miércoles 8 julio, 2020
Inicio Ensayos Muy importante: "El liderazgo comienza con la escucha"
LA FE EN EL SIGLO 21

Muy importante: “El liderazgo comienza con la escucha”

¿Cuán diferente debe ser la Iglesia en el siglo 21 respecto del pasado? ¿Cuál es la clave de las iglesias exitosas en el tiempo presente? Temas importantes. Fundado en 1947 por Charles E. Fuller, un evangelista radial conocido por su programa “Old Fashioned Revival Hour” (La hora de avivamiento a la antigua) y por Harold Ockenga, pastor de la Iglesia de Park Street, en Boston (Massachusetts), el Seminario Teológico Fuller es una institución educativa cristiana que tiene su casa matriz en Pasadena (California) y varias sedes en el oeste de USA. La mayoría de los primeros profesores sostenían puntos de vista teológicamente y socialmente conservadores. En los años ’60 llegaron profesores con otras visiones y ocurrieron tensiones. En definitiva, tuvo un rol en el surgimiento del neo-evangelicalismo y otras novedades cristianas, algunas polémicas. Sin embargo, el siguiente texto propone un enfoque muy interesante acerca de lo que puede ser novedoso. Resulta muy recomendable su lectura. Su autor es Scott Cormode, profesor de Desarrollo del Liderazgo -cátedra que lleva el nombre de Hugh De Pree, uno de los hijos de DJ De Pree, fundador de la empresa de muebles de oficina Herman Miller. Tanto Hugh como su hermano Max contribuyeron con Fuller-. En el Seminario, Cormode fue decano académico y director de Innovación, un tema clave hoy cuando la institución debate su rol en el siglo 21.

PASADENA, California (Fuller). Casi todo lo relacionado con la experiencia actual de la iglesia se estableció en una época pasada: la forma en que adoramos, los pasajes de las Escrituras que apreciamos y a quién esperamos ver. Los contornos básicos de la iglesia no han cambiado, incluso cuando el mundo se ha transformado. La iglesia tal como la conocemos está calibrada para un mundo que ya no existe.

Erica lo sabe muy bien. En 2018, trajo a su equipo de ministerio juvenil de Florida a Fuller para una "cumbre de innovación". (1) Erica llegó con un problema que estaba tratando de resolver: dijo que sus jóvenes buscaban ayuda en la iglesia, "Navegando hacia la esperanza y la alegría en un mundo de sufrimiento".

Pero las viejas formas de la iglesia enfatizaban seguir las reglas en lugar de lidiar con el dolor. Mientras ella escuchaba a sus estudiantes de la enseñanza secundaria (y a los padres de ellos), Erica pudo ver que los jóvenes de hoy están mucho más ansiosos, ocupados y estresados que en el pasado. Las viejas formas de 'ser iglesia' no están calibradas para hablar de las nuevas (y dolorosas) circunstancias.

Un mundo cambiado exige innovación, y un mundo religioso modificado exige innovación cristiana. Pero hay un problema. La mayor parte de la literatura sobre innovación supone que las mejores innovaciones derribarán el pasado y lo reemplazarán con algo mejor, de la misma manera que la cámara del iPhone destruyó a Kodak y que Amazon reemplazó a las librerías Borders. Los promotores del cambio quieren que creamos que la mejor manera de innovar es abandonar el pasado. "Quema los barcos", dicen. "Cortar los lazos con el pasado", aconsejan.

Pero nosotros, los cristianos, no podemos abandonar el pasado. Estamos inextricablemente, y felizmente, atados al pasado.

  • Nunca dejaremos de leer las cartas de Pablo a los corintios,
  • nunca dejaremos de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos y
  • nunca dejaremos de decir: "Jesús es el Señor".

La innovación cristiana no puede abandonar el pasado.

Entonces, la cuestión de la innovación cristiana se enfoca. ¿Cómo innovamos los cristianos cuando nuestra credibilidad depende de la continuidad con el pasado y de honrar la tradición?

O para decirlo de otra manera: ¿Cómo mantenemos un compromiso sólido como una roca con el evangelio cristiano inmutable y, al mismo tiempo, creamos formas innovadoras de expresar esa fe en una cultura siempre cambiante?

Es por eso que Erica llegó a una cumbre de innovación en Fuller. Ella quería una forma de hacer un ministerio que tomara en serio la experiencia del dolor de sus estudiantes de secundaria, y que los alentara, en medio de ese dolor, a ser lo que ella llamó "personas de compasión y empatía".

