miércoles 25 noviembre, 2020
Inicio Enfoques “Ve y mátalos a todos”: Un Dios de amor
BIBLIA APLICADA

“Ve y mátalos a todos”: Un Dios de amor

La historia bíblica en la que Dios ordena a Israel que mate a una nación entera ha sido y es de las más cuestionadas y mal comprendidas en la Biblia. Este texto ha sido el causal de no pocos conflictos en quienes lo han leído. Entonces, sería interesante aproximar una respuesta a la pregunta, ¿puede acaso Dios ser en esencia amor y enviar a exterminar una nación completa?

Es probable que se tenga el concepto que Dios es amoroso y compasivo, pero cuando se conoce la historia del pueblo de Israel en el desierto se encuentra que Jehová da la orden de exterminar por completo a los amalecitas.

¿Cómo puede ser que ese Dios amante haya ordenado matar a un pueblo entero? ¿La Biblia es contradictoria acerca del carácter de Dios?

Gracias al Canon Bíblico se conoce que el ser humano está inmerso en un mundo de pecado, el cual se originó en Satanás (Ezequiel 28:15-17). Luego del conflicto este descendió a la tierra a fin de causar todo tipo de mal (Apocalipsis 12:7).

El hombre fue creado de forma perfecta y libre, y fue justamente una decisión egoísta lo que arruinó el plan original divino (Genesis 3:1-14).

Pero gracias a Dios y su gran amor no está todo perdido.Luego de esta desobediencia, Jehová dio la promesa de que su Hijo pagaría el precio de la redención. (Génesis 3:15; Gálatas 3:16)

 “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.” Mateo 24:30

Cuando Cristo vuelva pondrá fin a cualquier rastro de maldad. Pero a veces, la sentencia se ejecuta con anticipación.

Límite de la paciencia de divina

En la Biblia se lee que “la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” (Juan 1:17). Su presencia y obra en este mundo fue por amory es un regalo.

El hombre puede aceptar esta gracia transformadora, y permitir que el Espíritu Santo obre en su vida (2 Corintios 3:18) a fin que éste vuelva a nacer espiritualmente (Juan 3:5-8).

A través del profeta Joel, Jehová extiende la siguiente invitación:

"Rasgad vuestro corazón y no vuestros vestidos; convertíos a Jehová vuestro Dios, porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo". Joel 2: 13

Un ejemplo de este conflicto y las resoluciones de parte de Jehová es lo que se puede leer en Génesis 6:1-8 dóndeDios destruye al hombre, excepto a Noé y su familia, justamente porque halló gracia en él.

A pesar que Jehová en aquel momento tuvo paciencia durante 120 años para que el ser humano deje de elegir el mal, éste siguió haciéndolo y autodestruyéndose.Pero los que fueron fieles a Dios fueron salvos.

El pecado y la muerte según la Biblia

Según las Escrituras, el pecado es la desobediencia de la Ley divina (1 Juan 3:4). Es decir, cuando el ser humano elige transgredir esta voluntad, se encuentra bajo condenación de muerte.

En Romanos 6:23 se lee que la paga del pecado es la muerte, pero Pablo menciona también, que todas las personas son pecadoras y están destituidos de la gracia de Dios (Romanos 3:23). El hombre está destinado a dejar de existir (Juan 3:18) a menos que acepte la gracia divina.

“…el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Juan 11:25.Para el que cree en Jesús, la muerte no es el fin (Juan 3:16). Habrá una nueva vida, que será eterna y libre de todo mal. (1 Corintios 15:52, 53)

Ejecución del juicio divino

No quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino y que viva”. Ezequiel 33:11.

El pecado destruye al hombre y Dios no puede permitir que esto ocurra indefinidamente. Por eso, al destruir todo rastro de maldad, también serán incluidas las personas que hayan elegido rechazar la salvación de Cristo.

Los descendientes de Amalec no poseían cura para el pecado. Esta nación había elegido rechazar el amor de Dios durante 400 años (Ezequiel 17:14).

Los amalecitas habían atacado por la espalda a Israel (Deuteronomio 25: 17-19). No les interesó buscar un salvador y sanarse de pecado, no demostraron ninguna intención de querer volver a Jehová y vivir en armonía con él.

“Se desbarató la retaguardia de todos los débiles cuando Israel estaba cansado y trabajado. Se trató de una acción malvada, porque Israel no había provocado en modo alguno la arremetida”, explica el comentarista bíblico Alfred Edersheim.

En este contexto, y a fin de preservar la vida de los que sí buscan la gracia de Cristo, es que Jehová opta por anticipar la ejecución del juicio divino reservada para el retorno de Jesús (1 Samuel 15:3).

El Canon Bíblico explica que, si bien Dios es misericordioso y justo al mismo tiempo, también es compasivo y ejecutar la sentencia es algo extraño (Isaías 28:21).

“Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable. Números 14:18.

A pesar de la destrucción,el pueblo de los ceneos que había ayudado a Israel, fue salvo.“El recuerdo de la amabilidad de los antepasados de los ceneos […] tendió a vindicar la justicia de Dios” (Comentario Bíblico Matthew Henry).

Nadie queda fuera del amor de Dios

¿Y los “niños de pecho” mencionados en la sentencia divina?Jehová, en su infinita sabiduría dejó sin revelar determinadas cuestiones en las Escrituras.

Aun así, todo lo expreso en la Biblia es lo necesario para la felicidad y la salvación del hombre.

La Palabra de Dios presenta que los niños hijos de los creyentes cuya conciencia no haya sido plenamente desarrollada, incapacitándolos para elegir entre el bien y el mal, serán salvos según la fe de sus padres.

El mismo principio se aprecia en el ejemplo del pueblo de Israel al momento de la décima plaga durante el cautiverio en Egipto (Ezequiel 11: 1-10; 12: 29-36). Pero nada se puede afirmar en relación a los niños cuyos padres no creen en Jesús.

¿Existe una experiencia perfecta de la unión entre la justicia y el amor de Jehová? ¿Es esto posible?

La respuesta es sí. Justamente Dios es quién da tal demostración.

“La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron.” Salmos 85: 10.

Dios es amor (1 Juan 4: 8) y por tal motivo decidió hacer justicia y cargar la culpabilidad de las personas de todas las generaciones en Jesús (Isaías 53: 3-12), su único hijo, a fin de que el hombre tenga una nueva oportunidad.

Realidad que los amalecitas eligieron no aceptar durante siglos y tuvieron que pagar las consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La historia bíblica en la que Dios ordena a Israel que mate a una nación entera ha sido y es de las más cuestionadas y mal comprendidas en la Biblia. Este texto ha sido el causal de no pocos conflictos en quienes lo han leído. Entonces, sería interesante aproximar una respuesta a la pregunta, ¿puede acaso Dios ser en esencia amor y enviar a exterminar una nación completa?

- Advertisment -

más leídas

La relación entre la carne roja y el cáncer, ¿mito o verdad?

La relación entre la carne roja y el cáncer, ¿mito o verdad? La relación entre la carne roja...

La verdad bajo amenaza como desenlace de la posmodernidad (Parte I)

Comencemos por una conclusión: La agenda del fin de la posmodernidad es la ideología de género, el matrimonio igualitario, el lenguaje inclusivo...

Cuando el aborto es más importante que el abuso sexual, aparecen los jesuitas para mediar

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos (Usccb) decidió examinar el dilema acerca de la despenalización del aborto que defiende el Partido Demócrata...

Los falsos profetas

Una profecía es, en la primera acepción del Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, un "don sobrenatural que...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.