ENSEÑANZAS

Dalái Lama y la Biblia que apenas conocemos

Para la cultura occidental, el budismo es una religión. Pero Buda Gautama lo refuta: el nirvana no es una revelación divina sino un descubrimiento directo y personal de la realidad última. Un buda no es un dios, ni un mesías, ni un profeta. El budismo no afirma la existencia de un creador del universo como causa última de la realidad, y sus enseñanzas no son percibidas por sus seguidores como dogmas. ¿Por qué el budismo crece en Occidente? En parte, porque el cristianismo o abandonó o distorsionó o banalizó sus valores. Aquí un ejercicio:

"Diez ladrones de energía que, según el Dalai Lama, nos atrapan y nos dejan vacíos. No nos damos cuenta, pero vivimos tan pendientes de lo banal que no atendemos a lo realmente importante", explicó la psicóloga Raquel Aldana, en la web LaMenteEsMaravillosa.

El dalái lama​ (traducido generalmente como «océano de sabiduría») es el título que le concedió el jefe mongol Altan Khan al aceptar como maestro excepcional a Sonam Gyatso, quien habia llevado el budismo a Mongolia.

Esta creencia afirma que el maestro que ha logrado tener el control parcial o total en la muerte sobre la forma de su reencarnación, y el conocimiento del lugar de su nuevo nacimiento, es el 'dalái lama' (hoy día es el caso de Tenzin Gyatso), y es el líder del lamaísmo o budismo tibetano.

En Occidente, el budismo se empezó a conocer durante el siglo XIX. Un momento a considerar es el texto de Sir Edwin Arnold, “La Luz de Asia”.

A los eruditos les atrajo, en el inicio del siglo XX, el planteamiento analítico y racional de la escuela theravada, mayoritaria en Camboya, Laos, Birmania, Tailandia y Sri Lanka. Luego llegaron las otras escuelas.

Aquella atracción inicial se alimentó de la incorrecta interpretación que el cristianismo hizo / hace de las respuestas en la Biblia a los interrogantes humanos. De pronto, el cristianismo devino en obsoleto, ineficaz e incorrecto.

El ascendente budismo afirma que los problemas más importantes que enfrenta nuestra sociedad no son de tipo material sino, en especial, de tipo mental, emocional y espiritual, y que el cambio empieza desde el corazón de cada individuo.

Los supuestos defensores de la Biblia, que siempre apuntó al corazón de las personas ("Así como el rostro se refleja en el agua, / el corazón refleja a la persona tal como es." Proverbios 27:19), hoy prefiere priorizar la defensa de supuestos 'valores' que son tradiciones de hombres antes que enseñanzas de Dios. Descorazonadas, muchas personas buscan respuestas en otras enseñanzas.

El siguiente ejercicio consiste en que, junto a cada enseñanza del Dalái Lama, se agregó un texto equivalente de la Biblia, para demostrar que la Biblia es un texto integral y poderoso, pese al desconocimiento de muchos cristianos:

Dalái Lama N°1: “Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

"Hagan todo sin quejarse y sin discutir, para que nadie pueda criticarlos. Lleven una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta."

FILIPENSES 2:14 AL 16

Dalái Lama N°2: “Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.

"Ustedes den a cada uno lo que le deben: paguen los impuestos y demás aranceles a quien corresponda, y den respeto y honra a los que están en autoridad.
No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. Si aman a su prójimo, cumplen con las exigencias de la ley de Dio
s."

ROMANOS 13:7 y 8

Dalái Lama N°3: “Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”.

"También han oído que a nuestros antepasados se les dijo: “No rompas tus juramentos; debes cumplir con los juramentos que le haces al Señor”.
Pero yo digo: ¡no hagas juramentos! No digas: “¡Por el cielo!”, porque el cielo es el trono de Dios.
Y no digas: “¡Por la tierra!”, porque la tierra es donde descansa sus pies. Tampoco digas: “¡Por Jerusalén!”, porque Jerusalén es la ciudad del gran Rey.
Ni siquiera digas: “¡Por mi cabeza!”, porque no puedes hacer que ninguno de tus cabellos se vuelva blanco o negro.
Simplemente di: “Sí, lo haré” o “No, no lo haré”. Cualquier otra cosa proviene del maligno."

MATEO 5:33 A 37

Dalái Lama N°4: "Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.

"Entonces llegué a la conclusión de que no hay nada mejor que disfrutar de la comida y la bebida, y encontrar satisfacción en el trabajo. Luego me di cuenta de que esos placeres provienen de la mano de Dios."

ECLESIASTÉS 2:24

Dalái Lama N°5: “Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.

"Los apóstoles regresaron de su viaje y le contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado.
Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer."

MARCOS 6:30 Y 31

Dalái Lama N°6: "Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.

"Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.
Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas."

2DA. CARTA A TIMOTEO 2:20 AL 26

Dalái Lama N°7: "Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos".

"¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

1RA. CARTA A LOS CORINTIOS 6:19 Y 20

Dalái Lama N°8: “Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria”.

"Si desprecias la crítica constructiva, acabarás en pobreza y deshonra;
si aceptas la corrección, recibirás honra.
Es agradable ver que los sueños se hacen realidad,
pero los necios se niegan a abandonar el mal para alcanzarlos.
Camina con sabios y te harás sabio;
júntate con necios y te meterás en dificultades.
Los problemas persiguen a los pecadores,
mientras que las bendiciones recompensan a los justos
."

PROVERBIOS 13:18 AL 21

Dalái Lama N°9: "Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

"Jehová es mi pastor; nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento
."

SALMOS 23:1 AL 4

Dalái Lama N°10: "Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”.

"Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo
."

EFESIOS 4:31 Y 32

No hay comentarios

Agregar comentario