Mientras Erica trabajaba en el proceso de innovación, respondió cinco preguntas.

Las primeras tres preguntas la ayudaron a mantenerse conectada con la experiencia siempre cambiante de su gente, y las dos últimas preguntas la ayudaron a construir una respuesta que esté anclada en el evangelio que nunca cambia. Permítame enumerar las preguntas y luego mostrar cómo ayudaron a Erica a crear una forma innovadora de llevar el evangelio a su comunidad. (2)

  • ¿Quiénes son las personas confiadas a su cuidado?
  • ¿Cómo experimentan esas personas los anhelos y las pérdidas que conforman la condición humana?
  • ¿Qué "Gran Mentira" cree su gente que les impide escuchar el evangelio?
  • ¿Cómo tiene sentido espiritual de esos anhelos y pérdidas?
  • ¿Cómo expresas ese significado espiritual como una historia compartida de esperanza futura?

Consideremos cada pregunta, junto con las respuestas de Erica. Juntas, estas preguntas le permitieron crear una historia compartida de esperanza futura para dar sentido espiritual a los anhelos y pérdidas de las personas confiadas a su cuidado. Y esa es la innovación cristiana.

¿Cómo innovamos los cristianos cuando nuestra credibilidad depende de la continuidad con el pasado y de honrar la tradición?

1. ¿Quiénes son las personas confiadas a su cuidado?

Los líderes cristianos no tienen "seguidores", sólo Jesús tiene seguidores.

En cambio, los líderes cristianos tienen personas a su cargo. Hay tres razones teológicas para reformular el modelo mental de liderazgo para que se trate de "un pueblo confiado a su cuidado".

  • Primero, enfatiza el papel de Dios como quien hace el encargo.
  • Segundo, enfatiza que somos administradores de personas que ya pertenecen a Dios.
  • Y tercero, dice que la medida del buen trabajo no son mis intenciones, sino el efecto que mi trabajo tiene en las personas que me han confiado.

¿Cómo, entonces, debemos entender el liderazgo cristiano?

Un verso corto de la Biblia resume el liderazgo cristiano. La iglesia en Corinto fue fundada en medio de la agitación e incluso la disidencia. Y, en esa fundación fracturada, Pablo "plantó; Apolos regó, pero Dios la hizo crecer (1 Cor 3: 6). En el liderazgo cristiano, la acción de Dios es el trabajo decisivo. Pablo y Apolos cuidaron las cosechas corintias, pero Dios los hizo crecer. La distinción es importante porque el trabajo del liderazgo cristiano es plantar y regar.

Mi abuelo era un agricultor de cítricos para un propietario ausente (lo que la Biblia llama un "administrador"); él reconoció que los árboles no le pertenecían y que su trabajo sería medido por la fruta que producían sus árboles. Se paró entre el dueño y los árboles. Del mismo modo, un líder cristiano reconoce que Dios pudo haber llamado

  • a Pablo a plantar y
  • a Apolos a regar,
  • pero los corintios no eran del pueblo de Pablo ni de Apolos.

Las personas pertenecen a Dios y es Dios quien concede el crecimiento. Esto tiene serias implicaciones sobre cómo entendemos la práctica de la vocación. Dios llama a los líderes no a una tarea sino a un pueblo.

Erica llegó a Fuller con un claro sentido de quién la llamó a servir. Su primera responsabilidad fue con su grupo juvenil, la mayoría de ellos estudiantes de secundaria. Después de eso, ella reconocería una responsabilidad adicional hacia los padres de los adolescentes y la congregación en general. Pero, desde el principio, Erica fue llamada a servir a los estudiantes de secundaria que le confiaron.

En el liderazgo cristiano, la acción de Dios es el trabajo decisivo. Pero antes hay que pedir, que él dará.

2. ¿Cómo experimentan esas personas los anhelos y las pérdidas que conforman la condición humana?

El liderazgo comienza con la escucha. (3) El mayor acto de liderazgo comenzó con el mayor acto de escucha, cuando la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Cada vez que Dios confía una nueva persona a mi cuidado, tengo que comenzar escuchando porque, antes de poder invitar a una persona a una historia, tengo que entender la historia de esa persona. Tengo que entender lo que más les importa: qué historias los definen. Solo entonces podré invitarlos a una historia del evangelio que les dé esperanza. De lo contrario, solo los estoy tratando como un estereotipo.

