas para el aislamiento. Y sin embargo, podemos ver en la agonía de Jesús en sus últimos momentos una verdadera soledad que no tenemos que experimentar.

Jesús, cargó sobre sus hombros caídos la culpa del peor mal de la humanidad, sintió el frío del Padre, que apartó su rostro. Jesús estaba solo para que nunca estuvieras solo y pudieras disfrutar de la comunión con Aquel que te creó.

Jesús sintió el aguijón del aislamiento para que pudieras ser bautizado en un cuerpo de creyentes en el cielo y la tierra. Jesús tomó sobre sí tus pecados para que pudieras disfrutar de la intimidad con tu Padre.

No quiero hacer esto trillado y pretender borrar el peso aplastante de la soledad que está afectando a las personas en todo el país. Es real y tienes razón al lamentar tu situación.

Pero no estamos sin astillas de esperanza. Hay Uno que rompió el aguijón de la muerte, que derrotó al pecado y que te conduce a la comunión con Dios.

Jesús se levantó de nuevo y también todos los que lo conocen.
Aquí es donde nuestra teología se vuelve real. A las afligidas hermanas de Lázaro, que sucumbieron hasta la muerte, Jesús les prometió: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera” (Juan 11:25).

Jesús no solo dice que resucitará. Lo haría y lo hizo. Jesús dice más que eso: Él es la resurrección y la vida.

Cuando salió de esa tumba prestada tres días después, mató a la muerte. Significa que la maldición que afecta a madres y padres, esposos y esposas, hijos y nietos, compañeros de trabajo y vecinos no es eterna.

Es difícil verlo ahora, en una semana llena de tasas de mortalidad. Pero si la resurrección realmente sucedió, significa que esta realidad no es para siempre. Se acerca un nuevo mundo, una nueva creación.

Con demasiada frecuencia en Pascua solo celebramos el hecho de que Jesús vino a salvar nuestras almas. Lo hizo, pero también vino a liberar nuestros cuerpos de la muerte.

(...) Este ciclo de dolor y tristeza, virus y muerte tiene una fecha de vencimiento. Esta es la realidad de la Pascua. Y es por eso que, de todos los años y todos los días, el mensaje que predicamos es importante. (…)".

Piazza San Pietro, en el Vaticano, en una misa de Pascua no convencional.

Cuatro

En un comentario editorial, el diario New Zealand explicó que la Pascua es parte de una historia más grande, que comenzó con la Navidad. Y también es una historia de barreras que fueron rotas o superadas.

"(…) La Pascua se trata de las formas en que Dios derriba todas las barreras que existen para entablar la relación más cercana con nosotros y hacer posible que encontremos nuestro cumplimiento, propósito, paz y alegría en él.

En un mundo de miedo y dislocación causada por el aislamiento, la enfermedad y la ansiedad, necesitamos escuchar nuevamente las palabras de alegría, de paz y de amor. Pascua habla solo estas palabras sobre nosotros.

En la Biblia, se nos dice que Jesús, en varias ocasiones, "abrió" las barreras que separan a la humanidad de Dios. El lenguaje es deliberadamente activo porque la acción es muy contundente. Jesús murió en una cruz romana y, como lo hizo, la gran cortina que dividía las habitaciones interiores del templo judío se rasgó. Esta cortina tenía alrededor de 15 m de altura y 9 m de ancho y estaba bordada para representar el panorama de los cielos.

En otras palabras, simbolizaba el cielo, y la gente de la época lo entendía como una barrera entre este mundo y Dios. Jesús murió, el telón se rasgó y la presencia de Dios inundó la Tierra. Al ver esto, el soldado romano que custodiaba la cruz de Jesús declaró: "¡Seguramente este hombre era el Hijo de Dios!" (Marcos 15:39) Jesús derribó las barreras entre la humanidad y Dios. Este es el mensaje de Pascua."

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La cifra mundial de muertes por coronavirus superó los 101.000 el viernes (10/04) cuando comenzaron las celebraciones de Pascua en todo el mundo en iglesias vacías, con miles de millones de personas atrapadas en el interior de sus hogares, para detener la marcha mortal de la pandemia. La Organización Mundial de la Salud emitió una grave advertencia de que el levantamiento prematuro de las restricciones de bloqueo o aislamiento, podría provocar un resurgimiento peligroso de la enfermedad. Más de 1,6 millón de personas han sido infectadas en todo el mundo. El 70% de los fallecidos hasta ahora se concentra en Europa pero por estas horas (sábado 11/04) el epicentro de la pandemia es USA, que ha padecido más de 2.000 muertes en un día, (2.108 fallecidos, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins). Paradoja: la Pascua es una festividad acerca del sacrificio expiatorio de Jesús por la Humanidad pero también del triunfo de la vida sobre la muerte porque la piedra angular de la fe cristiana es el amor de Dios por un mundo herido. ¿Cómo enfocar este tema? Vamos al contenido:

- Advertisment -

más leídas

La verdad bajo amenaza como desenlace de la posmodernidad (Parte I)

Comencemos por una conclusión: La agenda del fin de la posmodernidad es la ideología de género, el matrimonio igualitario, el lenguaje inclusivo...

La relación entre la carne roja y el cáncer, ¿mito o verdad?

La relación entre la carne roja y el cáncer, ¿mito o verdad? La relación entre la carne roja...

Los falsos profetas

Una profecía es, en la primera acepción del Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, un "don sobrenatural que...

Cuando el aborto es más importante que el abuso sexual, aparecen los jesuitas para mediar

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos (Usccb) decidió examinar el dilema acerca de la despenalización del aborto que defiende el Partido Demócrata...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.