¿Qué escuchamos? El sociólogo Robert Wuthnow argumenta que la razón por la cual nuestra actual cosecha de congregaciones está en crisis es porque hemos estado escuchando las cosas equivocadas. (4) La mayoría de las congregaciones, dice Wuthnow, están demasiado preocupadas con los problemas de guerra cultural de la moralidad (de otras personas) y minucias de doctrina, prestando atención a los pequeños problemas de teología que separan a los cristianos en lugar de los grandes problemas de teología que nos unen. Wuthnow no dice que los valores y las creencias no sean importantes; todo lo contrario. Él dice que lo que creemos es tan importante que debe estar conectado a las vidas que las personas llevan cada día.

Necesitamos escuchar los asuntos que más le importan a las personas que se nos han encomendado: asuntos como el trabajo y el dinero o la salud y la familia. La forma en que lo describo es la siguiente: hay un momento para cada persona cuando ella recuesta su cabeza sobre la almohada por la noche. Todavía no está dormida, y las preocupaciones del día se precipitan sobre ella. ¿Conoces ese momento? Es entonces cuando los problemas que más le importan saltan a su mente. Algunas son aspiraciones, cosas que anhelas. Y algunos son miedos, cosas que te preocupa que puedas perder. Estos son los problemas que son tan importantes que mantienen a una persona despierta por la noche. Antes de que podamos participar en la innovación cristiana, debemos escuchar a las personas que nos han sido confiadas hasta que sepamos sus historias.

Antes de que Erica llegara a Pasadena, involucró a su equipo en un proyecto de escucha. Mientras escuchaban a sus alumnos de secundaria, escucharon sobre las cosas que los mantienen despiertos por la noche: "estrés escolar, adaptación, rendimiento deportivo, redes sociales, disfunción familiar, tarea", así como lo que su equipo describió como "Origen de fallas valiosas (predichas y experimentadas)". La escucha los llevó a ver a su gente ansiosa, ocupada y estresada.

"Necesitamos escuchar los asuntos que más le importan a las personas que se nos han encomendado: asuntos como el trabajo y el dinero o la salud y la familia."
Robert Wuthnow

3. ¿Qué "Gran Mentira" cree su gente que les impide escuchar el evangelio?

Los anhelos y las pérdidas son una parte tan poderosa y abrumadora de la vida de la mayoría de las personas que tendemos a crear formas de hacer frente a las preguntas, en lugar de encontrar formas de abordar la condición humana. Aprendí mucho sobre este punto en una presentación realizada en la instalación del presidente del Seminario Fuller, Mark Labberton.

Cuando se inauguró la gestión del presidente Labberton, él eligió aprovechar la ocasión como una oportunidad para elevar las voces que el seminario normalmente no escucharía ("el liderazgo comienza con la escucha"). Invitó a oradores de todo el mundo a hablar en el seminario sobre las necesidades del momento en base a su ubicación social. Hubo oradores de África, Asia, América del Sur y Europa.

Se le pidió a un orador, Aaron Graham, de Washington, DC, que hablara desde la perspectiva de un plantador/iniciador de iglesias urbano. Su primer punto encaja muy bien con lo que hemos dicho hasta ahora. Dijo que la forma de hacer crecer una iglesia que pueda transformar una ciudad es comenzar escuchando el contexto, escuchar las vidas de las personas encargadas del cuidado de la iglesia. (5) Luego pasó a describir lo que su congregación escuchó en él. La vida de las personas que comenzaron a asistir a su nueva iglesia. Eran personas que, en su mayor parte, eran jóvenes que habían llegado a Washington DC como contribuyentes idealistas. En términos de anhelo y pérdida, anhelaban cambiar el mundo, pero estaban experimentando las largas horas y las pesadas cargas de sus trabajos como una pérdida tremenda.

En este punto de su presentación, Graham introdujo un dispositivo que aprendió de la activista y profesora Fuller, Alexia Salvatierra. (6) Al principio del movimiento de derechos civiles, las principales organizaciones enviaron a los jóvenes a las comunidades del sur y les pidieron que escucharan (otro ejemplo más que "el liderazgo comienza con la escucha"). Ya sabían mucho sobre el anhelo sureño por la igualdad y el reclamo por la pérdida de derechos, y le pidieron a su gente que escuchara lo que los líderes llamaron la "Gran Mentira". También se les encomendó una respuesta espiritual a esa "Gran Mentira". Finalmente, estos líderes llegaron a codificar la "Gran Mentira" en el corazón de Jim Crow (N. de la R.: Las leyes de Jim Crow fueron unas leyes estatales y locales en USA, promulgadas por las legislaturas estatales blancas, que propiciaban la segregación racial en todas las instalaciones públicas bajo el lema «separados pero iguales»). La codificación fue la siguiente frase: "Algunas vidas valen más que otras". (7) Sin esa "Gran Mentira", se desmorona todo el sistema opresivo de la "Ley de Jim Crow". La respuesta espiritual a esa mentira, decidieron, es decir: "Todos son creados a imagen de Dios; por lo tanto, todos son iguales".

Graham se inspiró en este ciclo de escucha y respuesta espiritual y le pidió a su congregación que escuchara a las personas encargadas a su cuidado, estos idealistas solitarios que habían venido a Washington DC. Y así es como la congregación de Graham llegó a articular la "Gran Mentira" que escucharon: su gente creía que "se puede cambiar el mundo aparte de la comunidad". Las personas confiadas al cuidado de Graham eran educadas pero incompletas; tenían "currículums increíbles pero se sentían solos". Esta mentira capturó tanto el anhelo como la pérdida que definió a la gente de Graham. (8) Anhelaban marcar la diferencia, pero sentían la aguda pérdida de la idea de comunidad. Y, por supuesto, la verdad cristiana que contrarresta la "Gran Mentira" es que el Espíritu Santo une a los cristianos en comunidad. La capacidad de Aaron Graham para ministrar a los trabajadores gubernamentales idealistas confiados a su cuidado se convirtió en su capacidad para contrarrestar la "Gran Mentira" que los había atrapado.

Como parte de la preparación 'online' de Erica para llegar a la cumbre de innovación de Fuller, ella escuchó no solo los anhelos y las pérdidas de sus estudiantes de secundaria, sino que también escuchó la "Gran Mentira" que estaba debajo de sus vidas ansiosas, ocupadas y estresadas. Ella descubrió que se preguntaban constantemente: "¿Soy valioso?", lo que la llevó a articular su "Gran Mentira" diciendo: "El amor es condicional". Aunque nadie pronunció la frase en voz alta, el sentimiento resumió la aceptación condicional que fastidiaba a sus jóvenes todos los días. Y se dio cuenta de que cualquier proyecto de innovación que perseguía necesitaba proporcionar un antídoto espiritual a esa "Gran Mentira". En última instancia, dijo, quería que el proyecto proporcionara a sus jóvenes lo que llamó una "identidad basada en la gracia" que les permitiría experimentar "la autenticidad de ser conocidos y amados de todos modos".

Era importante explicarles obtener una "identidad basada en la gracia"

4. ¿Cómo tiene sentido espiritual de esos anhelos y pérdidas?

Todo líder cristiano está llamado a tener sentido espiritual. (9) Comprender los anhelos y las pérdidas de las personas confiadas a nuestro cuidado es el comienzo necesario, pero no puede ser todo lo que hacemos. Nosotros, los cristianos, tendremos que dar sentido espiritual a los anhelos y pérdidas de las personas confiadas a nuestro cuidado, y al hacerlo, nos uniremos a una gran nube de testigos bíblicos. En toda la Biblia vemos líderes designados por Dios que explican el significado espiritual de la experiencia común de las personas.

Eso es exactamente lo que Erica se propuso hacer una vez que reconoció que sus estudiantes de secundaria creían que "el amor es condicional". Ella quería proporcionarles "una identidad enfocada en Dios, no una aceptación condicional", una que les dio lo que ella llamó la "sensación liberadora de ser conocido y amado de todos modos". Ella decidió hacer esto enfocándose en la práctica cristiana del lamento.

Las prácticas cristianas son particularmente útiles para la innovación porque son nuevas y antiguas al mismo tiempo. Son viejas porque cada práctica ha sido una parte esencial del cristianismo desde su inicio. Y son nuevas porque la expresión de cada práctica cambia drásticamente con el tiempo. Pero, en el camino, hemos olvidado (o descuidado) algunas prácticas. Recuperar esas prácticas puede acelerar la innovación. Como parte de la preparación para la cumbre de innovación, presentamos a Erica hasta nueve prácticas cristianas reinventadas, que incluían el lamento. Al aprender sobre el lamento, pudo imaginar formas de usar esta antigua práctica para ayudar a sus estudiantes de secundaria a crear una "identidad basada en la gracia" que refutaba esa "aceptación condicional" que experimentaban todos los días.

"Dios invita a nuestra honestidad porque Dios ya sabe lo que hay en nuestros corazones".

Cualquier persona interesada en el anhelo y la pérdida debe reconocer que la respuesta bíblica apropiada a la pérdida es el lamento. Un lamento le permite al pueblo de Dios clamar individual o colectivamente a Dios en protesta, decirle directamente a Dios que las cosas no son como deberían ser, y pedirle a Dios que cambie lo que está mal. (10) Los lamentos a menudo están llenos de emoción. Los cristianos podemos lamentarnos tanto por nosotros mismos como por los demás, tanto por quejas individuales como por preocupaciones sociales. Podemos hacerlo porque nuestro modelo de lamento proviene de las Escrituras, especialmente los Salmos de lamento y el libro de Lamentaciones.

Aproximadamente la mitad del libro de los Salmos son salmos de lamento. (11) ¿Cómo sabes cuáles son los lamentos? Son los salmos que a menudo no se leen en nuestras iglesias. Ellos son los que claman a Dios con dolor y protesta. Son quizás las declaraciones más honestas y crudas de las Escrituras. Pero ese es el punto. El mensaje de los salmos de lamento es que Dios puede manejar tu honestidad, incluso -y especialmente- si estás enojado con Dios.

Necesitamos modelos para lamentarnos porque sería fácil sacar conclusiones erróneas sobre nuestras quejas al pensar que Dios es como otras figuras de autoridad que tenemos en nuestras vidas. A menudo no es seguro hablar honestamente con una figura de autoridad humana, especialmente si Ud. quiere acusar a esa autoridad de descuidar sus promesas. Pero Dios nos invita. Necesitamos muchos modelos bíblicos de lamento porque olvidamos fácilmente que Dios no es como otros personajes de autoridad. El amor de Dios no es condicional. Por ejemplo, creemos que si nos abstenemos de hablar sobre nuestra ira, Dios no sabrá que estamos enojados. Pero eso supone que podemos esconder nuestros pensamientos de Dios. Dios invita a nuestra honestidad porque Dios ya sabe lo que hay en nuestros corazones. Déjame darte algunos de los ejemplos que inspiraron a Erica cuando aprendió sobre el lamento.

El profesor en Fuller, John Goldingay, es uno de los principales estudiosos del Antiguo Testamento en el mundo, pero su encuentro con los salmos del lamento es muy personal. Él describe cómo su difunta esposa, Ann, tuvo un caso de esclerosis múltiple (EM) y, después de muchos años de deterioro, dejó de ser comunicativa. (13) John solía llevarla a todas partes empujando la silla de ruedas: a clase, a reuniones de profesores en Fuller, a la iglesia, incluso cuando se convirtió en una cáscara de sí misma. Por las noches, John decía oraciones de lamento en su nombre, sacudiendo su puño a Dios y gritando: "No es así como deberían ser las cosas". Él recordba a Dios las promesas de Dios sobre un mundo mejor. Finalmente, después de que Ann falleció, John se casó con una mujer llamada Kathleen. Ahora, por las tardes, John y Kathleen se lamentan por las personas que sufren en Darfur (Sudán), donde misiona la hija de Kathleen. John oró para lamentarse por una situación intensamente personal y ahora ora por sus preocupaciones públicas. Pero, en cualquier caso, él usa el lamento para hablar honestamente e, incluso con ira, directamente a Dios.

El erudito Soong-Chan Rah también usa lamentos. Él escribió un comentario sobre el libro de Lamentaciones usando cada capítulo para describir la situación en la América urbana. (14) Él ha ministrado en entornos multirraciales en Boston y Chicago, y creció en la ciudad de Baltimore. Él utiliza el lenguaje de Lamentaciones para expresar el dolor de la pobreza y la indignación del racismo en la América urbana.

Mientras tanto, Leslie Allen, profesora principal de Antiguo Testamento en Fuller, también escribió un comentario de Lamentaciones, acerca de su experiencia como voluntaria como capellán del hospital. Cada capítulo comienza y termina con una discusión sobre una situación específica en la que alguien sufre en el hospital. Luego apela al lenguaje de Lamentaciones para expresar una respuesta cristiana al dolor del deterioro de la salud y la pérdida que conlleva la muerte.

Ya sea un dolor intensamente personal como la EM o un sufrimiento muy público como la experiencia afroamericana en la América urbana, ya sea el dolor a través del océano en Darfur o la difícil situación de los enfermos en un hospital local, la práctica del lamento permite que las personas lloren a Dios: decirle a Dios que este sufrimiento no es lo que Dios quiere y pedirle a Dios que haga lo que Dios ha prometido: poner fin al sufrimiento y hacer las cosas bien.

Los salmos del lamento siguen una forma, una estructura, y esa estructura contiene los elementos que separan el lamento saludable del lamento pecaminoso. Todos estamos familiarizados con la forma en que la estructura de una declaración comunica más que solo las palabras. Piense en una carta comercial: si recibo una carta de mi banco, comienza, "Querido Scott", y termina con "Atentamente". Qué tonto sería si tomara esas palabras literalmente, pero esa estructura familiar de la carta comercial comunica algo sobre el mensaje de la carta. Es lo mismo con los salmos. La estructura es un mensaje tanto como las palabras. Estos salmos siguen un formato y tradicionalmente contienen estas partes:
(a) la dirección de apertura,
(b) la queja,
(c) la declaración de confianza,
(d) la petición de ayuda y
(e) el voto de alabanza.

Esta estructura se volvió muy importante para Erica mientras enseñaba el lamento a sus estudiantes de la secundaria. Ella escribió un simple lamento, usando casi un estilo 'Mad Libs' (es un juego de palabras con formato de frase en el que un jugador pide a otros una lista de palabras para sustituir los espacios en blanco en una historia antes de leer en voz alta la historia, a menudo cómica o sin sentido):

Dios, no entiendo.
Dios, por favor arregla.
Dios, confío en ti mi futuro, incluso si….
Dios, te alabaré incluso
cuando
.

Esa estructura se convirtió en la forma en que ayudaría a sus jóvenes a dar sentido espiritual a sus vidas ansiosas, ocupadas y estresadas. Ella creía que si pudieran expresarse honestamente a Dios sería "liberador y proporcionar una conexión verdadera" que refutaría la aceptación condicional que llenó sus vidas.

Solía pensar que teníamos que ser amables con Dios, pero puedo acudir a Dios cuando estoy triste o enojado. No necesito endulzar lo que siento".

5. ¿Cómo expresas ese significado espiritual como una historia compartida de esperanza futura?

El objetivo final de la innovación cristiana es invitar a nuestra gente a vivir una nueva historia: una historia comunitaria, una historia esperanzadora. Las personas no adhieren a un plan o una declaración abstracta de doctrina. Eso no los cambia. En cambio, las personas se transforman cuando participan en una historia, una historia que los pone en una trayectoria.

A veces, esa transformación puede ocurrir cuando la historia finalmente menciona la profunda dificultad que siente una persona. Creo que, por ejemplo, una parte significativa del éxito inicial de Martin Luther King Jr. no se trataba de ofrecer un plan. Se trataba de identificar un dilema. (15) Cuando habló sobre lo que significaba estar atrapado por las leyes de Jim Crow, la gente se reconoció en esa historia. Luego, cuando llegó el momento de ofrecer un plan, eso también vino en forma de una historia. De hecho, su discurso "Tengo un sueño" fue una visión en forma de historia. (16) Su audiencia no llegó a una decisión intelectual de que la no violencia era la mejor filosofía (aunque el Dr. King mismo había hecho exactamente eso). (17) Ellos "compraron" la visión porque podían imaginarla. Podían ver la historia que se desarrollaba, y podían verse a sí mismos en la historia. La visión es una historia compartida de esperanza futura.

Los cristianos ofrecemos algo más específico que la "esperanza futura". Ofrecemos una esperanza arraigada en el evangelio, arraigada en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. La esperanza cristiana es diferente de otros tipos de esperanza. Cuando escuchas a una persona decir: "Espero que no llueva", está expresando un deseo para el futuro. Puede o no tener muchas razones para creer que su deseo se hará realidad, pero eso es lo que quiere.

"He creado una relación más profunda y más fuerte, más honesta con Dios".

La esperanza cristiana es diferente. Nuestra esperanza no está en algo (como el clima); nuestra esperanza está en alguien (nuestro Salvador). Entonces, la esperanza cristiana es más como una confianza tranquila. Es la sensación de que todos nuestros huevos están en la canasta de Jesús, y eso está bien. La visión cristiana es una historia compartida de esperanza cristiana. Comunicamos esa esperanza invitando a las personas a historias, tal como lo hizo Jesús. Y eso es lo que hizo Erica con sus alumnos de secundaria.

El experimento de diez semanas de Erica comenzó con la reunión del grupo juvenil el domingo por la noche. La primera semana, Erica les pidió que inventaran letras de canciones que saben que expresaban pérdida, enojo o cualquier otra cosa que pudieran estar sintiendo. Los jóvenes señalaron canciones cristianas y canciones seculares. Esa primera semana, Erica también trajo un narrador de cuentos de la comunidad para que los adolescentes pudieran entender el poder de las historias, incluida su propia historia. El narrador les contó sobre el Salmo 22, el Salmo 42, Job y Lamentaciones.

Luego, en la segunda semana, el grupo enumeró temas que consideraban lamentables, y luego reemplazaron las líneas de las letras de las canciones de la semana anterior para expresar su dolor. A partir de la tercera semana, escribieron y recitaron juntos un lamento grupal sobre el tema de su elección, utilizando el formato de relleno en blanco de Erica. La reunión de la quinta semana fue la Noche de los Padres. Los padres vinieron a aprender sobre el lamento y participaron mientras cada adolescente usaba la estructura del lamento para escribir sobre algo que estaba sucediendo con un amigo. Durante la parte de enseñanza de la noche, Erica les recordó a los padres y a los adolescentes que a veces querrían lamentarse por algo de lo que ellos mismos eran parcialmente responsables. En otras palabras, podrían hacer de la confesión parte del lamento.

En la sexta semana, hicieron una evaluación grupal (más escucha) para ver cómo los jóvenes estaban experimentando el proceso. Luego, durante la séptima, octava y novena semanas, le pidieron a cada joven que escribiera y orase su propio lamento. Finalmente, por décima semana, concluyeron el experimento. Después de diez semanas, los estudiantes de secundaria tenían la costumbre de lamentarse.

La parte más poderosa de la experiencia para los jóvenes fue escribir sus propios lamentos. “Solía pensar que teníamos que ser amables con Dios, pero puedo acudir a Dios cuando estoy triste o enojado. No necesito endulzar lo que siento", dijo uno de los estudiantes de Erica. "He creado una relación más profunda y más fuerte, más honesta con Dios".

Otro dijo: "Es difícil ver cómo el amor y la ira pueden ir juntos". Pero finalmente lo entendió: "Ahora veo cómo confiar en alguien, incluso con ira, crea una relación más profunda".

Del mismo modo, una madre citó a su hija diciendo: “Me di cuenta de que está bien ir a Dios con mi borrador; no tengo que esperar al borrador final. Mi vida no está pulida pero es honesta". De hecho, el lamento llevó a algunos, tal como Erica esperaba, a confesarse: “No me di cuenta de mi parte en [el tema que estaba lamentando] hasta que lo hablé con Dios. Luego me di cuenta de que tenía una parte en la creación del problema”.

La experiencia del lamento cambió la visión de los adolescentes sobre Dios y quiénes eran ante Dios. Erica informa: "Ahora pueden ver cómo son amados de Dios y que Dios es su Abba, Padre". El lamento fue crucial porque para "ayudarlos a comprender quién es Dios, es imprescindible que vean que Dios realmente invita a sus quejas y preocupaciones sobre lo que no parece correcto en el mundo". El proyecto les permitió "entender quiénes son a la luz de quién es Dios" y eso "los liberó para ser su auténtico yo". El resultado final fue una historia compartida que creó una trayectoria de esperanza futura. Ahora podrían decir juntos: “Dios nos ama incondicionalmente. Podemos llevar nuestro ser honesto a Dios".

La experiencia les permitió reenfocar su vida con Dios, con ellos mismos y entre ellos.

La experiencia incluso cambió la trayectoria del grupo juvenil. Los jóvenes comenzaron a invitar a sus amigos. El experimento de lamento mostró a los adolescentes que "Dios puede manejar lo que sea que le arrojen a Dios, y Dios no huirá", dijo Erica, y esa actitud de amor acogedor permeó al grupo de jóvenes. Ella informó sobre un recién llegado en particular: “Nunca se me ocurrió pensar que él vendría a la iglesia debido a esta experiencia, pero, un año después, todavía es parte del grupo juvenil. Lo ve como un lugar abierto y seguro para decir en voz alta a sus amigos y a Dios que no podría decir en ningún otro lugar".

Erica comprometida con la innovación cristiana se enfocó en los anhelos y las pérdidas (P2) de los estudiantes de secundaria que se le confiaron. Ella refutó la "Gran Mentira" de que "el amor es condicional" al permitirles experimentar a través del lamento la idea de que "Dios te conoce y te ama de todos modos", lo que les creó una forma de narrar su vida. Dicho esto, cuando se ven a sí mismos como amados de Dios, son libres de ser ellos mismos. El viejo modelo de ser iglesia le dijo a Erica que la forma de ministrar a los estudiantes de secundaria era enseñarles a comportarse. Esta innovación, en cambio, le permitió proclamar que "Dios puede manejar lo que sea que le arrojen, y Dios no huirá; y ese es nuestro grupo juvenil".


Notas finales

(1). Erica llegó a Fuller como parte de una de las tres subvenciones paralelas de innovación en Fuller: Innovación del Ministerio de Jóvenes, Innovación del Ministerio con Adultos Jóvenes e Innovación para la Vocación. Juntos, los proyectos han reunido a más de 100 congregaciones para cumbres en Fuller. Cada proyecto siguió un camino similar: los participantes participaron en un curso de capacitación en línea de cinco semanas antes de venir a Pasadena (el curso los guió a través de un proyecto de escucha), una cumbre de tres días en Fuller (que se realizó en un prototipo de proyecto), y un experimento congregacional de diez semanas (guiado por un entrenador Fuller). El Fuller Youth Institute (y especialmente Caleb Roose y Steve Argue) han sido fundamentales en estos proyectos.

(2). Estas preguntas y este artículo están extraídos de mi próximo libro titulado "The Innovative Church" ("La Iglesia Innovadora", Baker Academic, 2020).

(3). S. Cormode, "El liderazgo comienza con la escucha", Centro Max De Pree para el Liderazgo de Fuller.

(4). R. Wuthnow, La crisis en las iglesias (Oxford: Oxford University Press, 1996).

(5). Describió la importancia de escuchar los anhelos y las pérdidas de las personas confiadas a su cuidado de esta manera: “Puedes predicar y liderar con mayor autoridad cuando conoces tu contexto; cuando conoces el lugar y las personas a las que ministras". A. Graham, "Windows en la Iglesia: Sesión II", presentado en el Seminario Fuller con motivo de la inauguración de Mark Labberton como presidente (6 de noviembre de 2013). La presentación de Graham aparece en el video durante los minutos 15:00-25:00.

(6). A.Salvatierra y P. Heltzel, Organización basada en la fe (Downers Grove, IL: IVP, 2014).

(7). Es importante tener en cuenta que las personas rara vez, si alguna vez hablan, mienten en voz alta. Se destaca en el fondo o como la base de sus acciones. Pero nunca se habla. De hecho, a menudo pierde su poder si se habla en voz alta. Por lo tanto, uno de los roles de un cristiano que ejerce su vocación es sacar a la luz las mentiras que prevalecen entre las personas confiadas a su cuidado para que esas mentiras se marchiten a la luz de la verdad.

(8). Graham, "Ventanas en la Iglesia", minuto 20: 00ff.

(9). Para una explicación más detallada de esta idea, ver S. Cormode, Making Spiritual Sense (Nashville, TN: Abingdon Press, 2006).

(10). Ver https://fullerstudio.fuller.edu/tag/lament/.

(11). Alrededor de 65 de 150 (43%) del libro de los Salmos son salmos de lamento.

(12). La recuperación contemporánea del lamento tiene sus raíces en un artículo de Walter Brueggemann, "The Costly Loss of Lament", Journal for the Study of the Old Testament 36 (1986): 57–71. El mejor resumen contemporáneo proviene de John Witvliet. Ver J. Witvliet, "¿Qué pasa con el lamento litúrgico?" (17 de enero de 2016).

(13). "John Goldingay on Lament", FULLER Studio.

(14). CAROLINA DEL SUR. Rah, Lamento profético: un llamado a la justicia en tiempos difíciles (Downers Grove, IL: IVP, 2015); "Let the People Lament".

(15). M. L. King, "Discurso a la primera reunión masiva de Montgomery Improvement Association" (5 de diciembre de 1955).

(16). M. L. King, "Tengo un sueño" (agosto de 1963).

(17). Sobre los efectos que tuvo la educación teológica en Martin Luther King, y especialmente en sus decisiones de perseguir la no violencia, ver T. Branch, Parti

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

más leídas

Disputas en la tierra que dilapidó Salomón

El rey Salomón (o Jedidías),​ hijo del rey David, fue el 3er. y último monarca del reino unido de Israel, antes de...

Efecto colateral del coronavirus: disminuyen los chequeos de rutina

Efecto colateral del coronavirus: disminuyen los chequeos de rutina y preocupan los riesgos cardiológicos, oncológicos y neurológicos. Por miedo...

4 lecciones para los cristianos tras el mes del orgullo LGBT

4 lecciones para los cristianos tras el mes del orgullo LGBT, concretamente después del 28 de junio (Día Internacional del Orgullo LGBT).

“¡Salomón, te he vencido!” (una historia 2020)

"David obtuvo el favor de Dios y pidió tener el privilegio de construir un templo permanente para el Dios de Jacob,pero fue...
Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.